Portada - Últimas noticias

Y dicen bien. Pero por razones muy distintas a las que ellos exclaman en sus medios. Alemania, como toda Europa, debería quitarse de encima ya la dependencia y sumisión a los EEUU. La realidad, es que el escándalo de espías entre Alemania y EE.UU. está lejos de apaciguarse y ahora los medios estadounidenses echan leña al fuego: en vez de investigar los fallos de su inteligencia tratan de desviar la culpa a la víctima, es decir, a Alemania.

La semana pasada la canciller alemana, Angela Merkel, ordenó a los servicios de inteligencia que limiten al mínimo su colaboración con las agencias de EE.UU. y solo intercambien información si existe alguna amenaza para la seguridad de Alemania. El presidente de la comisión parlamentaria que supervisa los servicios secretos alemanes, Clemens Binninger, anunció la expulsión del país al director de la oficina de la CIA en Berlín.

"En su mayor parte se trata de un resentimiento fingido, ya que los alemanes, por supuesto, saben que incluso las naciones amistosas se espían entre sí", reza el artículo publicado en 'The Wall Street Journal'. Y lo escriben en serio…

También la misma edición subraya que "Alemania tiene lazos comerciales y políticos más fuertes con Rusia e Irán, que con la mayoría de los países occidentales, y EE.UU. necesita estar al tanto de estas relaciones y para eso necesita la inteligencia". Ahí les duele. Dicho de otro modo, el que tiene relaciones con los enemigos de EEUU… es un enemigo de los EEUU.

Por otra parte WSJ indica que la mala conducta consiste no en el hecho del espionaje en sí por parte de Washington, sino en su mala organización. Los autores del artículo que justifican el hecho del espionaje como tal lamentan más que, pese a la vasta red de espionaje por todo el mundo, la CIA no se da cuenta de la mayoría de los acontecimientos globales.

En el sitio de 'The Telegraph' apareció un artículo titulado "Espiamos a los alemanes porque no podemos confiar en ellos", donde el autor explica que "la razón por la que creo que la CIA tiene agentes que trabajan en el Ministerio de Defensa alemán y el servicio de inteligencia es que Washington -y de hecho Londres- sienten que, pese al hecho de que Alemania se supone que es un destacado miembro de la alianza occidental, no es enteramente fiable". Y aquí como ejemplo puso la actitud de Alemania hacia la situación en Crimea donde mostró "que Berlín no siempre está jugando en el mismo lado que nosotros", enfatiza.

Recientemente el exempleado de la CIA Robert Baer dijo en una entrevista a CNN que su país nunca ha garantizado a Alemania que no la espiaría. Es más, acusó a los mismos alemanes que, según Baer, hicieron caso omiso de los avisos sobre la preparación en su territorio del atentado del 11 de septiembre de 2001.

EE.UU. nunca ha garantizado a Alemania que no la espiaría, es más, los mismos alemanes hicieron caso omiso de los avisos sobre la preparación del atentado del 11 de septiembre de 2001 en su territorio, afirmó el exempleado de la CIA Robert Baer.

Recordó que en los años 1940 Washington firmó un acuerdo con el Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda según el cual no espiaría a estos países. "Con Alemania no ha habido nada parecido", subrayó el exempleado de la CIA.

Es decir, EE.UU. lleva espiando a Alemania desde la Segunda Guerra Mundial, mientras que Alemania nunca se ha resistido de verdad. Esta es la postura de Washington según Baer. "Son bastante pasivos", dijo el analista.

¿Tomarán nota los alemanes y resto de países europeos? Nos tememos que no. El grado de sumisión bovina de las castas políticas europeas no da esperanza para ello.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente