Portada - Últimas noticias

alt

La columnista, contertulia profesional y política Pilar Rahola ha acusado al ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, de intentar sabotear el discurso que la exdirigente de ERC y actual miembro del Consell Assessor per a la Transició Nacional (CATN) pronunció ante la comunidad judía de Guayaquil (Ecuador).

En un artículo que esta sábado publica en La Vanguardia –del que es habitual colaboradora–, Rahola da su versión de los hechos, atribuyendo a la diplomacia española presiones a diferentes niveles para impedir que pronunciase el discurso del Yom Hatzmaut (Día de la Independencia de Israel) en el país sudamericano. Según la periodista, las gestiones de Exteriores sobre los organizadores del acto fueron insistentes para evitar el parlamento de Pilar Rahola. Al no conseguir su resultado, el cónsul español en Guayaquil, Álvaro de Salas Giménez, se negó a asistir al acto.

En su explicación de lo acontecido, Rahola dice que “en cuanto supieron que sería la oradora, el Ministerio de Exteriores hizo su ‘llamadita’ (sic) a la embajada israelí en España. Parece que el hecho de que vaya por el mundo hablando de lo que sea es un peligro internacional. Ante la lógica respuesta de ‘métanse en sus cosas’, en versión diplomática, la embajada española en Ecuador también hizo su llamadita expeditiva al embajador israelí en Quito”.

Rahola acaba preguntándose en su artículo si el Ministerio de Asuntos Exteriores hace listas negras de quién puede hablar en el extranjero. Con igual legitimidad nos preguntamos nosotros por qué una confesa independentista como Pilar Rahola incluye entre sus variadas ocupaciones la de defender sistemáticamente los intereses israelíes en Cataluña y en España en diferentes cuestiones, especialmente en el conflicto entre hebreos y palestinos. O, lo que es lo mismo: ¿por qué el Estado de Israel parece haberle confiado tal misión?

Fuente: Diálogo Libre

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente