Portada - Últimas noticias

alt

Si en Crimea todo comenzó en Sebastopol, en Alaska comenzará desde la isla de Kodiak. En general, es difícil sobreestimar el papel de la Iglesia ortodoxa Rusa en la cohesión de las tierras rusas. Es seguro, que en el siglo XXI la gran misión de la Ortodoxia será continuada con nuevas fuerzas.

Se informa de una reciente visita oficial de una delegación de historiadores de Yakutsk a Alaska, el alcalde de Yakutsk Aysen Nikolaev ha hecho público documentos que demuestran que la Isla de Abeto, en estado Alaska, pertenece a la Iglesia ortodoxa rusa.

Así lo informó la agencia de prensa "Urales-news" en un comunicado oficial. Los especialistas de la sociedad «América Rusa» han descubierto en el archivo de la biblioteca histórica de la  ciudad de Dzhuno (EEUU) de una carta del bibliógrafo Mijaíl Vinokurova que emigró de Rusia en 1917, y un certificado de 1868 del comisario del gobierno ruso para la concesión de los territorios estadounidenses del Imperio Ruso a los EEUU, el capitán Aleksey Peschurova, que la isla de Abeto (Nuevo Valaam), en la que vivió, predicó y fue inhumado el reverendo Herman Alyaskinsky, pasaba a ser de uso eterno de la iglesia ortodoxa rusa.

La isla de Abeto no está sujeta ni  a la venta, ni a alquiler, puesto que es del santo y pertenece a la iglesia ortodoxa rusa.

Aysen Nikolaev se ha dirigido con una carta oficial a Vladímir Putin, los portavoces del Consejo de la Federación y la Duma Estatal, Valentina Matvienko y Sergey Naryshkin, también al jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, a propósito de la cuestión de la isla de Abeto. La Duma Estatal, todavía no ha tomado ninguna decisión al respecto del recurso del gobernador de la ciudad de Yakutsk. 

San Germán de Alaska

Comenzó su servicio monástico en el skete de la Trinidad y San Sergio. Después pasó al monastério de Valaam al norte del lago Ládoga, de dónde en 1794 él y otros nueve clérigos fueron enviados con propósitos misioneros a las costas del Pacífico Norte recién descubiertas para la corona rusa.

La misión se asentó en la isla de Kodiak. En pocos años, y por diferentes causas, del grupo de misioneros se quedó sólo Germán. Primero se alojó en una cueva que se había excavado en la isla de Yelovy (abetal, en ruso) cerca de Kodiak. Luego la Compañía Ruso-americana le construyó allí una celda, una capilla y una casita para visitantes y clases de niños.

Ganó la confianza de los aborígenes por su vida ascética, trabajosa y altruista. Además de evangelización, les protegía contra los abusos administrativos de las autoridades. Durante las epidemias les visitaba y ayudaba a los dolientes. Tanto los colonos, como los indígenas le respetaban al eremita al notar la fuerza extraordinaria de sus rezos.

Por numerosos milagros que sucedieron tanto después de su muerte, como durante de ella en 1837, primero comenzó la veneración popular del santo, en 1970 estuvo glorificado en la isla de Kodiak y el mismo año su nombre estuvo incluido en el santoral ortodoxo.1 También es considerado santo por la comunión anglicana.

Sus reliquias reposan en la catedral de la Resurrección en la isla de Kodiak.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19