alt

Niall Bradley

Mientras cientos de miles de iraníes toman las calles en apoyo a su gobierno y contra las recientes manifestaciones violentas en el país, el comandante en jefe del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica de Irán (IRGC, por sus siglas en inglés) informa que los disturbios que se han producido en varias ciudades iraníes durante la última semana están ahora bajo control. Al afirmar que "la nación iraní ha sido blanco de ataques debido a su resistencia contra Estados Unidos y sus lacayos y por su apoyo a las naciones oprimidas en todo el mundo", el General de División Mohammad Ali Jafari también informó que "un gran número de los alborotadores arrestados en el centro de la sedición habían recibido entrenamiento de contrarrevolucionarios y de la organización terrorista Mujahedin-e Khalq [MKO/MEK - Mujahedin del Pueblo de la República Islámica del Irán]". 

Cuando el Presidente Rouhani habló ayer con el Presidente francés Macron, instó a Francia a que dejara de acoger al MEK, que tiene su sede en París desde que sus dirigentes huyeron de Irán tras la revolución de 1979. Macron no reconoció el apoyo de su país al MEK, pero sí pidió a Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel que moderaran su retórica agresiva. Así como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos proporciona a los medios de comunicación occidentales información falsa sobre lo que está ocurriendo allí, y así como Turquía tiene que preocuparse por la red Gulen de quinta columna, con sede en Estados Unidos, Irán tiene que enfrentarse a una organización de expatriados sospechosos a la que Hillary Clinton eliminó de la lista estadounidense de organizaciones terroristas en 2012.

Convencidos de la pura fantasía de que una "revolución democrática" podría ocurrir en un país que celebra elecciones regulares, los medios de comunicación estadounidenses se dedican a "catapultar la propaganda" contra el "régimen islámico" iraní. Fox News dio ayer una plataforma a Alireza Jafarzadeh, subdirector de la oficina de Washington del MEK, en la que urgió al gobierno de Trump a imponer sanciones paralizantes (presumiblemente adicionales a las ya existentes) y a reconocer a su organización como el nuevo gobierno de Irán.

La heroica historia de un justiciero subordinado luchando por ideales nobles contra un régimen tiránico ha impulsado a la clase política estadounidense (de derecha e izquierda, incluyendo algunos de los supuestos medios alternativos antiglobalistas) a proclamar su apasionado apoyo a la "oposición iraní", a la que describen como caballeros de blanca armadura democráticos que luchan contra los déspotas teocráticos que gobiernan Irán. Pero una mirada más de cerca a la "mejor opción" que algunos occidentales han presentado como los "salvadores" de Irán revela una historia muy diferente.

¿Qué es el MEK?

El MEK tiene una historia inusual y sangrienta. Como todos los movimientos revolucionarios, comenzó con nobles intenciones de liberar a un pueblo del yugo del imperialismo, pero sufrió una serie de metamorfosis. Hoy está dominado por el culto a la personalidad de sus dirigentes, Massoud y Maryam Rajavi, que han supervisado su transición de un movimiento antisionista, antiimperialista, pseudo-islámico y marxista revolucionario a una extraña secta terrorista suicida cuyos miembros creen que sus líderes son los gobernantes divinos de Irán en espera; una creencia que sus líderes han inculcado con éxito en los círculos políticos occidentales. (De hecho, puede que Massoud Rajavi ya no esté vivo, pero su esposa aún dirige públicamente la organización).

El MEK se asoció con el ayatolá Khomeini para derrocar al Sha, pero perdió el apoyo del clero iraní cuando el conflicto se calmó tras la Revolución Islámica de 1979. Khomeini impidió que los líderes del MEK se presentaran en las primeras elecciones presidenciales post-revolucionarias. El MEK respondió organizando manifestaciones contra los Khomeini, que provocaron una violenta reacción violenta del nuevo gobierno e iniciaron un círculo vicioso de ataques y represalias que condujeron al encarcelamiento, la tortura y la muerte de miles de iraníes a principios de los años ochenta, predominantemente personas de tendencia izquierdista.

En total, unos 10.000 iraníes han sido asesinados por el MEK en su guerra contra los mulás. Entre sus víctimas de alto perfil en bombardeos devastadores se encuentran altos funcionarios iraníes, entre ellos el presidente Rajai y el primer ministro Mohammad Javad Bahonar en 1981. Varios dirigentes del MEK fueron detenidos y ejecutados. Rajavi y sus seguidores huyeron al exilio en Francia. Mientras reconstruía la organización en París, Massoud Rajavi decidió que necesitaba un socio para dirigir las cosas conjuntamente con él. Cuenta la historia que Mayriam Rajavi se convirtió en su esposa después de que un diputado de la organización se divorciara "voluntariamente" de ella para que pudiera casarse con Massoud.

Esta extraña movida tuvo como eco una serie de medidas extremas que transformaron a la organización en la secta en la que se ha convertido hoy. A todas las parejas casadas se les dijo que debían divorciarse. Sus hijos fueron enviados a hogares de acogida con miembros de MEK en células en el extranjero. Los dos sexos fueron separados físicamente, tanto en Irak como en Francia, incluyendo a todos los niños desde el nacimiento. Se prohibió el contacto visual entre los sexos. Se organizaron sesiones diarias y semanales en las que los miembros confesaban sus pensamientos más íntimos, incluyendo sus sentimientos hacia otros miembros. Todas las emociones debían ser canalizadas hacia la adoración de sus líderes, los Rajavis, y "la lucha revolucionaria para liberar Irán". En esencia, cienciología para los musulmanes.

El MEK es menospreciado por la mayoría de los iraníes debido a su colaboración con Saddam Hussein durante la guerra entre Irán e Irak en la década de 1980, que le costó a Irán un millón de muertes. Las autoridades iraníes se refieren al movimiento como "Munafiquines", que significa "hipócritas", un juego de palabras con "Mujahidines". El MEK se ha estado posicionando como la oposición al gobierno iraní, y a Maryam Rajavi le gusta que se la llame Presidenta de Irán. Sin embargo, incluso el Movimiento Verde (un grupo iraní de la "revolución del color"), que acumuló un apoyo significativo en Irán en el período previo a las elecciones presidenciales de 2009 (gracias al dudoso apoyo de las agencias de inteligencia occidentales), se ha distanciado de la secta. Zahra Rahnavard, esposa del candidato presidencial reformista Mir-Hossein Mousavi, ha declarado categóricamente que "el Sr. Mousavi, el Sr. Khatami, el Sr. Karroubi y todos nosotros dentro del Movimiento Verde no consideramos que el MEK sea parte del Movimiento Verde".

A finales de la década de 1980, los Rajavis habían agrupado una fuerza fuertemente armada, unos 14.000 efectivos, que llevó a cabo ataques en Irán. Hacia el final de la guerra entre Irán e Irak, el 26 de julio de 1988, seis días después de que el ayatolá Khomeini anunciara su aceptación de una resolución de alto al fuego negociada por la ONU, Massoud Rajavi ordenó que sus fuerzas cruzaran la frontera en una misión suicida llamada Operación Luz Eterna. Su convoy de tanques llegó hasta la ciudad iraní de Islamabad-e Gharb, a la que devastaron hasta la ruina antes de que la aplastante potencia de fuego iraní los obligara a regresar a Irak. La última gran ofensiva del MEK se llevó a cabo contra los kurdos iraquíes en 1991, cuando se unió a la brutal represión de la rebelión kurda por parte de Saddam Hussein. Maryam Rajavi supuestamente le dijo a sus leales súbditos: "Llévense a los kurdos bajo sus tanques y guarden sus balas para los Guardias Revolucionarios Iraníes".

Cuando Saddam Hussein perdió el apoyo de Occidente en la Primera Guerra del Golfo, los Rajavis reconfiguraron su organización. Ellos empezaron a presentarle una imagen más benigna a Occidente, enfocando su energía en la diseminación de propaganda y presionando a los funcionarios occidentales. Al mismo tiempo, su rama militar llevó a cabo ataques violentos contra objetivos iraníes en Occidente, siendo el más espectacular de ellos la oleada de ataques coordinados el 5 de abril de 1992, cuando los fieles creyentes del MEK irrumpieron en las misiones diplomáticas iraníes, tomaron rehenes y destruyeron gravemente sus instalaciones en la ciudad de Nueva York, Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Suiza, los Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Noruega y Australia.

Poco después de que el Departamento de Estado estadounidense incluyera al MEK en su lista de organizaciones terroristas en 1997, apareció un informe esclarecedor en The Iran Brief, una publicación mensual privada leída en los círculos de Washington. El informe describe algunos de los hallazgos de la Operación Suture, una investigación del FBI sobre las actividades del MEK en Estados Unidos, que determinó que la organización había instalado cientos de empresas de fachada en Estados Unidos a través de las cuales, entre otras cosas, compraba activamente favores políticos.

alt

Maryam Rajavi con Rudolf Giuliani, quien ha dicho en numerosas ocasiones: "El MEK es la única forma de detener a Irán".

El hecho de que los congresistas estadounidenses estuvieran aceptando sobornos no es algo fuera de lo común, pero recibir contribuciones en efectivo para sus campañas de parte de una organización oficialmente reconocida como terrorista, que era extremadamente amigable con, y financiada por, Saddam Hussein, en un momento en que los medios de comunicación estadounidenses estaban pintando a Saddam como "El Nuevo Hitler", es bastante extraordinario. Aparentemente, los congresistas fueron engañados por los hábiles esfuerzos de los Rajavis para distanciar su sangrienta guerra contra Irán de su "nueva misión" de crear conciencia sobre las violaciones de los derechos humanos en Irán. Pero no todos fueron engañados.

Según un informe del FBI de agosto de 2002 enviado a Francis Taylor, Coordinador para la Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Estado estadounidense, el FBI ejecutó una orden para registrar las oficinas del MEK en Falls Church, Virginia, a 5 millas del cuartel general de la CIA en Langley. El FBI estaba investigando cómo los diversos frentes (MEK, PMOI, MKO, NLA, NCRI, etc.) se relacionaban entre sí. El informe del FBI denominó que la sede central de la organización estaba en Rue des Gords 17, Auvers-sur-Oise, en las afueras del noroeste de París, Francia. Entre las informaciones interesantes que descubrieron se mencionó que todas las llamadas a la oficina del MEK en el Club Nacional de Prensa en Washington, DC, fueron enviadas a la dirección de Falls Church y que el periódico oficial de la organización (el Mojahed Weekly) era elaborado allí. El FBI también incautó publicaciones que contenían detalles de las actividades militares del NLA, manuales de entrenamiento, mapas de operaciones y cheques en blanco firmados utilizados para pagar los gastos de sus representantes y financiar sus actividades. Contrariamente a lo que los líderes del MEK les decían a sus reclutas ingenuos y dignatarios de Washington, el FBI llegó a la conclusión inequívoca de que "el NRCI funciona como un seudónimo del PMOI/MEK, a pesar de las afirmaciones que estas entidades hacen públicamente que pueden engañar a quienes no pertenecen a ellas e incluso a algunos de los que están dentro de las mismas".

Esto le importaba al FBI porque, 5 años antes, en 1997, a pesar de haber sobornado al entonces Vicepresidente Al Gore mientras estaba en campaña con los Clinton en 1992, el MEK fue oficialmente catalogado como una "FTO" (Organización Terrorista Extranjera, por sus siglas en inglés) por el Departamento de Estado estadounidense porque había asesinado a tres oficiales militares estadounidenses y tres contratistas de defensa en Irán en la década de 1970, era sospechoso de numerosos otros intentos de asesinato de ciudadanos estadounidenses y estaba atacando objetivos iraníes en EEUU y Europa. Esto llevó al FBI a iniciar en 2004 una investigación criminal (Operación Eastern Approach) sobre las actividades del MEK en Estados Unidos.

alt

Entrenamiento de MEK en el campo de Ashraf en Irak

A través de escuchas telefónicas, las oficinas del FBI en Los Ángeles descubrieron que el MEK estaba planeando atentados con bombas desde su sede en París y que su actividad de recaudación de fondos había aumentado desde que fue proscrito en 1997. El dinero obtenido por coerción a los iraníes ricos expatriados en EEUU y a través del narcotráfico hacia EEUU estaba siendo "transferido al extranjero a través de una compleja operación internacional de lavado de dinero que utiliza cuentas en Turquía, Francia, Bélgica, Alemania, Noruega, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos". Aunque sólo un afiliado del MEK fue sentenciado en el caso de EE. UU. contra Tabatabai, cientos de miembros del MEK fueron arrestados o interrogados por el FBI en operaciones conjuntas con la inteligencia alemana y francesa. El FBI llegó a la conclusión de que "esta organización [MEK] presiona sistemáticamente a miembros inadvertidos del Congreso con el pretexto de los derechos humanos en Irán".

El FBI descubrió además que la organización estaba adquiriendo equipo y pasaportes falsos a través de Estados Unidos y Europa para que otros miembros cometieran actos de terrorismo en Irán. La organización designa rangos al estilo militar para sus miembros con base en su lealtad, utiliza complejos métodos de comunicación diseñados para ocultar sus rastros y opera en gran medida como, según la comunidad de inteligencia de EEUU, lo hace el Hezbolá, con células dentro de las células y los recursos para cumplir con las tareas. Sin embargo, a diferencia de las redes "al Qaeda" o "Estado Islámico" (que son en gran medida maquinaciones engañosas en las que el FBI se infiltra en grupos de musulmanes desempleados, les paga grandes sumas de dinero, les da equipo para fabricar bombas y los atrapa sugiriéndoles que hagan estallar monumentos públicos), la red terrorista del MEK es real.

El campamento parisino del MEK consiste esencialmente en una serie de edificios que forman un complejo, fuertemente custodiado por puestos de control de seguridad armados. Esto es aparentemente para proteger a sus miembros de la "amenaza iraní", pero uno sospecharía que esto en realidad se requiere para evitar que los miembros de la secta escapen. En una entrevista que Massoud Rajavi concedió a Corriere della Sera en 2002, el periodista describió el nivel de seguridad que presenció allí:

Su morada [de Rajavi] en Auver-sur-Oise, en los suburbios parisinos, se parece mucho a una fortaleza. Hay un muro alto que lo mantiene oculto a los ojos suspicaces. Hay alambres de púas de alto voltaje alrededor, así como reflectores en las paredes que iluminan los alrededores. El camino hacia la villa de Massoud Rajavi (centro de mando) está controlado por dos puestos de control franceses equipados con ametralladoras. La única entrada a la villa está custodiada por las propias fuerzas Mujahidines.

En junio de 2003, cuando un tribunal francés dictaminó que el MEK y sus numerosos grupos de ataque constituían una organización terrorista, la policía antiterrorista francesa allanó varias de sus oficinas en París y sus alrededores, incluido el cuartel militar de Auvers-sur-Oise, arrestando a 160 de sus miembros y confiscando millones de euros. Nicolas Sarkozy, entonces ministro del Interior, expresó su preocupación porque el MEK "quería hacer de Francia su base de apoyo, sobre todo tras la intervención en Irak", mientras que Pierre de Bousquet de Florian, jefe del servicio de inteligencia nacional francés, advirtió que el grupo estaba "transformando su centro de Val d'Oise en una base terrorista internacional". (Sus preocupaciones eran, por supuesto, poco sinceras, dado que esto ya había sido así durante más de una década, pero expresan los sentimientos encontrados de los líderes occidentales acerca de la existencia de una organización tan peligrosa).

Las células del MEK de toda América del Norte y Europa se pusieron en acción y enviaron a sus devotos a protestas coordinadas. 40 miembros de la secta se declararon en huelga de hambre. Asistidos por otros devotos, otros 16 se prendieron fuego, dos de ellos fatalmente. Maryam Rajavi y el resto de la dirección francesa del MEK fueron liberados inmediatamente. Sea lo que fuere que se le dijo al presidente francés Jacques Chirac, él desistió inmediatamente. Desde entonces, los siguientes gobiernos franceses han dejado en paz al MEK.

Cómo comenzó el mito de las armas nucleares iraníes

Se puede tener una idea de cuán instrumental es el MEK cuando se ve su papel en la propagación de las narrativas occidentales sobre Irán. Tres meses antes de la sentencia del tribunal francés y las redadas policiales, en marzo de 2003, EEUU lanzó la Operación Libertad Iraquí. Mientras Bush se pavoneaba sobre la cubierta del USS Lincoln frente a un cartel que declaraba "Misión cumplida" en Irak, algo muy interesante se estaba llevando a cabo en segundo plano, algo que sólo se reveló cuatro años más tarde, en el 2007, en un programa de Newsnight de la BBC. Llamémoslo "el tratado original con Irán".

Al darse cuenta de que le interesaba evitar que Irak entrara en una guerra civil total, el gobierno iraní envió una carta a la Casa Blanca ofreciendo lo siguiente:

  • Irán aprovecharía su influencia para apoyar la estabilización en Irak
  • Irán abriría su programa de energía nuclear civil a inspecciones internacionales completas
  • Irán pondría fin a su apoyo a Hamás y Hezbolá

A cambio, Irán solicitó lo siguiente:

  • Detener el comportamiento hostil de EEUU
  • La abolición de todas las sanciones económicas
  • En particular, la persecución de los dirigentes del MEK y la repatriación de sus miembros

El entonces Vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney rechazó la oferta.

Todo estaba allí: Irán estaba preparado para cooperar con Estados Unidos en Irak, cooperar con Israel y Estados Unidos en Palestina, Siria y Líbano, y permitir la total transparencia de su programa nuclear... si tan solo Estados Unidos desistiera de acoger a terroristas del MEK. Aparentemente, el Departamento de Estado estadounidense quiso aceptarlo, pero algunos neoconservadores frustraron el acuerdo.

Basta pensar en las ramificaciones de esta negativa norteamericana a aceptar lo que equivalía a una extraordinaria rama de olivo. La "misión cumplida" de Estados Unidos se convirtió en un festival de matanza de diez años que engendró el Estado Islámico. La invasión israelí del Líbano nunca se habría producido porque Hezbolá habría dejado de existir como fuerza de combate. Y la Operación Plomo Fundido nunca habría ocurrido porque Hamás nunca habría llegado al poder en Gaza.

Pero una vez más, no podemos olvidar lo provechosa que es la guerra para los belicistas, lo mucho que Israel necesita estar rodeado de enemigos hostiles, y lo lejos que Arabia Saudí está dispuesta a llegar para mantener su posición inmerecida en Medio Oriente al sabotear el desarrollo económico pacífico iraní.

Pero lo que está realmente retorcido aquí es que las tres ofertas específicas hechas por Irán en 2003 se convirtieron más tarde en las mismísimas condiciones que EEUU dijo que Irán debía cumplir si quería evitar el aumento de las sanciones y la amenaza de ataques aéreos contra sus instalaciones nucleares por parte de EEUU y sus aliados, seguidos de una verdadera guerra total.

Entonces, ¿por qué los iraníes y los estadounidenses no volvieron a examinar la oferta original y se pusieron de acuerdo?

Porque desde la caída del régimen de Saddam Hussein en 2003, el engañoso MEK se ha ocupado de venderle al mundo el equivalente iraní del la Gran Mentira de las armas de destrucción masiva. Fue el MEK quien le dijo a la Casa Blanca de Bush que Irán estaba construyendo armas nucleares en secreto. De hecho, al menos 20 "revelaciones sorprendentes sobre el programa de armas nucleares de Irán" procedieron del MEK. Así es, el incesante aluvión de propaganda sobre las intenciones de Irán con respecto a su programa nuclear se debe a la información falsa proporcionada a las administraciones estadounidenses por una secta chiflada de culto a la personalidad que presiona a todas las administraciones estadounidenses (la de Trump es sólo la última) para derrocar al gobierno iraní en su nombre.

Nuestro tipo de terroristas

Anne Singleton, ex miembro del MEK, ha informado que cuando Massoud Rajavi se dio cuenta de que Saddam ya era historia, se puso en contacto con los estadounidenses y prometió una cooperación plena a cambio de protección. En abril de 2003, EEUU anunció públicamente que había negociado un acuerdo con los Rajavis mediante el cual el MEK trasladaba su lealtad de Saddam Hussein hacia el gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos aparentemente entendió que la cooperación con el MEK era una mala noticia y quiso desmantelar sus campamentos, pero el Pentágono quería mantenerlos operativos porque la CIA se dio cuenta de que serían útiles como instrumentos contra Irán. Este cisma se puso de manifiesto en un artículo de Sunday Telegraphde 2007 en el que se reportaba que "una facción del Departamento de Defensa estadounidense quiere desatar al MEK". Esta "facción" ha mantenido vivo al MEK desde que Saddam fue destituido del poder. Cuando el Congreso de Estados Unidos aprobó en 2007 un presupuesto de 400 millones de dólares para orquestar un cambio de régimen en Irán, la "facción" se aseguró de que el MEK fuera el mayor receptor de los fondos.

Seymour Hersh escribió en el New Yorker en 2012 que, del 2005 al 2008, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales de los Estados Unidos llevó a cabo un entrenamiento para miembros de esta secta, misma que en aquel entonces era designada como una organización terrorista extranjera, en un "centro de entrenamiento de contrainteligencia" en el desierto al norte de Las Vegas. La fuente de Hersh le dijo que el propósito de perturbar el programa de energía nuclear iraní no era "eliminar a Einsteins" sino "afectar la psicología y la moral iraníes" al "desmoralizar todo el sistema". Esto se extendía a los ataques contra oleoductos y gasoductos, refinerías de petróleo, infraestructura de transporte y ataques a civiles mediante bombardeos indiscriminados. Las operaciones eran "realizadas principalmente por el MEK a través de enlaces con los israelíes". Incluso el virus israelí Stuxnet, que paralizó los sistemas informáticos iraníes, fue liberado por un agente del MEK.

Ahora podemos empezar a entender cómo este jugador relativamente pequeño se convirtió en la organización que dio a conocer la noticia de que Irán había estado "ocultando en secreto" las instalaciones de enriquecimiento de uranio a la IAEA durante dos décadas. Sacando provecho de la cuestión de las supuestas armas nucleares de Irán, la red del MEK se centró en decirle a los halcones cobardes neoconservadores en Washington exactamente lo que los israelíes querían que escucharan. Con el aspecto externo del NCRI o el PMOI, la secta ha venido celebrando libremente conferencias de prensa en el Club Nacional de Prensa de Washington, DC, en Londres, Nueva York, París y Bruselas, donde citan sus "fuentes anónimas" (probablemente el Mossad) y presentan la más reciente "información de inteligencia" sobre Irán.

Los gobiernos iraquíes de la posguerra insistieron en múltiples ocasiones que querían que la secta se retirara del país lo antes posible. Las familias de los aproximadamente 3.000 miembros que quedaban en Irak que habían sufrido un lavado de cerebro mantuvieron vigilias diarias a las puertas del inmenso complejo de Ashraf en el desierto hasta su eventual expulsión de Irak en 2016, cuando Reuters informó que el último grupo de 280 terroristas MEK se trasladó a Albania, en una medida que fue gestionada por los EEUU a través de la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas. Aproximadamente otros 2.000 habían dispersado antes a una docena de países de la UE

En agosto del año pasado, una delegación de altos senadores estadounidenses se reunió con Maryam Rajavi y otros líderes del MEK en Tirana, Albania. ¿Qué podrían haber estado planeando?

alt

Miembros del Senado de los Estados Unidos se reúnen con líderes del MEK en Tirana, Albania, el 16 de agosto de 2017.

El MEK presenta un interesante ejemplo de cómo las fuerzas subsidiarias (mercenarios, efectivamente) pueden moverse en el tablero de ajedrez global. En mayo de 2013, Le Figaro informó que dos miembros de la organización fueron encontrados muertos en Idlib, Siria, citando a un "miembro del Parlamento Europeo en contacto con los rebeldes antigubernamentales". En agosto de ese año, Qassem Al-Araji, miembro de la Comisión de Seguridad del Parlamento Iraquí, confirmó que el MEK participaba en la guerra para derrocar a Assad en Siria. Si bien en términos generales se cuidaron de ajustar su propaganda a las narrativas occidentales, The Nation reportó que cuando el EI tomó la ciudad de Mosul en 2015, "un sitio web de MEK relató triunfalmente la conquista, refiriéndose al EI como "fuerzas revolucionarias".

Maryam Rajavi se ha convertido en la cara pública de la organización en Occidente, donde durante más de una década ha sido anfitriona de conferencias en Washington, París, Bruselas y otros lugares. El objetivo inicial del MEK era conseguir ser eliminado de la lista de organizaciones terroristas de EEUU; algo que Hillary Clinton hizo por ellos en 2012. Pero ahora busca nada menos que su regreso triunfal a Teherán como el nuevo régimen. Mientras lamentaba la difícil situación del MEK en una conferencia de alto nivel en París en 2012, el ex director de la CIA, Porter Goss, dijo ante una gran multitud de simpatizantes del MEK que "una vez que atravesemos las primarias republicanas, creo que es una certeza que este tema [del MEK] se convertirá en un tema central porque simboliza todos los valores que queremos abordar en esta elección sobre seguridad nacional y derechos humanos".

Otros oradores que pronunciaron discursos apasionantes en nombre del MEK en la conferencia de París en 2012 fueron el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani; François Colcombet, alto magistrado francés y fundador del Comité francés para un Irán democrático; Philippe Douste-Blazy, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y ex Ministro de Asuntos Exteriores francés; el general estadounidense Hugh Shelton, ex presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos; el juez Michael Mukasey, ex jefe de Estado Mayor de los Estados Unidos; Ingrid Betancourt, candidata presidencial colombiana; Yves Bonnet, ex jefe de la lucha antiterrorista francesa; John Sano, ex director adjunto del Servicio Clandestino Nacional de la CIA; el general David Phillips, ex comandante de la policía militar estadounidense; Geir Haarde, ex primer ministro islandés; Aiham Samarrae, ex ministro del gabinete iraquí; Carlo Ciccioli, miembro del parlamento italiano; Lord Ken Maginnis, miembro de la Casa de Representantes del Reino Unido; André Glucksmann, miembro de New France Philosophers; y William Bourdon, destacado jurista francés.

Ésa es la lista de oradores que encontré en una sola conferencia; han habido muchas otras reuniones y conferencias, año tras año, innumerables videos que se publican en YouTube. No es de extrañar que el MEK haya estado pagando a cada uno de estos oradores enormes honorarios, con el dinero aparentemente procedente de Arabia Saudí e Israel.

Si el MEK representa a la "oposición democrática" que EEUU e Israel quieren que tome el poder en Irán, y suponiendo que esta organización y sus poderosos patrocinadores estén actualmente involucrados en la utilización de la disensión dentro del país, entonces me perdonarán por no apoyar la desaparición de otro gobierno de Medio Oriente ante fanáticos trastornados que harían literalmente cualquier cosa por alcanzar el poder.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue