Portada - Últimas noticias

El presidente Barack Obama y el primer ministro Benjamin Netanyahu han usado miles de palabras en su disputa sobre un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán. Durante un tiempo, su discusión ha amortiguado la ambición permanente de la República Islámica de destruir a Israel pase lo que pase.

Sin embargo, el mensaje emitido por los líderes iraníes durante el fin de semana pasado - antes y después del día Al Quds - ha sido simplemente esto: Israel debe ser destruido, independientemente de si ataca o no a la República Islámica.

El presidente Mahmoud Ahmadinejad fue ovacionado por un millón de manifestantes en Teherán que gritaban: ¡Muerte a Israel! ¡Muerte a Estados Unidos!,  cuando declaró que Israel es un "tumor canceroso" que pronto será rematado en el nuevo Oriente Medio. Él llamó a "la existencia del régimen sionista, un insulto a toda la humanidad."

El ayatolá Ali Jamenei, dijo, por su parte, que: "El falso régimen sionista desaparecerá del paisaje de la geografía".

Y aunque ambos fueron severamente reprendidos por los líderes mundiales debido a su invectiva violencia, los comentarios continuaron haciendo mella en Teherán, donde, por ejemplo, el Jefe de la Fuerza Aeroespacial del  Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el general Amir Hajizadeh dijo que un ataque israelí sería “bienvenido, como pretexto para deshacerse de Israel para siempre."

El nuevo Ministro de Defensa Civil israelí, Avi Dichter, lo expuso sin ambages: Si bien Siria, Líbano y Gaza hacen frente a Israel con una amenaza estratégica, Irán pone en peligro nuestra propia existencia".

Algunas fuentes de inteligencia occidentales, recordaron un discurso pronunciado por el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en 2006, cuando citó a un sobreviviente del Holocausto, diciendo: "Mi principal lección del Holocausto es que si alguien te dice que te va a exterminar, créele. Y añado a esto: ¡Créele y detenle!"

Seis años más tarde, esas fuentes sugieren ahora, después de que el general Martin Dempsey opinase que Israel ya no puede destruir la capacidad de armas nucleares de Irán -sólo demorarla-, que Netanyahu está dispuesto a ir más allá: No sólo a detenerlos, sino a matarlos.

Estas fuentes están usando el término "decapitar".

Operaciones encubiertas israelíes

Al hilo, apuntan a la larga historia del Mossad israelí de operaciones encubiertas dirigidas para tratar con los pasados y futuros aniquiladores: En los años cincuenta, el Mossad capturó al criminal nazi Adolf Eichmann en la operación Finale.

En los años setenta, Golda Meir ordenó la operación "Ira de Dios" para cazar y recoger a uno a los asesinos palestinos del septiembre negro, en los que murieron 11 deportistas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972.

En febrero de 2008, el alto comandante de operaciones terroristas de Irán, Imad Hezbollah Mughniyeh, fue liquidado en Damasco, poniendo así fin a una carrera sangrienta de asesinatos,  terrorismo y secuestros en contra de EE.UU. y otros objetivos occidentales, así como Israel.

El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, se sabe la partitura: Han pasado seis años desde que se agachó en un búnker fortificado, teniendo cuidado de no volver a transmitir sus discursos incendiarios que piden la destrucción de Israel en directo, sólo por video.

No se puede descartar que en este punto, Israel pueda decidir inhabilitar el programa nuclear de Irán yendo a por sus líderes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente