Juan Antonio Aguilar*

Poco a poco se va haciendo evidente el objetivo oculto y encubierto de toda la campaña de intoxicación centrada en la supuesta “injerencia rusa”. Comenzó con el Rusiagate, donde el Estado profundo se negaba a aceptar su derrota ante un personaje pintoresco e histriónico; continuó con el Brexit, las elecciones holandesas, las francesas, las italianas, las alemanas y hasta la esperpéntica independencia de Cataluña. Una campaña con la que los medios atlantistas machacan a diario con ese enemigo omnipresente: los rusos.

¿Y cómo actúan los rusos? En su maldad y al mando del maléfico Vladimir Putin utilizan un ejército de hackers, bots, trolls, y todo coronado con la acción de las divisiones acorazadas mediáticas de RT y Sputnik.

¿Y para qué los atlantistas han puesto en marcha una cutrecampaña tan ridícula? La respuesta inmediata es identificar a un enemigo necesario para los intereses del complejo militar industrial y de la OTAN. Si hay un enemigo creíble hay necesidades y presupuestos creíbles. Pero además hay un aspecto más siniestro apuntando por el horizonte: para detener el peligro ruso hay que impedir que pueda maniobrar e influir, es decir, hay que aumentar la censura, el control social,… En conclusión, mantener el monopolio informativo PARA IMPEDIR QUE PUEDAN EXISTIR RELATOS QUE CONTRADIGAN EL DISCURSO OFICIAL DEL OCCIDENTE GLOBALISTA.

Y esta es la tremenda realidad. La democracia occidental no es más que una monserga que esconde una ideología totalitaria dispuesta a negar sus propios “valores” e imponer un pensamiento único, donde cualquier disidencia pueda ser identificada como enfermedad (ahora hay “fobias” por todo), “traición” por trabajar para el “enemigo” o simplemente “fascismo” (término vacío que rellena el poder atlantista con lo que le convenga en cada momento).

España como ejemplo y como ridículo

Recientemente, el Gobierno de España aprobó la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017, que por primera vez incluye las "campañas de desinformación" entre las “amenazas” a aplacar.

"La utilización del ciberespacio como medio para la realización de actividades ilícitas, acciones de desinformación, propaganda o financiación terrorista y actividades de crimen organizado, entre otras, impacta en la Seguridad Nacional, amplificando la complejidad y la incertidumbre, y también pone en riesgo la propia privacidad de los ciudadanos", reza el documento.

La táctica es vieja. Se mezcla lo que ellos llaman “propaganda” o “desinformación” (es decir, noticias que no se someten al discurso oficial) con actividades criminales como el terrorismo o el crimen organizado, para que el totum revolutum de la maldad lo englobe y todos los gilipollas puedan decir: “es verdad, hay que parar ya esto, no podemos seguir así”. De ahí a la censura y al “¡vivan las caenas!”, solo hay un paso. ¡¡¡Que “español” suena todo esto!!!

Por supuesto, la inclusión de este término en la Estrategia de Seguridad Nacional llega después de que el Gobierno afirmase la matraca de que España fue objeto de una campaña de desinformación desde perfiles en redes sociales radicados en Rusia y Venezuela en los días posteriores a la celebración del referéndum catalán del 1 de octubre. Y como ya hemos denunciado en este y otros medios… sin aportar ni una sola prueba, nada. Ni siquiera los propios separatistas catalanes han querido aprovechar mediáticamente tan ridículo disparate.

Por eso, el documento no incluye ninguna mención explícita a Rusia ni a la presunta operación injerencista, de la que hasta el momento no se ofrecieron pruebas y como único beneficio solo podemos destacar las carcajadas que nos hizo pasar la impresentable ministra de Defensa, Dolores de Cospedal.

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, llamó a “poner el foco” sobre este tipo de campañas de "noticias falsas" para "intervenir en periódos electorales" ya que, según explicó, el fenómeno "ya se ha visto también en EEUU, Francia y Reino Unido". La monserga habitual que repiten hasta el cansinismo. Y lo dice el portavoz de uno de los gobiernos más mentirosos y corruptos de nuestra historia reciente. Lo sueltan con tal desprecio por la verdad que produce bochorno ajeno…

El “peligro” de un 'hackeo' el 21-D en Cataluña

Esa monserga llega al punto de que el Gobierno teme la posibilidad de que en las elecciones catalanas del próximo 21 de diciembre puedan producirse desde el exterior «interferencias informáticas» -hackeos en el argot- ¡¡¡ En un país que no se utiliza el voto electrónico!!!  Según dicen, “como ya ha sucedido en otras naciones europeas” (¿cuáles?). Y es, llegados a este punto, cuando el ciudadano que lee estas cosas puede pensar que le están tomando por imbécil.

Toda persona medianamente informada sabe que si no hay voto electrónico, no se puede hackear el voto. Quedaría la posibilidad de hackear los actas de resultados que se envían a las juntas electorales, pero la maniobra sería burda y fácilmente detectable porque entrarían en contradicción con las copias de las actas que se quedan los interventores de los partidos y de las mesas electorales, que son rellenadas a mano en el mismo escrutinio.

Lo que no deja de sorprendernos es con el desparpajo que mienten la castuza política, los mercenarios de la pluma, los todólogos a sueldo y los “expertos” al servicio del amo. Y el lector ya sabe a qué personajes nos estamos refiriendo…

La guerra psicológica de “RT a Occidente”

Por citar a uno de estos personajes, no queremos dejar pasar por alto el artículo “La guerra psicológica de RT a Occidente”, firmado por un tal Carlos Fresneda en el diario El Mundo. Empieza por reconocer que RT (…) aspira más bien a convertirse en "alternativa" a lo que ofrecen los grandes medios”… Y es que esta es la cuestión estratégica que señalábamos arriba: EL PROBLEMA DE RT ES QUE NO HACE SEGUIDISMO DEL RELATO OFICIAL DEL ATLANTISMO Y SU APARATO DE PODER. Y encima lo hacen en inglés, árabe, alemán y español, y con sus tentáculos especialmente extendidos en el mundo anglosajón con RT América y RT UK. Esto, para Fresneda es inconsentible, una amenaza a la Seguridad Nacional y a la paz en el mundo…

Al final, explícitamente o implícitamente, lo que se está pidiendo es represión y censura. Así, señala Fresneda como medidas terapéuticas las utilizadas por nuestros aliados como que el Ministerio de Justicia norteamericano haya exigido a RT registrarse como "agente extranjero" o que el presidente francés Emmanuel Macron, vetara al canal ruso durante su campaña.

Fresneda cita a otro de los típicos informes de Think tank, bien subvencionados al servicio de la OTAN y EEUU, en este caso, European Values, con sede en Praga, donde se llega a afirmar que RT se ha convertido en algo así como "la plataforma de tontos útiles en Occidente en beneficio del Kremlin". En opinión de Monika Richter, autora del estudio, el canal televisivo es una parte integral del arsenal "de la guerra psicológica de información adaptada a la era digital, junto al uso de pseudoagencias de noticias, trolls de internet y bots de twitter".

Como se puede ver, se vuelve a repetir la monserga habitual y Fresneda no se queda atrás porque seguro que fue el más listo de la clase y lo tiene claro…

Lo novedoso es que a los que colaboramos con RT nos llamen “tontos útiles”. Lo dice la citada “experta” a sueldo, la tal Mónica Richter (a) “la terremoto” (por lo de la escala). Y aquí, al menos los que colaboramos con RT en este medio creemos que es bueno dejar las cosas claras. Verás Mónica… para tonta tú y tus ancestros. Nosotros somos muy conscientes de por qué colaboramos con RT, y es porque no nos creemos tu relato, el relato de tus amos y luchamos contra él, como nos oponemos a la OTAN, la UE, la presencia de los EEUU en Europa y aspiramos a un mundo multipolar donde los europeos y el mundo euroasiático puedan decidir un destino común. Es decir, que estamos CONSCIENTEMENTE con Rusia y sus aliados. A ver si le queda claro a la “experta” y a Fresneda, el más listo de la clase…

Porque en la intimidad ellos saben que mienten. Nos mintieron con Yugoslavia, con las primaveras árabes, con las revoluciones de color, con el golpe “euronazi” del Maidán en Ucrania, con las armas de destrucción masiva en Irak, con la salvajada que cometió Occidente en Libia, con la guerra de Siria e Irak, y así un largo etcétera, tan grande como los millones de muertos que el relato de Mónica Richter, Carlos Fresneda y otros muchos, han provocado a lo largo del mundo en las últimas décadas.

Finalmente, como prueba de este juego oculto de la OTAN, se informaba recientemente de los ejercicios promovidos por la Alianza en el que han participado 900 militares distribuidos por la inmensa mayoría de Estados aliados. El ejercicio militar pretendía poner a prueba la resistencia a un ciberataque de alta intensidad, patrocinado por un Estado imaginario, de nombre Stellaria, que controla a una minoría étnica en Tytan y que utiliza todos los medios a su alcance para ganar influencia. Una situación fácilmente equiparable a la que observa la OTAN en su vecindario más próximo, con Rusia “interfiriendo” en la estabilidad de Ucrania. Lo de siempre, no hay ninguna sorpresa en esto.

Los ejercicios, denominados pomposamente Cibercoalición 2017, han tenido curiosamente como invitado al diario El País (una casualidad) y se han llevado a cabo en Estonia (otra casualidad).

Lo que hay que resaltar para que los ciudadanos europeos sean conscientes es que los guionistas del ejercicio “recrean situaciones que consideran factibles”, algunas de ellas dentro de la lógica militar, como que los atacantes anulen los radares de defensa aérea, desplieguen drones equipados con dispositivos de escucha y logren acceder a los móviles de los militares. Pero incluyen también “una campaña de difamación contra la OTAN y la UE en las redes sociales”. Dicho de otro modo, una campaña de opinión en contra de la OTAN y la UE en las redes sociales se considera UN ATAQUE QUE JUSTIFICARÍA LA ACTUACIÒN DE LA ALIANZA MILITAR. ¿Se entiende a lo que nos estamos enfrentando? ¿Se capta el rostro siniestro del totalitarismo atlantista?

Esto no es suposición de los “tontos útiles” que colaboramos con RT o SPUTNIK. Lo dice otra “experta”, Merle Maigre, directora del centro de excelencia en Ciberdefensa que la OTAN tiene en Estonia. Maigre sostiene sin ruborizarse, que está “constatado” que los episodios de desinformación y los intentos de injerencias en recientes elecciones de países europeos elevan el interés político en esta esfera. Y concluye: “Si ampliamos la foto, la desinformación y las noticias falsas forman parte del conjunto de amenazas. Hay que desarrollar las habilidades tecnológicas y la llamada comunicación estratégica”. Traducido: Los medios y ciudadanos que sostengan un relato alternativo al de EEUU, la OTAN y sus títeres, podrán ser acusados de “desinformación” y tachados de ser una “amenaza” a la seguridad nacional… por tanto, la OTAN y sus gobiernos deben actuar en consecuencia. ¿Entiende estimado lector? Tome conciencia, no lea prensa “peligrosa”, no piense cosas raras, siga el relato… o Vd será identificado como un peligro para el “mundo libre”. Claro, que es mejor eso que seguirle la corriente a una majadera en Praga.

*Director de Elespiadigital.com

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero