Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, ha alertado este viernes de que el conflicto en Malí supone una seria amenaza para la seguridad a nivel regional y global. “Si no se provee de la asistencia humanitaria adecuada y no se encuentra una solución política, el riesgo de que este conflicto vaya más allá de Malí es, en mi opinión, enorme y las implicaciones muy serias para toda la región.

Guterres ha puntualizado que la presencia de la organización terrorista Al Qaeda en el norte de Malí, a través de su división en el Magreb Islámico (AQMI), podría exacerbar las tensiones en Sudán, Sudán del Sur, Somalia y Yemen.

De acuerdo con un informe de la ACNUR, más de 200.000 personas están desplazadas y un cuarto de millón de refugiados han huido a los países vecinos, sobrepasando a las autoridades de tales estados.

Asimismo, Guterres ha lamentado que la comunidad internacional esté centrada en Siria y obvie la coyuntura que se está viviendo en Malí. “No dejemos que se nos olvide la cantidad de países en esta región que están (en una situación) muy frágil, con enormes dificultades económicas y sociales y con una limitada capacidad para (garantizar) la seguridad”, ha subrayado.

Para ello, ha hecho un llamamiento para que la comunidad internacional respalde la intervención de la Comunidad Económica Estados África Occidental (CEDEAO) para acelerar un proceso de paz, según ha recogido The Voice of America.

Por último, Guterres ha pedido un aumento de la ayuda humanitaria para el Sáhara, donde “se está haciendo muy poco por la educación y por las condiciones de vida”.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) dio el mes de julio de plazo a los líderes de Malí para elegir un nuevo Gobierno y reemplazar al gabinete interino. Asimismo, el bloque regional lleva varios meses insistiendo en enviar unos 3.000 militares a Malí para hacer frente a la situación de inestabilidad, aunque no ha conseguido el apoyo de Naciones Unidas, al tiempo que ha encontrado resistencia por parte de los políticos y las fuerzas de seguridad de Malí.

El Consejo de Seguridad de la ONU se ha mostrado reacio a desplegar fuerzas militares en Malí sin que antes se presente un plan concreto. Entretanto, las críticas de los países de la región al Ejército maliense, que el pasado marzo dio un golpe de Estado, han sembrado dudas sobre la idea del despliegue de tropas extranjeras.

El Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA), un grupo laico, declaró el pasado 6 de abril la independencia formal de la región del Azawad, la mitad norte de Malí, aunque ningún país la ha reconocido. A pesar del carácter laico de sus reivindicaciones, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Ansar Dine y el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (Mujao) aprovecharon la situación para hacerse fuertes en la zona.

Desde entonces, estos grupos islamistas han llevado a cabo operaciones armadas contra el MLNA, llegando a hacerse con el control de varias localidades anteriormente en poder del movimiento tuareg. Así, los líderes africanos y occidentales han señalado que se ha creado un “refugio para terroristas” en la zona.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente