El hotel Renaissance de la ciudad de Dallas (Texas, EE.UU.) albergó el pasado una reunión a puerta cerrada del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, con líderes de la organización de Comunidad Iraní-Americana, durante la que bromeó con ambigüedad al ser preguntado sobre si la Administración Trump considera la idea de un cambio de régimen en Irán, según fuentes anónimas de Axios.

"Incluso si lo hiciéramos, ¿les parece, chicos, que se lo estaría contando a ustedes?", contestó el Secretario de Estado, lo que causó la risa general de los presentes, recoge el medio.

Otra pregunta surgida durante la reunión planteó al jefe de la diplomacia estadounidense si hay garantías de que el pueblo iraní no se verá afectado por "nuevas y duras sanciones", a lo que Pompeo confesó que tales garantías "no existen".

El pasado 22 de marzo, el Gobierno de EE.UU. anunció nuevas sanciones contra Irán e impuso restricciones a 14 individuos y 17 entidades locales, supuestamente, por mantener vínculos con los programas de armas de destrucción masiva de Teherán.

En apenas varios días, la lista negra de Washington fue ampliada aún más.

Según reza el comunicado del Departamento del Tesoro de EE.UU., la entidad "ha tomado medidas contra 25 personas y entidades", entre ellas la entidad financiera iraní Ansar Bank y las empresas Atlas Exchange y Atlas Company.

"Mentimos, engañamos y robamos": Mike Pompeo sobre su etapa de director de la CIA

El secretario de Estado de EE.UU. y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), Mike Pompeo, rememoró durante la entrevista en la Universidad de Texas A&M la etapa cuando era director de la CIA.

"Yo era el director de la CIA. Mentimos, engañamos y robamos. Teníamos hasta cursos de entrenamiento", dijo Pompeo, desatando la risa de los presentes. "Era como si tuviéramos todos los cursos de capacitación", añadió el Secretario del Estado entre aplausos.

 

«Yo era el Director de la CIA. Mentimos, engañamos y robamos. Teníamos  

hasta cursos de entrenamiento».

 

Exdirector de la CIA y actual Secretario de Estado Mike Pompeo SecPompeo

Por su parte, la audiencia en la universidad recibió sus palabras con un fuerte aplauso y risas, mientras que los usuarios de las redes sociales no estaban muy felices con estas 'revelaciones'.

"¿¡Y lo aplauden!? ¿Donde será ese foro? Que clase de participantes!", escribe uno de los internautas en su cuenta de Twitter.

"Yo creo que lo peor no es lo que dice, porque ya se conoce mundialmente como política de Estado. Lo peor es que se rían, la gracia que les causa una declaración de esta magnitud. Es un chiste con consecuencias terroríficas", destaca otro usuario.

EE.UU. intenta reducir a cero las exportaciones de crudo iraní

Se espera que este lunes el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anuncie el final del plazo deexención de sanciones para varios países que compran crudo iraní, informa The Washington Post, que cita a dos funcionarios del Departamento de Estado. Si estos países continúan comprando petróleo a partir del próximo 2 de mayo, EE.UU. activará nuevas sanciones contra ellos, detalla el periódico.

La India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Turquía, China y Taiwán habían quedado exentos de las sanciones estadounidenses desde noviembre de 2018 con el fin de que redujeran gradualmente la importación de crudo iraní.

Los funcionarios consideran que las perturbaciones del mercado serán mínimas por dos razones: la oferta es ahora mayor que la demanda y Pompeo está dispuesto a anunciar compensaciones mediante compromisos de otros proveedores, como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

"La política de cero importaciones iraníes se originó con el Secretario Pompeo", según un alto funcionario del Departamento de Estado. "Ha ejecutado esta política en estrecha coordinación con el presidente en cada paso. Debido a que las condiciones de no conceder más excepciones significativas de reducción ya se han cumplido, ahora podemos anunciar cero importaciones", concluyó.

China y la India son en estos momentos los mayores importadores de crudo iraní mientras que Japón y Corea del Sur son relativamente menos dependientes de estas importaciones. Por su parte, Grecia, Italia y Taiwán ya han reducido sus importaciones de crudo iraní a cero.

Según datos de Reuters, Irán exportó un millón de barriles de crudo diario en marzo de este año, mientras que en abril del año pasado, un mes antes de que Trump anunciara que EE.UU. se retiraba del acuerdo nuclear iraní, las exportaciones de crudo llegaron a los 2,5 millones de barriles.

Sanciones contra Irán

El pasado 5 de noviembre, el Departamento del Tesoro de EE.UU. volvió a introducir las restricciones económicas contra Teherán, que habían sido levantadas en el marco del acuerdo nuclear iraní, e incluyó a más de 700 personas y compañías iraníes en una 'lista negra'.

La medida representa "una presión económica sin precedentes" contra la República Islámica y tiene como objetivo "negociar un acuerdo global que impedirá a Irán la adquisición de forma permanente de un arma nuclear y logrará el cese del desarrollo de los misiles balísticos de Irán", según el organismo.

Rohaní anuncia la creación de una "fuerza de reacción" conjunta en la frontera entre Irán y Pakistán

El anuncio se produce después del encuentro entre el presidente de Irán y el primer ministro pakistaní, Imran Khan, quien se encuentra en Teherán en visita de Estado.

 

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, ha anunciado este lunes la creación de una "fuerza de reacción" conjunta en la frontera entre su país y Pakistán, según informa AFP.

La futura fuerza está destinada a impulsar la seguridad fronteriza y fomentar las relaciones bilaterales.

El anuncio se produce después del encuentro entre el presidente de Irán y el primer ministro pakistaní, Imran Khan, quien se encuentra en Teherán en visita de Estado.

"Acordamos crear una fuerza de reacción rápida conjunta en las fronteras para combatir el terrorismo", ha anunciado Rohaní durante la conferencia de prensa conjunta celebrada tras la reunión con Khan.

Khan llegó a la República Islámica el pasado domingo un día después de que Islamabad instara a Teherán a actuar contra los militantes que están detrás de los asesinatos en la provincia de Baluchistán en Pakistán.

Un nuevo grupo que representa a varios grupos insurgentes que operan en Baluchistán se atribuyó la responsabilidad de un ataque el pasado jueves, en el que 14 pasajeros murieron luego de ser secuestrados de varios autobuses que circulaban por la provincia que limita con Irán.

Las relaciones entre Irán y Pakistán son tensas en los últimos meses, y ambas partes se acusan mutuamente de no hacer lo suficiente para acabar con los militantes que supuestamente se encuentran en la frontera entre los dos países.

Análisis: La resistencia de Medio Oriente se está endureciendo

En medio de todas las cosas realmente terribles que ocurren geopolíticamente en todo el mundo, encuentro que es importante dar un gran paso atrás y evaluar lo que realmente está sucediendo. Es fácil quedar atrapado (y deprimido) por el diluvio de malas noticias que emanan de la administración Trump sobre asuntos de política exterior.

A veces parece que no tiene sentido discutirlos porque cualquier análisis de hoy será invariablemente invalidado al final de la semana.

Pero esa es también la razón por la que se necesita un análisis de gran perspectiva.

La resistencia a los edictos del imperio estadounidense está aumentando diariamente. Lo vemos en las reacciones de los tontos útiles que conforman el Triunvirato de Beligerancia de Trump: John Bolton, Mikes Pompeo y Pence.

No importa si estamos hablando de movimientos soberanos en toda Europa que amenazan el carrito de manzanas de la malvada Unión Europea o algo tan pequeño como Siria que otorga a Irán un contrato de arrendamiento en Latakia.

La administración de Trump ha abandonado la diplomacia hasta tal punto que solo es evidente la agresión pura y desnuda. Y finalmente ha llegado al punto en que incluso los diplomáticos más hábiles del mundo han prescindido de las sutilezas de su profesión.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, hablando en los términos más directos.

En un discurso anual a la academia diplomática de Moscú, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, elogió el viernes una nueva era geopolítica marcada por la «multipolaridad», afirmando que «el surgimiento de nuevos centros de poder para mantener la estabilidad en el mundo requiere la búsqueda de un equilibrio de intereses y compromisos «. Dijo que hubo un cambio en el centro del poder económico global, donde un «orden liberal» marcado por la globalización estaba «perdiendo su atractivo y ya no se considera un modelo perfecto para todos».

«Desafortunadamente, nuestros socios occidentales liderados por los Estados Unidos no quieren ponerse de acuerdo sobre enfoques comunes para resolver problemas», continuó Lavrov, acusando a Washington y sus aliados de tratar de »preservar su dominio de siglos en los asuntos mundiales a pesar de las tendencias objetivas en la formación, la de un orden mundial policéntrico «. Argumentó que estos esfuerzos eran «contrarios al hecho de que ahora, puramente económica y financieramente, Estados Unidos ya no puede, por sí solo o con sus aliados más cercanos, resolver todos los problemas de la economía global y los asuntos mundiales.

«Para conservar artificialmente su dominio, para recuperar posiciones indiscutibles, emplean varios métodos de presión y chantaje para coaccionar económicamente y mediante el uso de la información», dijo Lavrov.

Hay mucho que desempaquetar en esta declaración, pero fue lo suficientemente significativo como para que se redactara en Newsweek de todos los lugares sin mucha editorialización.

Lavrov comprende la totalidad del conflicto y la profundidad de su penetración en la psique del liderazgo estadounidense y europeo.

Y esto explica el aumento continuo de la agresión por parte de la administración Trump en el escenario mundial. Ningún problema es demasiado pequeño para responder. Y esa es tu mayor pista de que hay un temor real en los centros de poder de Occidente.

Países como Irán, el Líbano y Rusia pueden hacer las cosas más simples: reunirse con Egipto o Azerbaiyán, firmar un contrato de exploración petrolera, financiar un ferrocarril, y enfrentar al sistema financiero global de EE. UU.

Pero hablar es barato. Las reuniones también. Molestar a la cadena de suministro global de aluminio o petróleo es costoso, incluso para los EE. UU.

Y es por eso que, al final, el objetivo de esta resistencia no es ganar una victoria decisiva y satisfactoria, sino sobrevivir el tiempo suficiente para que el oponente finalmente no tenga más opción que detenerse y volver a casa.

El siempre altivo Secretario de Estado Mike Pompeo recorre el mundo como un mafioso, mintiendo sobre todo y exigiendo fidelidad, pero se vuelve con las manos vacías. El chantaje solo funciona en los más débiles y aislados, Ecuador, y donde los riesgos son realmente bajos, como en el caso Julián Assange.

Lo hizo hasta tal punto que en América Latina el embajador chino en Chile dijo: «El señor Pompeo ha perdido la cabeza «.

Ecuador está a punto de descubrir cuán costosa puede ser la generosidad de Estados Unidos y el FMI. Esta fue la esencia de la declaración de Pompeo acerca de que China desestabilizó a Venezuela, debido a que Maduro rechazó la ayuda de los EE. UU. y el FMI y tomó dinero ruso y chino, Estados Unidos tuvo que responder desestabilizando el país: sanciones, amenazas, apagones, incautación de activos y operaciones de cambio de régimen.

Es culpa de Venezuela por elegir a los amigos equivocados.

Elegir mejor a todos o no seremos responsables de lo que hagamos a continuación.

¿Adivina qué? Turquía y Pakistán sufrirán estos mismos choques externos (falsas banderas, sanciones lamentables, etc.) hasta que los gobiernos actuales sean retirados del poder o se lleven el dinero sangriento del FMI.

Y es indicativo de dónde están los principales jugadores en este punto. China está abriendo un nuevo enlace ferroviario a Corea del Norte, en un descarado desafío a la presión estadounidense en torno a las conversaciones nucleares.

La exasperación con Pompeo estuvo en escena en el Líbano hace un par de semanas, cuando con rotundidad reiteró las peores mentiras y exigió a los libaneses que no podían cumplirse. La respuesta fue que el Presidente Aoun  visitó Moscú poco después, que hizo tratos importantes con Vladimir Putin y el Director Ejecutivo de Rosneft, Igor Sechin,  y denunció el comportamiento de los Estados Unidos en Venezuela,  recibiendo al Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza,  luego de que Pompeo fuera a golpear la mesa del buffet.

Aoun no solo estaba hablando con Rusia sobre las mejoras de los puertos en Trípoli, sino también con la reconstrucción de un gasoducto hacia el Kurdistán iraquí. Estas discusiones no estarían sucediendo si los jugadores involucrados pensaran que tal cosa sería anulada un par de días después.

Si un Secretario de Estado de Estados Unidos se desgañita en público y nadie lo escucha, ¿le importa?

Desafortunadamente, por el momento, no. Debido a que mientras existe un sistema de petrodólares, el dólar estadounidense aún domina el comercio mundial y el servicio de la deuda en todo el mundo, se aplicará un apalancamiento. El problema surge cuando el apalancamiento se disipa y esos dólares de operaciones no se utilizan para financiar nuevas deudas para mantener los problemas financieros.

Pero la mayor resistencia proviene de la frontera suroeste de Israel.

El plan de Donald Trump para una OTAN árabe y su «Tratado del siglo» llegó a proponerse como la mayor alianza militar, y Egipto dijo que no. El presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi,  visita la Casa Blanca un martes y se ríe en la cara de Trump el miércoles.

Y luego invita a los rusos a sentarse a conversar amistosamente sobre el aumento del comercio y la reanudación de los vuelos directos entre El Cairo y Moscú, suspendidos desde el 2015 después de que una bomba de ISIS mató a 224 rusos en un vuelo desde El Cairo.

Cualquier idea de una alianza militar árabe para ayudar en la defensa del ahora más grande Israel, gracias a que Trump les entregó los Altos del Golán, sin Egipto, es ridícula.

Egipto fue el eje de ese plan y explícitamente rechazaron a Trump porque:

Las autoridades egipcias estaban parcialmente motivadas por la incertidumbre sobre la reelección del presidente Trump y si su sucesor desecharía toda la iniciativa,  al igual que el propio Trump desechó el acuerdo nuclear iraní.

Al-Sisi entiende correctamente que Estados Unidos hace convenios y luego los rompe cuando ya no le interesa. Y así, sin Egipto para proteger el flanco suroccidental de Israel, hace que sea mucho más difícil para ellos oponerse a la media luna chiíta que ahora se está formando a raíz del fracaso de Estados Unidos en Siria.

Por ahora, el statu quo permanece en Irak ya que el gobierno no está listo, por todas las deudas, para expulsar oficialmente a las fuerzas estadounidenses. Mucho se basará en lo que sucede con la expiración de las exenciones de petróleo otorgadas a ocho países el año pasado, lo que les permite importar petróleo iraní sin represalias de Estados Unidos.

Veremos qué tan lejos está dispuesto EE. UU. de ir contra los mercados petroleros que actualmente están en alza debido a las restricciones de suministro de Venezuela e Irán. Trump ha pedido que Arabia Saudita bombee más a precios más bajos, pero eso también ha caído en oídos sordos, ya que los saudíes necesitan mucho más de $ 70 por barril para equilibrar su presupuesto.

El equipo de política exterior de Trump está alcanzando rápidamente su momento de verdad. ¿Comenzarán una guerra con Irán a instancias del recién reelegido Benjamin Netanyahu? ¿O es todo esto simplemente una gran obra de teatro para asegurar que el resultado sea el final de Trump cuando revele su Acuerdo del siglo para la paz en el Medio Oriente?

A los imperios no les gusta que los falten al respeto. Aún menos les gusta ser ignorados. Entonces, no creo que haya ninguna posibilidad de que el plan de Trump funcione, dado el estado del tablero de juego. El eje de la resistencia, a pesar de todos los pequeños movimientos, está ganando la guerra de desgaste. La política de presión máxima de los EE. UU. tiene una vida útil limitada porque el apalancamiento, como todas las cosas económicas, tiene una función de tiempo asociada.

Y cada movimiento pequeño, cada contrato grande o pequeño, si se realiza en respuesta a sanciones, cambia el estado del tablero. Y no está en el ánimo de las personas detrás de las políticas de Trump admitir ese fracaso. Seguirán presionando hasta que haya un resultado catastrófico.

Y en ese momento ya no podrán señalar con el dedo y culpar a la víctima.