Portada - Últimas noticias

En relación a las hipótesis de lo que podría haber ocurrido durante el trágico vuelo de Germanwings, el periodista especializado en temas de defensa Gustavo Morales, sostiene que podría tratarse de un acto terrorista o de un suicidio por parte del copiloto del Airbus A320 siniestrado este martes, identificado como Andreas Lubitz.

"Un atentado es una acción deliberada, el asunto es saber si la pretensión del copiloto al estrellar el avión era provocar la muerte de todos los que iban con él en el aparato o simplemente fue una forma de suicidio grandilocuente, lo que parece ser, por ahora, la posibilidad más frecuente", afirma a RT el periodista especializado en temas de defensa Gustavo Morales.

Como base a estas afirmaciones, el experto establece que "el copiloto en ningún momento, a través de la caja negra ni a través de la radio, intentó dar ningún mensaje".

"Dos casos similares se produjeron en dos aerolíneas, en una malaya y en otra de Japan Airlines. El suicidio de los pilotos provocó la destrucción total del aparato. Es decir, no es el primer caso que se produce en la historia, aunque todavía falta hacer las investigaciones necesarias", sostiene.

El fiscal de Marsella, Brice Robin, responsable de la investigación del accidente, ha identificado al copiloto Andreas Lubitz como el causante de la catástrofe, ya que se encontraba al mando del avión Airbus A320, que cubría la ruta entre Barcelona y Dusseldorf, cuando se estrelló el pasado martes en el sur de Francia con 144 pasajeros de distintas nacionalidades y 6 miembros de la tripulación a bordo. De acuerdo con la información actual, Lubitz se negó de forma intencionada a abrir la puerta al comandante cuando éste se retiró momentáneamente de la cabina.

El fiscal encargado de la investigación, Brice Robin, asegura que el comandante abandonó la cabina y que el copiloto accionó el botón para descender

[La Vanguardia] La hipótesis de una acción deliberada, de la que se desconocen las motivaciones, va cogiendo forma. Sobre todo, después de la comparecencia ante los medios del fiscal de Marsella encargado de la investigación, Brice Robin. Robin ha dejado claro que cuando el comandante abandonó momentáneamente la cabina -extremo que ha confirmado Robin-, el copiloto, que se quedó solo, “accionó de manera voluntaria el botón del flight monitoring system que hizo descender el aparato”.

Para el fiscal, queda claro, además, que el copiloto, de nacionalidad alemana de 27 años y que respondía al nombre de Andreas G. Lubitz., “se negó de manera deliberada a abrir la cabina al comandante cuando éste último quiso volver a entrar”. Robin ha explicado que “el comandante pidió insistentemente que le dejaran entrar a través del interfono que hay para comunicarse con cabina y que no obtuvo ninguna respuesta”.

Asimismo, Robin descarta que el copiloto hubiera sufrido algún tipo de problema de salud y que, por ello, le hubiera sido imposible abrir la cabina. “Se oye en todo momento a una persona respirar, cosa que indica que estuvo vivo hasta el momento del impacto. Es una respiración aparentemente normal, como si no le pasara nada”.

A preguntas de los medios, el fiscal ha explicado que, según lo que se escucha en la grabación, “los pasajeros fueron conscientes de que el avión se precipitaba de forma inexorable en el último momento. Sólo se escuchan gritos al final. La muerte fue instantánea”.

Ambos pilotos eran alemanes

Los dos pilotos del avión, el comandante Patrick Sonderheimer y el copiloto Andreas G. Lubitz, eran de nacionalidad alemana, según ha revelado el fiscal Brice Robin, aunque ha dicho desconocer su "origen étnico" o su religión. Asimismo, ha precisado que Lubitz, al que ha responsabilizado de haber destruido "voluntariamente" el avión de Germanwings, no figuraba en la lista de terroristas buscados.

En este sentido, el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, afirmó hoy que en el copiloto del avión siniestrado no se aprecian "indicios de trasfondo terrorista", según las fuerzas de seguridad nacionales.

Lubitz, de 27 años, tenía una experiencia de 630 horas de vuelo y había comenzado a trabajar en Germanwings en septiembre de 2013, según informó a Efe un portavoz de la aerolínea alemana Lufthansa.

La alcaldesa de Montabaur, Gabriele Wieland, explicó a la agencia de noticias alemana dpa que el joven había vivido con sus padres y tenía también un alojamiento en Düsseldorf, ciudad a la que se dirigía el avión de Germanwings que se estrelló con 150 personas a bordo en los Alpes franceses.

"Andreas murió como primer oficial de servicio en la catástrofe aérea", publicó en su página el Club de Deportes Aéreo (LSC Westerwald) de Montabaur, del que era miembro, al conocer la noticia del accidente el pasado martes. "Cumplió su sueño de volar, sueño que ahora ha pagado caro con su vida", manifestaban sus compañeros del club en recuerdo de un joven que, señalaban, "comenzó como piloto de planeadores y llegó a ser piloto de un Airbus A320".

Actitudes extrañas desde el principio

Según el relato que ha hecho el fiscal, desde el primer momento la actitud del copiloto fue extraña. Robin ha explicado que tienen la grabación de los últimos 30 minutos antes del impacto. Durante los primeros 20, al parecer las conversaciones entre ambos pilotos fueron del todo normal hasta que, en un momento concreto, el comandante avisa que está preparando el protocolo para aterrizar en Dusseldorf. "En ese momento el copiloto responde lacónicamente al comandante", ha relatado el fiscal.

Tras esa breve conversación es cuando se precipitan los hechos. El comandante anuncia que abandona la cabina y que el avión queda en manos del copiloto. Se escucha el movimiento de una de las butacas y una puerta que se cierra. En ese momento, cuando el copiloto ya está solo, acciona el sistema de descenso y ya no vuelve a hablar hasta el momento de la colisión.

Germanwings, consternada

Los responsables de la aerolínea alemana han quedado en estado de "shock" después de conocer el contenido de la comparecencia del fiscal de Marsella. El consejero delegado de la empresa, Carsten Spohr, ha explicado que Andreas Lubitz había pasado todos los tests psicológicos y que nunca tuvo ningún tipo de restricción.

Spohr ha relatado que Lubitz, "que primero fue azafato antes de ser piloto", abandonó momentáneamente su formación, por causas que no ha especificado, pero que posteriormente la retomó y "demostró de nuevo sus capacidades no solo técnicas sino también psicológicas".

El consejero delegado de Germanwings ha añadido que el copiloto inició su formación en 2008 en las escuelas de Bremen (Alemania) y Phoenix (Estados Unidos) y que tras finalizarla trabajó durante 11 meses de auxiliar de vuelo antes de pasar a ser copiloto en 2013.

"Ningún sistema en el mundo puede evitar algo así", ha lamentado Spohr, quien ha asegurado que Lubitz bloqueó la puerta de entrada cuando el comandante, gracias a la introducción de un código de emergencia, intentó acceder a la cabina. "Confío plenamente en nuestros pilotos y en nuestro sistema de elección", ha agregado.

Spohr ha añadido que la compañía desconoce los motivos que llevaron al copiloto a provocar de forma consciente el descenso del avión en el que iban 150 personas, y estrellarlo.

Ya en la comparecencia de ayer miércoles del responsable de la Oficina de Investigación de Accidentes Aéreos (BEA), Rémy Jouty, se dejó entrever en que podía haber algo turbio detrás del accidente del avión. "La curva de la trayectoria es compatible con la de un avión controlado por pilotos, con la excepción de que no imaginamos que pilotos puedan conscientemente enviar un avión hacia la montaña", explicó, antes de añadir que esa curva también es compatible con la que podría trazar un piloto automático.

Los familiares, informados

Juan Pardo Yáñez, un familiar de tres víctimas en el siniestro aéreo ocurrido el martes en los Alpes franceses ha señalado que les han informado de que se tardará "varias semanas" en la identificación de las personas fallecidas en el accidente y que han sido informados de la hipótesis del suicidio del copiloto.

"Acaban de informarnos que la causa del accidente ha sido que el copiloto se ha encerrado en la cabina no ha dejado entrar al piloto y ha activado el descenso de emergencia". "No sé sabe más que eso", ha agregado Pardo Yáñez, que ha perdido a su exmujer, a su hija y a su nieta en este suceso.

Así, ha señalado que según lo que les han expuesto a los familiares el copiloto se encerró en la cabina y "luego no quiso abrirle al piloto a pesar de que aporreaba la puerta y le llamaba". "Con todos esos indicios, la suposición creo que es clara", ha indicado.

"A mí esas cosas me da lo mismo, nada de lo que pase, de lo que se diga, me las va a devolver", ha dejado claro en sus declaraciones acerca de los motivos. En una entrevista concedida a la Radio Galega este jueves, recogida por Europa Press, Pardo Yáñez ha explicado que han comenzado a recoger muestras de ADN de los familiares, pero "se supone que va a durar semanas".

Juan Pardo Yáñez, que tiene vínculos con Lugo, ya que su padre fue alcalde de la localidad en los años 50 (Eugenio Pardo y Pardo), se ha trasladado a Francia para ir hasta el lugar del accidente, y ha informado de que el prefecto de Marsella ha indicado a las familias que el suicidio "es la hipótesis" que se baraja.

Cómo se bloquea la cabina de un avión de pasajeros

Un video informativo de Airbus muestra cómo funciona el sistema de bloqueo de la puerta de la cabina del avión. Resulta que el piloto es el único que puede bloquear el acceso a la cabina.

Un video de Airbus publicado en YouTube explica y describe, cómo funciona el sistema de bloqueo de la cabina de un avión.

Según se explica, las puertas del avión están blindadas y equipadas con un sensor con código para abrir o cerrar.

En el video se presentan tres situaciones diferentes: el acceso habitual a la cabina, el bloqueo del acceso y la apertura en caso de emergencias. Resulta que en caso de una situación anormal, el piloto puede bloquear la puerta, sin que nadie pueda abrirla. Sólo en caso de que los pilotos estén inconscientes y no contesten a las llamadas, otros miembros de la tripulación tienen 5 segundos para entrar en la cabina.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19