El Partido de la Liga de Italia, liderado por el vice primer ministro del país, Matteo Salvini, ha logrado la victoria en las elecciones europeas. Se esperaba que el partido funcionara bien y lo hizo, obteniendo el 33% de los votos. Después de los resultados, Salvini dijo que «este es un voto que nos permite tratar de cambiar Europa».

La Liga no estaba sola; otros partidos nacionalistas y euroescépticos también. En Francia, la Unión Nacional de Marine Le Pen celebró la victoria sobre el ‘En Marche!’ del presidente Emmanuel Macron.

Mientras tanto, en el Reino Unido, el Partido Brexit de Nigel Farage se impuso después de que la Primera Ministra, Theresa May no pudo sacar al país de la Unión Europea a tiempo.

El político italiano Matteo Bianchi, que es miembro del Parlamento Europeo por el Partido de la Liga, jefe de la XIV Comisión de Políticas Comunitarias y miembro de la delegación parlamentaria italiana ante la OTAN describió cómo espera ver las políticas de la Unión Europea después de las elecciones.

«Consideramos que la UE es un organismo demasiado burocrático, que no tiene en cuenta los intereses de todas las personas en la Europa que representa», dijo y agregó que «el proceso legislativo en la UE proviene de arriba, de Bruselas, de donde están tratando de borrar todas las diferencias entre los estados europeos, desde Finlandia a Portugal, desde Francia a Grecia».

«Europa podrá mirar hacia el futuro solo si involucra a todos los estados en el proceso de toma de decisiones a nivel europeo desde arriba hacia abajo. Esto es lo que es un verdadero enfoque europeo», explicó.

Según el político, hay un vacío de poder en Europa. Los países más influyentes desde un punto de vista político y económico, principalmente Alemania, tienden a utilizar su posición en detrimento de otras naciones europeas. Argumenta que, en cambio, la UE debería tratar de encontrar un terreno común y respetar los intereses de todos los países en el bloque.

Bianchi expresó su pesar por el hecho de que algunos países europeos, incluida Italia, hayan caido «en desgracia» con respecto a Bruselas, que los considera poco «leales» debido a su «proporción de déficit presupuestario-PIB», razón por la cual no se conceden a estos países el permiso o el dinero para algunas reformas.

Mientras tanto, «la UE asigna miles de millones de euros a programas dudosos en varios países, sin siquiera cuestionar a dónde va este dinero», según él.

«Teniendo en cuenta las necesidades de Italia para su política interna, nosotros, como representantes elegidos por los ciudadanos de nuestro país, exigiremos un enfoque diferente de la distribución de fondos. No podemos guiarnos exclusivamente por intereses geopolíticos, cuando los intereses de la UE que sufren la población de las llamadas «políticas de austeridad» no se tienen en cuenta en absoluto», subrayó el eurodiputado italiano.

Bianchi dijo sobre las relaciones internacionales que «actualmente, la UE no tiene una política exterior que represente los intereses de todos los estados miembros», señalando que esto ha ayudado a fomentar crisis internacionales a gran escala como las de Ucrania y Medio Oriente.

El final de las elecciones en la Unión Europea es el comienzo de una gran lucha por el futuro europeo

Matberg Katela

Como ya se sabe, el ganador de la carrera electoral fue el Partido Popular Europeo, que recibió, según los últimos datos, 182 escaños en la legislatura. En segundo lugar está la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, que estará representada por 147 eurodiputados. La Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa obtiene 109 escaños en el Parlamento Europeo. Verdes - 62 lugares, conservadores y reformistas europeos - 59, partido nacionalista "Europa de las Naciones y Libertades" - 58, conservadores de derecha del partido Europa por la Libertad y la Democracia - 54, Izquierda Unida Europea / Izquierda-Izquierda del Norte - 38.

Con todo esto, es imposible no notar el éxito de la "Asociación Nacional" de Marine Le Pen, que queda por delante del partido del presidente francés "Forward, Republic". El líder de la formación política, como se sabe, es partidaria de la asociación con Rusia e incluso el reconocimiento de Crimea.

En Alemania, incluso si la alianza CDU / CSU sigue siendo el líder, perdió terreno en comparación con las últimas elecciones. Pero un gran logro es el de los "Verdes", que ocuparon el segundo lugar, que casi ha duplicado sus calificaciones desde 2014. El número de partidarios de la "Alternativa para Alemania" de derecha populista también ha aumentado, liderando el tercer lugar.

En Italia, el triunfo fue para Matteo Salvini y su partido de la Liga. 
El primer ministro Viktor Orban, conocido por sus declaraciones y críticas anti-europeas a la política migratoria de Bruselas, el partido Fidesz también se convirtió en líder.

En Polonia, los conservadores de derecha del Partido de la Ley y la Justicia lograron el primer lugar, no permitiendo que la Coalición Europea, que se creó específicamente como un contrapeso a los escépticos europeos en Varsovia, se convierta en líder.

Estas estadísticas fueron necesarias para una comprensión general de la distribución de fuerzas en la arena política europea. Y ahora llegaremos a la esencia de la situación actual, que resultó ser mucho más interesante de lo que uno podría imaginar. Muchos temían que los partidos de derecha y los euroescépticos pudieran tomar el control del Parlamento Europeo. Por supuesto, simplemente no se les podía permitir hacer esto, pero el precio era más que alto.

Como resultado de la elección, queda claro que la Unión Europea se encuentra en una etapa de transición, cuando la era de dominación socialista y conservadora, que controlaba el Parlamento Europeo desde su fundación, llegó a su fin. Esto les permitió dirigir la política paneuropea en una dirección determinada, incluso a pesar de la posición de los países individuales. Ahora no pueden msntener la dominación anterior sin una alianza con otras facciones. Los posibles candidatos son Verdes o Liberales, cuyo éxito demuestra que los problemas ambientales y el tema de las libertades personales son cada vez más preocupantes para los europeos.

Al mismo tiempo, como se esperaba, las fuerzas de derecha y los euroescépticos fortalecieron sus posiciones. Sí, no obtuvieron la mayoría para cumplir sus promesas de cambiar el curso político de la Unión Europea, pero su éxito no debe ser subestimado. Podemos decir con confianza que no perdieron la guerra. Todo está empezando, y no habrá más paz para los burócratas de Bruselas.

El Parlamento Europeo se ha dividido, y este factor conlleva cambios importantes a medio plazo. En pocas palabras, se inicia una confrontación interna grande y probablemente duradera dentro de la UE. Teóricamente, los políticos necesitan lograr algún tipo de equilibrio que sea difícil de implementar, dado lo diferentes que son las ideas de los partidos que pasaron al Parlamento Europeo.

La política exterior de la UE para este período quedará congelada. Simplemente, no quedarán fuerzas para ello, por lo que no es necesario esperar cambios fundamentales. De hecho, es seguro decir que las tendencias de la política exterior se convertirán en un arma en la lucha por la dominación europea. Todo se jugará en dos vectores clave.

La primera es una asociación con Rusia, cuya renovación se promoverá aún más activamente, porque los partidarios de este vector pudieron establecerse significativamente en las elecciones. Las sanciones antirrusas fueron un fracaso, y no hay mejor prueba que los resultados del proceso electoral. La victoria de Salvini en Italia y Le Pen en Francia permite crear una coalición en el ámbito político europeo que promoverá la idea de levantar las restricciones y el acercamiento con Moscú.

El segundo es la asociación con los Estados Unidos, que ya se ha oscurecido por la presión de Washington durante la presidencia de Donald Trump. Estos dos polos idénticos son incompatibles, y si consideramos que los propios estadounidenses están sumidos en la lucha política interna, la asociación transatlántica puede estar marcada por una grave crisis.

Lavrov lamenta que la estabilidad de Europa dependa de rusófobos títeres de EEUU

MOSCÚ (Sputnik) — El bienestar del continente europeo depende de un grupo de rusófobos controlados desde Estados Unidos, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

"Desafortunadamente, el bienestar y la estabilidad de la casa europea hoy en día depende de un grupo pequeño, pero extremadamente agresivo, de rusofóbos en la Unión Europea, cuyas acciones, de hecho, están controladas por Washington", dijo Lavrov en una entrevista con Vida Internacional, publicación oficial del Ministerio de Exteriores ruso.

El canciller señaló que no cesan los intentos de demonizar a Rusia, de presentar al país como la principal amenaza para la seguridad de Europa.

"Las sanciones unilaterales se extienden con regularidad, por lo que las empresas europeas continúan incurriendo en pérdidas de miles de millones de dólares", afirmó.

Al mismo tiempo Lavrov destacó la buena dinámica en el diálogo político, en los ámbitos de la cultura y la ciencia, así como en algunos asuntos económicos.

"Todo ello confirma que no hay razones para una mayor degradación de las relaciones. Rusia y la UE son vecinos cercanos, estamos muy unidos en términos económicos, históricos, culturales", dijo.

El ministro considera artificial la postura de la UE de condicionar el avance en las relaciones entre Bruselas y Moscú a la implementación de los Acuerdos de Minsk para arreglar el conflicto en Donbás.

"Es bien sabido que la implementación de este documento internacional, de hecho autorizado por la resolución 2202 del Consejo de Seguridad de la ONU, es saboteada con mucho afán por Kiev", expresó.

Lavrov expresó al esperanza de que las relaciones entre Rusia y la UE vuelvan a la normalidad, especialmente teniendo en cuenta que ambos tienen los retos comunes como crecimiento económico estable y desafíos de seguridad.

"Estoy convencido de que estos problemas solo pueden resolverse si aunamos los esfuerzos", subrayó.

Análisis: Los eurócratas y los aliados del sionista Soros intentarán frustrar el nuevo bloque de Salvini

Ekaterina Blinova

La victoria de los partidos nacionalistas en Italia, Francia y el Reino Unido es solo el primer paso para cambiar las reglas y políticas de la UE, según el periodista italiano Daniele Pozzati, quien compartió su visión sobre oportunidades y obstáculos en el camino de la derecha política en el Parlamento Europeo.

"Ha nacido una nueva Europa, fundada en el trabajo, la libertad, las personas y los derechos", declaró el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, luego de la victoria del domingo de la Liga en las elecciones al Parlamento Europeo en Italia.

Al comentar sobre las aspiraciones de Salvini, Politico argumentó que la victoria de la Liga "probablemente tendrá más impacto en casa que en Bruselas".

El periodista y comentarista político italiano Daniele Pozzati no comparte esta postura, refiriéndose al plan de Salvini de crear un nuevo bloque de 150 miembros en el Parlamento Europeo.

"Esa es la meta establecida", dijo Pozzati. "Pero un bloque de 100 miembros de la derecha también sería un buen comienzo. Sin embargo, cualquier cosa abajo sería muy poco, en un parlamento de la UE demasiado hostil".

El periodista italiano señaló que el partido de Marine Le Pen, el Partido Brexit de Nigel Farage, así como la Alternativa para Alemania y varios partidos de derecha de países más pequeños como República Checa, Finlandia, Suecia y Dinamarca podrían unirse al nuevo bloque de Salvini .

"Al centrarse en lo que podría unir a los diversos partidos de la derecha y dejar de lado sus diferencias, Salvini está actuando como un constructor de coaliciones", opinó Pozzati. "Se puede decir que Salvini, solo entre los diversos partidos populistas, tiene experiencia en el gobierno. Él sabe cómo construir una coalición".

Hablando ante la emisora ​​estatal italiana RAI el 26 de mayo, Salvini sugirió que la Liga, la Unión Nacional y el Partido Brexit juntos podrían controlar 90 escaños, mientras que los otros partidos nacionalistas de Europa de las Naciones y Libertad (ENF) podrían ayudar a lograr esto. numero hasta 150.

En abril de 2019, el líder de la Liga anunció la creación de la coalición , llamada Alianza Europea para los Pueblos y las Naciones (EAPN), con la esperanza de enrolar a miembros de Europa de las Naciones y Libertad (ENF), Europa de la Libertad y Democracia Directa (EFDD). ), y los conservadores y reformistas europeos (ECR).

Obstáculos en el camino de Salvini: eurócratas y aliados de Soros

Sin embargo, el comentarista político italiano señaló ciertos obstáculos en el camino del gran diseño de Salvini.

"Un bloque liderado por Salvini se enfrentará a un obstáculo evidente: el riesgo de aislamiento dentro del Parlamento Europeo. Los principales partidos probarán las alianzas más antinaturales para acorralar el bloque de Salvini. No olvidemos que [anteriormente] 226 de los 751 diputados al Parlamento estaban, un tercio de los diputados, podrían ser ideológicamente opuestos a cualquier diálogo con los populistas 'aliados fiables' por la Fundación Sociedad abierta de George Soros" dijo Pozzati, citando un  documento del Instituto de política Europea de la Sociedad Aierta , elocuentemente titulado" aliados fiables en el Parlamento Europeo (2014 - 2019) ".

Pozzati también llamó la atención sobre las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en la víspera de las elecciones del Parlamento Europeo de la semana pasada: "Estos nacionalistas populistas, nacionalistas estúpidos, están enamorados de sus propios países", dijo el presidente de la UE a CNN el 22 de mayo.

Según el periodista, "es poco probable que la ola populista suavice la postura de la UE, hasta el momento ha tenido el efecto contrario".

El PPE y el S&D necesitan nuevos aliados después de perder la mayoría combinada

Al mismo tiempo, el dominio de los partidos constitutivos del Parlamento Europeo se ha destruido . Como resultado de las elecciones, dos grandes bloques centrales, el Partido Popular Europeo (PPE) y la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) perdieron su mayoría combinada.

Entonces surge la pregunta de qué alianzas es probable que concluyan las coaliciones del PPE y del S&D para recuperar sus posiciones de liderazgo.

Según Pozzati, las dos grandes fuerzas, los Verdes y la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE) lo pensarían dos veces antes de unirse a la coalición del establishment.

"Los Verdes no se han unido a la coalición gobernante alemana", señaló el periodista. "En parte porque su política económica, aunque es bastante utópica, no está en línea con la" gran coalición", la Grosse Koalition, que apoya la austeridad, y por lo tanto, a la UE. Por lo tanto, sería sorprendente ver a los Verdes unirse a la alianza del establishment (EPP + S & D) tan pronto".

Por otro lado, "una alianza que incluye tanto a los liberales (ALDE) como a los socialistas y demócratas también es problemática, especialmente para el S&D", opina.

"Detrás de la debacle electoral de los socialdemócratas se encuentra su incapacidad para poner aguas azules claras entre ellos y los moderados de centro-derecha", opinó Pozzati, y agregó que "una alianza con los liberales demócratas de ALDE podría ser el último beso de la muerte para el S&D".

La disolución de la UE no llega a corto o mediano plazo

Mientras tanto, el ex estratega de la Casa Blanca Steve Bannon predijo que la integración europea está "muerta" después de que los partidos populistas en Italia, Francia y Gran Bretaña ganaron las elecciones europeas.

Pozzati trazó paralelismos entre las visiones de Bannon y Salvini, e hizo hincapié en que el líder de la Liga "no pretende, nunca tuvo la intención realmente, de abandonar la UE". Según el comentarista italiano, Salvini pretende crear una "Unión Europea más perfecta".

"[Salvini] cree que la UE puede y debería ser reformada", dijo el periodista. "Por una 'Nueva Europa', quiere decir que abandone su postura a favor de la inmigración, que vaya más allá de la austeridad en la política económica, que devuelve a sus estados miembros parte de la autonomía que han perdido durante el proceso de integración europea".

Según Pozzati, "la posición de Bannon no podría ser más diferente, su actitud es, a la vez, más realista y cínica".

Sin embargo, el comentarista cree que "en el corto a mediano plazo no se producirá ninguna disolución del bloque".

"La UE no es simplemente un bloque: es la expresión de un establecimiento supranacional y transatlántico", explicó. "Para demoler la UE, es necesario al menos debilitar el estblishment del cual la UE es la expresión. La elección de Trump fue un paso en esta dirección".

Sin embargo, a pesar de que Trump llamó al Brexit del Reino Unido y rechazó el bloque al reducir temporalmente el estatus diplomático de la UE de un país al de una entidad internacional en enero pasado, EE. UU. necesita a la UE, ya que es mucho más conveniente que Washington siga controlando Europa "a través de una organización única, fácilmente influenciable", concluyó Pozzati.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue