Portada - Últimas noticias

Jean-Luc Godard ganó el premio del jurado, junto al joven canadiense Xavier Dolan, del último Festival de Cine de Cannes por «Adieu au langage» por su reflexión contra el totalitarismo. No acudió a la ceremonia. Tampoco lo hizo cuando le concedieron el Óscar honorífico. Polémico siempre, el que fuera uno de los fundadores de la «Nouvelle Vague» es hoy un simpatizante más de Marine Le Pen y su Frente Nacional (FN).

Año 1967. Godard presentó al gran público su último film: «La chinoise». Una oda al maoísmo que preveía todas las revueltas románticas y fracasadas del Mayo del 68. En aquella película, donde el «Libro rojo de Mao Zedong» copaba gran parte del decorado y donde los diálogos recitados por sus protagonistas tan elegantes como rebeldes eran meras paráfrasis del manifiesto, el cineasta revolucionó la crítica por el nuevo lenguaje de su obra cinematográfica.

Se trataba de un análisis reflexivo de la corriente marxista-leninista y del maoísmo tan seguido por la juventud burguesa de París. Pero él no se encontraba solo en estos postulados: buena parte de los intelectuales de la época estaban entusiasmados con el comunismo chino. Sin embargo, su evolución ideológica en las últimas décadas ha roto todos los esquemas.

En una entrevista al diario «Le Monde», Godard empieza la conversación con una cita que ya marca la deriva: «Yo esperaba que el Frente Nacional ganara las Elecciones europeas; creo que por ello François Hollande debería nombrar a Marine Le Pen Primer Ministro».

Conociendo su carácter polemista, el entrevistador comienza pregúntandole por su valoración de los comicios. El cineasta se excusa en que el FN ya ocupó dos sitios del Consejo Nacional de la Resistencia durante el gobierno de Vichy. Godard argumenta su postura basándose en que Francia necesita un cambio, necesita movimientos. Recuerda que en una ocasión Jean-Marie Le Pen había pedido su deportación.

Habituado a las polémicas, el cineasta desató en 2010 una gran controversia por su postura con respecto a Israel y a la comunidad judía. Fue poco antes de recibir el Oscar honorífico por toda su carrera de éxitos tras haber dirigido títulos como «Alphaville» o «Al final de la escapada». «¿Es un verdadero antisemita?», se preguntó en su momento el rotativo «Los Ángeles Times» al haberse posicionado Godard en contra del país hebreo y apoyar por el contrario la causa palestina. El realizador había relacionado imágenes de Hitler con la figura de un antiguo Primer Ministro israelí, Golda Meir. No fue a recoger la estatuilla porque Hollywood es «un negocio inventado por gangsters judíos».

Marine Le Pen: "Las sanciones contra Rusia son una estupidez"

La líder del Frente Nacional de Francia, Marine Le Pen, considera "estúpidas" las sanciones europeas contra Rusia y llama a las partes a negociar, poniendo fin a una actitud irrespetuosa.

"Lamentamos que la diplomacia europea no logre detener la matanza de civiles", dijo Le Pen a los periodistas, comentando la situación en Ucrania. Según ella, "las mejores medidas para detenerla es sentarse a la mesa de negociaciones".

"No debemos tratar a Rusia con desprecio como lo hicimos desde el principio del conflicto, porque Rusia es un importante actor regional y la falta de respeto hacia Rusia probablemente llevó a la ruptura de relaciones diplomáticas y, de todos modos, esto impide la solución diplomática necesaria para restablecer la comunicación", dijo Le Pen.

Según informa la agencia de noticias RIA Novosti, la líder de la extrema derecha francesa calificó de "estúpidas" las sanciones de la UE contra Rusia. "Estas sanciones son una estupidez destinada a echarle más leña al fuego mediante la creación de un clima hostil contra Rusia, mientras que Rusia es uno de los puntos fuertes de un acuerdo diplomático para salvar la soberanía de Ucrania y evitar que esta situación se convierta en una guerra civil, con la que ya se enfrenta el pueblo", dijo la diputada del Parlamento Europeo.

El 17 de marzo EE.UU. decidió imponer sanciones a los altos políticos rusos y los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron sancionar a los funcionarios rusos y ucranianos que consideran culpables del "atentado a la integridad territorial de Ucrania".  

El 28 de abril EE.UU. expandió la lista de sanciones, añadiendo a ella siete funcionarios rusos y 17 empresas, mientras que la UE ha ampliado su lista en 15 personas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente