Portada - Últimas noticias

Según un reciente informe emitido por Unicef, por primera vez en la historia, los niños se han convertido en el colectivo más afectado por la crisis económica en España. El documento pone de manifiesto que en nuestro país viven en la actualidad casi 2,2 millones de niños en pobreza relativa.

O lo que es lo mismo, el 17,1 de los menores vive por debajo del umbral de la pobreza, teniendo en cuenta que hay un número correlativo de familias de dos adultos y dos niños que viven con 15.820 euros anuales. La tasa sitúa a nuestro país en el cuarto puesto, detrás de Rumanía, Letonia y Bulgaria, con la proporción más alta de niños pobres. Sin olvidar que, además, aumenta estrepitosamente el porcentaje de niños que viven en hogares con una privación material severa y los que sufren pobreza crónica.

El informe hace hincapié en el empeoramiento de sus condiciones de vida, de la calidad de su alimentación y de su educación y en la dificultad para costear tratamientos médicos no incluidos en el sistema público. Estas son, insiste, algunas de las consecuencias de la crisis económica que ha provocado que el número de hogares con todos sus miembros adultos en paro, haya crecido un 120% entre 2007 y 2010, según Unicef.

Ante la ausencia de medidas políticas sostenibles y con proyección de futuro desde los organismos públicos, algunas ONG’s han tomado cartas en el asunto, adoptando medidas inmediatas para cubrir las necesidades más básicas.

En esta línea, Cruz Roja iniciaba el pasado mes de junio un nuevo plan de reparto de alimentos, con lotes infantiles que incluyen cereales, leches de continuación y potitos. Ya que, trabajadoras de la organización no gubernamental aseguran que “la prioridad absoluta son las familias con niños pequeños”.

En la misma dirección trabaja la Red Social contra la pobreza y exclusión social, cuya coordinadora, Gabriela Jorquera, asegura que “"Los niños son pobres porque viven en familias pobres que no pueden hacer frente a los gastos mínimos mensuales y eso, desgraciadamente, cada vez es más habitual". En muchas familias, “los postres ya son un lujo”.

El comedor social para menores abierto por la Asociación Mensajeros de la Paz en Embajadores en Madrid es una muestra más de la urgencia surgida por la crisis. Allí se da cada tarde apoyo escolar a 100 niños. Tras estudiar llega la hora de la cena. Permiten que o bien el padre o la madre puedan cenar con los pequeños. Una de las trabajadoras del centro denuncia indignada, mientras prepara las bolsas para repartir alimentos que, "Los ciudadanos de a pie no somos culpables de la crisis pero, desde luego, los niños menos". "Hay dinero para Bankia pero aquí viene gente que no tiene que echarse a la boca". Todo ello mientras la clase política mantiene todos sus privilegios.

Problemas para comprar el material escolar necesario y supresión de becas de transporte, mientras los diputados mantienen sus remuneraciones por dietas y desplazamientos

Mas concretamente, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos denuncian la reducción o supresión, en muchos casos, de becas de transporte escolar, de libros y comedores, mientras la mayoría de los diputados continúan percibiendo sus remuneraciones por dietas y desplazamientos, incluso los que viven en Madrid. Sus componentes denuncian que, “muchos alumnos no traen matrerial tan básico como cartulinas, pegamentos o cuadernos”.

El Gobierno reduce el déficit publico con la supresión de ayudas a las familias

Sin embargo esta toma de medidas urgentes no corrige en absoluto el problema creado por las políticas seguidas en los últimos años por los sucesivos equipos de Gobierno españoles.

El informe de Unicef, titulado “El impacto de la crisis en los niños”, alerta de que las administraciones hayan incluido como medida de reducción del déficit público la supresión de ayudas a las familias. Y critican el endurecimiento de las condiciones para acceder a ellas.

"La situación es dramática, cuando acabe la crisis quedará mucha pobreza estructural", ha manifestado la coordinadora en Madrid de la Red Social contra la pobreza y exclusión social.

Ningún niño seguramente conozca el significado del concepto 'crisis de deuda' pero, según Unicef, mucha deuda contraída a altos intereses (la de a largo plazo) repercutirá como parte de una "hipoteca social" que hace que cada niño que nace en este momento en España lo haga con una deuda pública de 15.570 euros. Atrás quedó el nacer "con un pan debajo del brazo". Todo ello mientras seguimos rescatando a la banca, manteniendo una clase política que opta por repartir subvenciones a otras entidades, como partidos políticos o sindicatos, para mantener su modo de vida.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente