Portada - Últimas noticias

El sector de defensa y seguridad en España, con 20.000 empleos directos y que factura el equivalente al 0,5% del PIB, trata de resituarse en un momento de crisis y nuevos retos.

Fin de ciclo en el sector industrial de defensa y seguridad. La crisis económica y los consiguientes recortes presupuestarios, la asfixia financiera en la que se encuentra el Ministerio de Defensa, el fin de la presencia aliada en Afganistán e Irak y la aparición de nuevas amenazas sitúan a un sector estratégico y con un peso nada desdeñable en la economía española en la encrucijada. Responsables políticos y dirigentes empresariales son conscientes de que toca poner en marcha un nuevo modelo en un entorno que supone todo un desafío.

“La seguridad y la defensa precisan ahora una base industrial que ya no puede seguir con la organización y funcionamiento del pasado”, resume el último informe elaborado por Félix Arteaga, investigador del Real Instituto Elcano, con la colaboración de las empresas del sector.

¿Cuál es la situación actual y la dimensión de esta industria? Precisamente, uno de los principales problemas para presentar una radiografía del tejido empresarial español en el negocio de la defensa, es la falta de datos actualizados, la dificultad de acceder a información homogénea y la disparidad de cifras según las fuentes consultadas.

Facturación en alza

Las estadísticas más recientes son las que maneja Tedae, la patronal de aeronáutica y defensa que preside el ex ministro socialista Julián García Vargas.

Según sus datos, la facturación de las empresas de defensa y seguridad llegó a los 5.431,05 millones de euros en 2010, lo que supone un incremento del 41% desde las cifras alcanzadas en 2008, cuando ya se dejó notar el impacto de la crisis.

En el periodo 2008-2010, el negocio de la industria ha pasado de gravitar, principalmente, en torno a la demanda interior (sobre todo la generada por los Ministerios de Defensa e Interior y otros clientes institucionales) a hacerlo en torno a las exportaciones. Al cierre de 2010, el 54,2% de las ventas del sector ya eran a países extranjeros (en especial, dentro de la propia UE o naciones aliadas de la OTAN).

Este giro y la positiva evolución de la cifra de negocio del conjunto del sector está relacionado directamente con la buena marcha del sector aeronáutico, encabezado por el consorcio europeo EADS. Los hitos logrados en el avión de transporte militar A-400M y las exportaciones de los aviones tanqueros de Airbus Military han disparado la facturación del negocio de la aeronáutica militar a los 2.876 millones. Sigue siendo, de lejos, el negocio con más peso en el sector de la defensa en España (supone el 54%), por delante del naval, que lidera Navantia (que llega al 27,6%).

Fuente: Atenea

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente