alt

Marcelo Brage

Desde el Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia (OHRE) queremos poner en conocimiento público la situación contractual del think tank Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB)

Dicha institución recibe financiación, tal y como especifica en su portal de información económica y transparencia, de diversas instituciones públicas y privadas tales como serían la Generalitat de Catalunya, el Ajuntament de Barcelona o el Àrea Metropolitana de Barcelona. A este respecto, podríamos constatar que la mayor parte de la financiación de la institución proviene de fondos públicos y, en especial, fondos públicos de instituciones públicas catalanas. Hasta aquí todo es normal y correcto dentro de un organismo catalán con financiación, en su mayor parte, catalana. Sin embargo, uno de los financiadores habituales del CIDOB, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, ha dejado de financiar recientemente al think tank sin dar explicaciones oficiales -al menos no a OHRE.

Ante estos hechos, nos debemos remitir a la reunión extraordinaria que celebró el CIDOB el pasado 12 de enero para nombrar a un nuevo presidente tras la dimisión Gasòliba en abril del año 2016. En esta reunión, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación mostró su malestar por no ser informado de cuáles eran los planes de futuro del patronato de la organización. Dichos planes consistían en un refuerzo de la corriente independentista dentro del CIDOB, materializado en la apertura de una nueva línea de investigación acerca de las naciones sin estado.

Con esta clara politización del think tank, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación decidió dejar de financiar al CIDOB a partir del siguiente ejercicio económico, es decir, a partir del año 2018.

Después de estos hechos el giro soberanista del CIDOB se ha confirmado ya sin reservas. Así, en el comunicado oficial emitido el 26 de septiembre de este mismo año, el CIDOB expresaba su “preocupación por el aumento de la tensión y los riesgos para la calidad democrática y el autogobierno de Cataluña”. Del mismo modo, el CIDOB se manifestaba contra la tolerancia que las autoridades españolas tenían hacia las expresiones de odio y violencia en la actualidad catalana.

Del mismo modo, el 5 de octubre, el diario La Vanguardia publicaba un artículo firmado por el CIDOB en el que se pedió tácitamente la mediación de la Unión Europea, comparando el ‘procés’ con el proceso de independencia de Irlanda. Por otra parte, el CIDOB cuenta entre sus patrocinadores de proyectos y actividades con la organización filantrópica Open Society Initiative for Europe (OSIFE). Dicha organización ha estado en el centro de la noticia en las últimas décadas por la supuesta financiación de actividades ilícitas, tales como las injerencias en procesos electorales o la desestabilización de estados soberanos. Recordemos también el informe de inteligencia que Open Society Fundation encargó al investigador del CIDOB, Nicolás de Pedro, sobre el debate público y los principales creadores de opinión pública en España sobre el golpe de estado del Maidán.

Si retrocedemos un poco más en el tiempo, podremos ver que Diplocat, la institución cuya actividad ha sido bloqueada por la Justicia en el marco de la anulación de la independencia de Catalunya, financió con 1,6 millones de euros a Independent Diplomat (ID). Esta organización, financiada a su vez por OSIFE, ha trabajado internacionalmente en la proyección de independencia de países como Kosovo, Sudán del Sur o el Sáhara Occidental. Del mismo modo, Diplocat recibió financiación de OSIFE para realizar una charla sobre el auge del euroescepticismo. El papel de ID parece el de un mero mediador entre OSIFE y las organizaciones independentistas catalanas.

En conclusión, podemos corroborar que OSIFE ha financiado a organizaciones como el CIDOB o Diplocat, cuyo interés en la independencia de Catalunya es más que evidente. En consiguiente, podríamos deducir que OSIFE tiene algún tipo de interés en la independencia de Catalunya o, cuanto menos, en que el movimiento independentista tome fuerza.

El CIDOB ha renunciado a su supuesta pluralidad e independencia en favor del independentismo. Esto supone que, de alguna forma, jugaría algún papel en el futuro estado catalán. Del mismo modo, la financiación opaca del CIDOB hace que su actividad resulte dudosa, ya que podría responder a intereses de terceras organizaciones, por ejemplo, de OSIFE.

Fuente: OHRE

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos

elmundofinanciero