alt

Eliana Gilet

El investigador en economía, Oscar Ugarteche analizó para Sputnik el comportamiento de Estados Unidos en sus relaciones comerciales y advierte que ha dejado de lado la política multilateral de los últimos 30 años.

El anuncio de un acuerdo bilateral entre México y Estados Unidos es la evidencia del fin del plurilateralismo en América del Norte, señaló a Sputnik Oscar Ugarteche, investigador titular del Instituto de Economía de la Universidad Nacional y del Sistema Nacional de Investigadores mexicano.

Para Ugarteche, es inminente que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se convierta en dos acuerdos comerciales por separado: el ya logrado entre México y Estados Unidos y otro que, según analiza el investigador, se concretará cuando Canadá rechace las condiciones ya pactadas en el primero.

"Para analizar si estamos o no ante el fin del TLCAN, si uno mira la política comercial de EEUU y busca cuál es su línea, nota varias cosas", analizó Ugarteche, quien es también coordinador del Observatorio Económico Latinoamericano (OBELA).

Puntualizó que "EEUU no tiene una política comercial. Si mirás los últimos 80 años, desde los años 40 para acá, ves que ha sido un país librecambista, ha sido proteccionista, bilateralista o unilateralista. Lo que nunca le ha gustado ha sido que otros países se agrupen para negociar".

Agregó que Estados Unidos no tiene demasiado espacio en su proceso de reestructuración económica interna para hacer un tratado trilateral. Sostuvo que si eso sucediera, "no podría obtener los términos que está obteniendo en la negociación bilateral con México, porque Canadá no los aceptará".

¿El fin del TLCAN?

Estos dos elementos señalados por el académico obligan a pensar que estamos ante el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que aunque fue promovido por Estados Unidos hace 24 años, ahora decide dejarlo caer.

"El rumbo que ellos habían marcado como su norte en la década de los años 90 hizo dos cosas en simultáneo, que son contradictorias: por un lado, Washington promovió la instalación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y por otro, promocionó el TLCAN, que protegía el comercio dentro del espacio de los tres países. Es un contrasentido", explicó Ugarteche.

"A EEUU el libre cambio le interesa a veces y con algunos [países]", graficó. Según su análisis lo que ahora busca la dirección del país norteamericano es "proteger las ramas industriales que no son rentables en EEUU: la rama automotriz, la farmacéutica, aceros y aluminio. Por ahí está comenzando, vamos a ver qué más cosas protege", analizó.

Ilustró que la situación planteada es similar a la que sucedió durante la década de 1920, "que terminó en 1930 cuando fue la cúspide, con aranceles de 180%, que terminaron con el comercio internacional, un momento crítico".

Sobre el papel de Canadá que fue dejado de lado en el acuerdo bilateral anunciado por los Gobiernos de Donald Trump y Enrique Peña Nieto, el economista sostuvo que "Canadá no admitiría los términos de la negociación con México, por lo que no tiene sitio EEUU para su restructuración económica. No podía negociar con Canadá en los términos que lo hizo con México; con quien creo que tampoco negoció porque fue un walkover, EEUU le pasó por encima".

La primera consecuencia de estas modificaciones en el acuerdo marco, señaló, probablemente será que Washington promueva la reforma de los otros Tratados de Libre Comercio que tiene en el continente, con Colombia, Chile, Perú y los países de Centroamérica, para volverlos uniformes.

Economía de sobreconsumo

Ugarteche explicó que el déficit que tiene Estados Unidos es "de sobreconsumo porque los estadounidenses están consumiendo más de lo que producen". "No es la maldad del mundo la que está tras de ellos, lo que está atrás de ellos es que tienen un nivel salarial que está evidentemente muy por arriba de su capacidad productiva", indicó.

Explicó también a Sputnik que debido al tipo de cambio que maneja Estados Unidos, tiene dificultades para exportar su producción, algo que se refleja, señaló Ugarteche, en que sus exportaciones no logran superar el 10 % de su PBI, cuando hay países que exportan entre un 30 y un 50% de su producto.

"Exportan poco pero importan como locos, porque lo que importan es más barato y de mejor calidad. La de EEUU es una economía de consumo que dejó de producir a precios competitivos. El nivel salarial está desalineado con la capacidad productiva. El nivel de vida ahora es de mentiritas, a pesar de que tiene el salario congelado hace una década", sostuvo.

Crisis de liderazgo

Lo clave para entender el momento actual es que la economía mundial vive una "crisis de liderazgo", explicó Ugarteche, que no se vivía desde la década de 1930.

"Estamos en una situación donde EEUU no lidera pero tampoco aparece otro que lo haga. Lo que Washington está haciendo no es liderar, sino imponiendo acuerdos bilaterales de comercio. Si pudiera liderar, mantendría el sistema multilateral, que ellos mismos inventaron", explicó.

Ese "multilateralismo" en las relaciones internacionales fue promovido por el presidente Woodrow Wilson en 1918 al final de la Primera Guerra Mundial como una "Sociedad de Naciones" y se fue afianzando con la entronización de los organismos de crédito como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

"Resulta que el multilateralismo no les importa porque ellos no lo pueden liderar y el Tercer Mundo tiene un papel importante. Por eso EEUU entra en una dinámica bilateral otra vez en su historia. El problema es que ellos no lideran pero nadie más lidera. Tampoco Rusia o China están decidiendo cuáles son las nuevas reglas del juego que todo el mundo quiere segur, eso no está pasando", señaló.

Por esto, explicó, el destino de esta crisis de liderazgo mundial que está atravesando Estados Unidos y que Ugarteche identifica, es aún incierto. "Estamos en un proceso de reestructuración del liderazgo mundial pero ahora ni EEUU lidera ni deja a otro lo haga", concluyó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero