alt

Kiev ha sufrido desequilibrios comerciales con la mayoría de sus socios europeos, según los últimos datos de la agencia de estadísticas del país. Ucrania todavía está luchando para que sus productos nacionales cumplan con los rigurosos estándares de la Unión Europea.

Solo en el primer trimestre del año en curso, el déficit comercial general con la Unión Europea ascendió a $ 535 millones. La economía número uno de Europa, Alemania, fue la que más contribuyó a una brecha cada vez mayor.

Ucrania firmó el controvertido acuerdo de asociación con la UE hace cinco años, poco después de que la revolución de Maidan derrocara al gobierno del entonces presidente Viktor Yanukovich, quien había rechazado el acuerdo de asociación. La parte política del acuerdo ha estado vigente desde septiembre de 2014 y la parte económica ha operado de facto desde enero de 2016.

Sin embargo, los productores del país tuvieron que enfrentar el problema de las cuotas que limitan los volúmenes de bienes exportados a los países de la UE. Ucrania puede suministrar solo 36 tipos de productos libres de impuestos y en cantidades limitadas. Por lo tanto, el acuerdo permitió al país vender solo 3,000 toneladas adicionales de miel, 500 toneladas de vino, 650,000 toneladas de maíz / harina de maíz, 7,800 toneladas de cebada y harina, 4,000 toneladas de avena y algunos otros productos. Después de agotar la cuota, los fabricantes ucranianos pueden suministrar sus productos a Europa sin beneficios comerciales. Las cuotas normalmente se llenan al comienzo de cada año fiscal.

A principios de esta semana, el ex ministro de economía de Ucrania, Viktor Suslov, acusó a los funcionarios de la UE de imponer «términos desfavorables predeterminados» sobre Kiev, al firmar el acuerdo. El ex funcionario estatal destacó la incapacidad de Ucrania para competir con los estados miembros de la UE cuando se trata de economía. Por lo tanto, el país aceptó los términos del acuerdo, que trajo a Kiev solo cuotas y restricciones, mientras abría el mercado ucraniano a un flujo ilimitado de productos europeos.

Hablamos con analistas para encontrar la lógica detrás de la política económica de Ucrania, que no solo hundió el comercio del país, sino que sumió a Kiev en enormes deudas después de romper todos los vínculos con Rusia.

«Fue la decisión de Poroshenko (el ex ministro y presidente Petro) de romper todos los lazos con Rusia y abordar la integración con Europa occidental, a pesar de que los estándares tecnológicos europeos, como ISO y DIN, difieren en gran medida de los adoptados en Ucrania y heredados de Unión Soviética «, dijo Vladimir Rojankovsky, experto en el Centro Financiero Internacional.

El experto explicó que en lo que se refiere al comportamiento discreto hacia su nuevo socio en perspectiva, Bruselas debería haber explicado al nuevo gobierno de Ucrania todas las complejidades de la fusión con los estándares tecnológicos europeos y debería haber asesorado en el tiempo necesario para alcanzar parcialmente el cumplimiento y la integración.

“Fue bastante posible determinar que dichas empresas de maquinaria pesada como motor sitch o, digamos, el fabricante de aviones Antonov — no son aptos para vender su producción a Europa occidental o en cualquier otro lugar, excepto Rusia en el futuro cercano”, dijo Rojankovsky. “La pérdida de un mercado y no obtener el otro es, al parecer, una herida autoinfligida económica que debería haber sido evitada por todos los medios.”

Los economistas dicen que el rendimiento económico de Ucrania ha empeorado gravemente en los últimos años en medio del constante crecimiento del endeudamiento externo del país. La deuda interna y externa en general, que ha crecido en $ 13 millones durante el período de la cooperación financiera con el Fondo Monetario Internacional, ahora asciende a 70 por ciento del PIB del país.

De acuerdo con un analista senior del primer ministro Sergey Suverov del banco de inversiones con sede en Moscú, esta cifra no ha alcanzado un nivel crítico hasta el momento, pero es lo suficientemente grande como para considerar rechazar el programa de austeridad del fondo y no pagar la deuda externa.

«El incumplimiento no es la mejor manera de salir, por supuesto, ya que tal paso provocaría una fuerte devaluación de la moneda nacional y el crecimiento de la inflación, empeorando aún más los estándares de vida de los ciudadanos ucranianos promedio», dijo el experto, y agregó que el incumplimiento también podría reducir la ayuda financiera externa durante muchos años.

Los préstamos obtenidos por estados con dificultades económicas como Ucrania de varias organizaciones internacionales no tienen como objetivo sacar a esos países de la pobreza, dijo a RT Maria Salnikova, analista jefe de la consultora de inversiones Expert Plus.

“La táctica del FMI es imponer préstamos y vivir con intereses crediticios. No hay una sola razón para obtener el siguiente tramo, aparte del hecho de que Kiev necesitará efectivo para pagar $ 2 mil millones para cubrir el préstamo anterior», dijo el economista, y destacó que Ucrania está «cavando» en un endeudamiento completo sin perspectivas de mejorar su posición en una arena internacional o crear un mejor nivel de vida en el país.

La decisión misma de cooperar con el FMI fue realmente equivocada, ya que las autoridades ucranianas fueron dirigidas definitivamente no por los intereses nacionales sino por el entendimiento de que su tiempo en el timón es limitado, según Denis Lisitsin, director de gestión de activos de Aerarium Group.

«Si un estado soporta cada vez menos gastos relacionados con el apoyo a las necesidades sociales y las balanzas comerciales, el FMI impone préstamos más grandes y, por lo tanto, intereses de préstamos más grandes», dijo Lisitsin, subrayando que el FMI comúnmente obliga a sus prestatarios a implementar políticas de austeridad recortando el gasto público. , aumentando las tarifas públicas y aboliendo gradualmente los subsidios y programas sociales.

El economista destacó que, a pesar de todo, el elemento económico clave de cualquier plan para enriquecer el presupuesto ucraniano sigue siendo la cooperación con la vecina Rusia.

Una visita de Zelensky solamente a los soldados

Alexander Kots

No es una sorpresa que el nuevo presidente de Ucrania haya visitado las posiciones avanzadas del Ejército Ucraniano en la zona de la “Operación de Fuerzas Conjuntas” [que formalmente sustituyó a la “operación antiterrorista”, es decir, la guerra en Donbass-Ed]. Antes o después, el comandante en jefe tenía que dejarse ver rodeado de gigantes con metralletas. En realidad, es una actor que ya había ido a Donbass a hacer bolos: había actuado para los “voluntarios”.

Zelensky ha ido a ver las condiciones en las que su ejército protege a toda Europa de Rusia. Y se quedó algo sorprendido con algunas cosas. Por ejemplo, con que los lavabos están en la calle, las camas son más bien camastros y las ventanas están rotas. Las condiciones de los militares deberían ser aceptables, resumió más adelante Zelensky en una reunión con el jefe del Estado Mayor, RuslanJomchak y el comandante de la “Operación de Fuerzas Conjuntas” OleksandrSyrskiy.

Como subrayó la Administración Presidencial de Ucrania, el comandante en jefe visitó ese día la ciudad de Schastye y un puesto de vigilancia en las trincheras de StanitsaLuganskaya: “las posiciones enemigas más cercanas están a 400 metros”, especificó por alguna razón la Administración Presidencial.

Tengo una ligera idea de dónde están esas posiciones, las he visto desde las posiciones de los soldados de la RPD. Y puedo decir con certeza que esas trincheras están a unos tres minutos de paseo de las viviendas civiles más cercanas. Muchos han notado que, al ir a la guerra, el presidente no se ha vestido de camuflaje como lo hacía su predecesor y llegó vestido con un pantalón y una camisa sobre la que se puso el chaleco antibalas. Muchos opinan que es una señal de que el nuevo jefe de Estado es ajeno al militarismo. Y eso quiere decir que es presidente de la paz (recuerdo que es así como se autodenominaba Poroshenko).

Pero, después de charlar con los militares en la línea del frente, el “presidente de la paz” habría ido a visitar a los residentes locales. Habría ido a ver si sus ventanas están rotas, si tienen suficiente para comer, si los ataques de los “separatistas” les molestan. Sería un acto normal de relaciones públicas y un acto humano. Al fin y al cabo, no solo le han votado los hombres de uniforme sino los residentes de Donbass que están cansados de una guerra que no empezó Zelensky.

Pero Zelensky no fue a verles. Puede que porque le podrían haber preguntado por sus palabras en el discurso de investidura: “no tengo miedo de tomar decisiones complicadas, estoy dispuesto a perder popularidad y, si es necesario, sin dudarlo, estoy dispuesto a perder mi puesto para que llegue la paz”. Pero la paz no ha llegado pese a que el presidente dio la orden al jefe del Estado Mayor de que cesara el fuego. Aquí hay una incompleta lista de las hazañas del Ejército Ucraniano solo en la RPD la primera semana de la presidencia de Zelensky:

-55 ataques en 19 localidades con uso de artillería de 122mm, mortero de 120mm y 82mm, ametralladoras, lanzagranadas, ametralladoras de gran calibre y armas ligeras.

-15 ataques de artillería, 209 proyectiles de 122mm; 104 de 120mm.

-La noche después de la partida de Zelensky, los soldados ucranianos utilizaron drones para lanzar una granada y una mujer de 70 años resultó herida por múltiples fragmentos de metralla en la cabeza, las manos y medio cuerpo.

No se trata de si la actividad del Ejército Ucraniano aumenta o desciende. Esto es la rutina normal en Donbass, que el presidente de Ucrania debería avergonzarse al conocer. Y si continúa ignorando el contacto con los residentes comunes de las líneas del frente, está condenado a perder el apoyo del electorado que votó por la paz y normalización de las relaciones con Rusia. Algo que Zelensky rechazó en cuanto fue investido.

Fuente: Slavyangrad

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero