Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

La munición de fósforo es un asesino de los recursos naturales y las personas. Además de crear incendios difíciles de combatir, deja peligrosas quemaduras en la piel y es extremadamente venenoso. La ingestión de 0,05 a 0,15 gramos de la sustancia es suficiente para ser fatal.

El Reino Unido admitió que usó munición peligrosa llena de fósforo blanco durante los ejercicios militares en Kenia, según una investigación militar interna obtenida por Declassified UK.

El subsecretario de Estado parlamentario de las Fuerzas Armadas del Reino Unido, James Heappey, dijo que el químico se usó para iluminar el área «para el entrenamiento nocturno, así como para detectar humo».

Dado que se dijo que los ejercicios militares se llevaron a cabo en una amplia zona de Kenia, incluidas las tierras comunales, los disparos de morteros en vivo pueden haber afectado las áreas «frecuentadas por agricultores, aldeanos y tribus nómadas».

El parlamentario Kenny MacAskill, quien reveló el uso del fósforo en Kenia, dijo en el Parlamento que “los peligros del fósforo blanco están bien documentados y han causado heridas y miseria en muchos conflictos”.

Que se utilice en ejercicios de entrenamiento cerca de donde se encuentran los civiles o por donde van a pasar es altamente peligroso. Simplemente no debería estar sucediendo y el Ministerio de Defensa debería cesar esta práctica”, dijo.

La Unidad de Entrenamiento del Ejército Británico de Kenia (BATUK) ha sido “acusada de asesinato, violación, agresiones sexuales, daño ambiental, explotación sexual de mujeres kenianas y muertes causadas por el manejo negligente de municiones sin detonar”, según Nation.Africa.

Las acciones de BATUK resultaron en procedimientos legales iniciados por casi 1500 residentes de la comunidad de Lolldaiga en Laikipia, quienes demandaron a la unidad por provocar un incendio que destruyó más de 10 000 acres en la conservación. El incidente, que ocurrió el 25 de marzo de 2021, resultó en problemas de salud adversos, incluidos “graves problemas de la vista y abortos espontáneos tanto en mujeres como en ganado”, según los demandantes.

Los lugareños dijeron que el desastre no solo causó daños ambientales sino también una crisis entre humanos y vida silvestre, lo que obligó a «los animales que buscaban agua y pastos a invadir sus granjas» y destruyeron los cultivos.

El abogado keniano Kelvin Kubai, que representa a la comunidad, dijo que el acuerdo que permite que las fuerzas británicas entrenen en el país recientemente incluyó una cláusula que estipula el derecho de la nación anfitriona a monitorear el impacto ambiental de los ejercicios de entrenamiento.

Siento que el ejército británico se ha estado aprovechando de la ausencia de una ley de monitoreo como un control sobre el uso de sus campos de entrenamiento. Esta ley se está introduciendo bastante tarde, después de que los soldados británicos ya hayan estado entrenando en Kenia durante muchos años”, dijo.

Los proyectiles con fósforo blanco se encienden espontáneamente bajo la influencia del oxígeno y se utilizan para quemar el área afectada. La temperatura de combustión del fósforo blanco es de 1200 a 1300 grados, que es comparable a la temperatura de la lava basáltica justo a la salida de un volcán. En contacto con el cuerpo, la sustancia quema instantáneamente a través de la ropa y provoca quemaduras graves, en algunos casos letales. La quema va acompañada de la liberación de humo tóxico.

Combatir el fuego de fósforo blanco es increíblemente difícil: la llama resiste tanto al agua como a los extintores. La sustancia se quema completamente sola o se extingue en ausencia de oxígeno.

Las municiones con fósforo blanco se introdujeron durante la Primera Guerra Mundial para atacar tanto a la infantería en áreas abiertas como a los soldados escondidos en trincheras, piraguas y fortificaciones de hormigón, incendiando fortificaciones y asentamientos completos. En comparación con otras sustancias incendiarias de la época, el fósforo destacaba no sólo por su poder destructivo sino también por producir un fuerte efecto desmoralizador sobre el enemigo.

En la actualidad, los protocolos adicionales de 1977 a la Convención de Ginebra para la Protección de las Víctimas de la Guerra (1949), así como el Protocolo III a la «Convención sobre Ciertas Armas Convencionales» (1980) se consideran el documento básico para la prohibición de municiones de fósforo.

Las Naciones Unidas mediante normas especiales han prohibido el uso de municiones de fósforo en zonas con población civil. Otros documentos que prohíben las municiones de fósforo son los protocolos adicionales de 1977 a la Convención de Ginebra para la Protección de las Víctimas de Guerra (1949), así como el Protocolo III a la “Convención sobre Ciertas Armas Convencionales” (1980).

Sin embargo, muchos estados aún no se han adherido a estos protocolos, incluidos Israel y los Estados Unidos, y el fósforo blanco no se ha utilizado solo en unidades militares. En 2004, el ejército estadounidense atacó la ciudad iraquí de Fallujah, lanzando, entre otras cosas, armas con fósforo blanco. El ataque se saldó con 800 muertos, en su mayoría civiles, según Cruz Roja.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS