El Tribunal Constitucional de Moldavia suspendió de su cargo al presidente Igor Dodon y traspasó temporalmente sus funciones al primer ministro interino Pavel Filip. El propio presidente tachó la decisión de "usurpación del poder".

"Es un paso extremo (...): utilizar el control sobre el Tribunal Constitucional para usurpar el poder", declaró Dodon, citado por los medios rusos.

Según el político, el Partido Democrático –que controló el anterior Parlamento y gabinete de ministros– no quiere traspasar su poder de una manera pacífica a la mayoría parlamentaria y al Gobierno legítimo. Además, agregó que la formación de la coalición gobernante y del Gobierno fue reconocida por los socios externos de Occidente y del Este.

El político reveló haber solicitado la mediación internacional en el proceso de traspaso pacífico del poder aunque no excluyó la posibilidad de iniciar una movilización sin precedentes del pueblo de Moldavia a través de las protestas.

El Parlamento moldavo aprobó el 8 de junio la declaración "Sobre el Estado ocupado". En particular, el documento dice que la corrupción está ampliamente extendida en Moldavia mientras que los oligarcas obtuvieron el control total sobre los tribunales.

Además, los parlamentarios se preocupan de violaciones de derechos humanos en el país. El copresidente de la alianza política ACUM, Andrei Nastase, comunicó que esta declaración es una moción de censura al Tribunal Constitucional. El documento prevé la dimisión de Fiscal General, jefe del Servicio de Información y Seguridad, miembros de la Comisión Central Electoral entre otros altos cargos.

El Tribunal Constitucional de Moldavia calificó de ilegales las acciones del Parlamento porque los diputados no consiguieron formar el Gobierno después de las elecciones hasta la medianoche del 7 de junio, tal y como lo prevé la ley. La Administración del presidente moldavo  considera que el Tribunal Constitucional abusa de su poder.

El primer ministro de Moldavia convoca elecciones anticipadas para el 6 de septiembre

CHISINAU (Sputnik) — El primer ministro en funciones de Moldavia, Pavel Filip, en quien la Corte Constitucional endosó el ejercicio de atribuciones presidenciales con carácter interino, decretó la disolución del Parlamento y el adelanto de los comicios legislativos para el próximo 6 de septiembre.

"La Corte Constitucional ha determinado las condiciones para disolver el Parlamento. Delante de ustedes firmo un decreto sobre la convocatoria de las elecciones anticipadas para el 6 de septiembre", declaró Filip ante los periodistas.

El Partido de Socialistas de la República de Moldavia (PSRM, prorruso) y el bloque electoral ACUM (europeísta) anunciaron el 8 de junio, tras varios meses de conversaciones infructuosas, la creación de un gobierno presidido por Maia Sandu, así como la elección de Zinaida Greceanii como presidenta de la asamblea legislativa.

Sin embargo, la Corte Constitucional (CC) de Moldavia invalidó sus decisiones alegando que la asamblea debe disolverse por no haber respetado la fecha límite del 7 de junio para formar gobierno.

Los magistrados acusaron al mandatario moldavo, Igor Dodon, de negativa deliberada a cumplir su obligación constitucional de disolver la asamblea legislatura y ordenaron que el primer ministro en funciones, Pavel Filip, asuma con carácter interino la presidencia de la república a fin de asegurar la convocatoria de nuevas elecciones.

Dodon y sus aliados sostienen que el Partido Demócrata, de Vladimir Plahotniuc, está intentando usurpar el poder en Moldavia con la ayuda de jueces de bolsillo, llaman a iniciar protestas pacíficas y solicitan la mediación internacional para resolver la actual crisis política.

El presidente de Moldavia pide mediación internacional para asegurar traspaso de poder

CHISINAU (Sputnik) — El presidente de Moldavia, Igor Dodon, solicitó la mediación internacional para asegurar un traspaso de poderes pacífico en su país.

"Por lo que vemos, el Partido Demócrata no tiene la intención de transmitir pacíficamente el poder a la mayoría parlamentaria legítima y al gobierno legal. Y esto, a pesar de que los procedimientos parlamentarios y el nuevo gobierno formado ayer [el 8 de junio] fueron apoyados por la mayoría de los ciudadanos y reconocidos por nuestros socios en Occidente y en el Este. En esta situación, no nos queda otra solución sino dirigirnos a la comunidad internacional para que sea mediador en el proceso de transferencia pacífica del poder y/o instar a la población de Moldavia a una movilización sin precedentes para comenzar protestas pacíficas", manifestó Dodon en una declaración publicada en su página de Facebook.

En declaraciones a Sputnik, Dodon subrayó que "es un paso desesperado aprovechar el control sobre la Corte Constitucional para continua usurpación del poder".

A la pregunta de cuál será la línea de comportamiento en esta situación, el presidente moldavo, suspendido en más de una ocasión en el ejercicio de algunas atribuciones, fue lacónico: "Una movilización externa e interna".

Análisis: El país europeo que se proclama "ocupado"

El Parlamento de Moldavia aprobó la declaración "Sobre el Estado ocupado" y formó un nuevo Gobierno.

"El Parlamento de la República de Moldavia, como el único cuerpo legislativo del país, (...) manifiesta su preocupación por el hecho de que el Estado y las instituciones del país hayan sido ocupadas", dice el texto de la declaración, que fue leído desde el podio por el co-presidente del bloque ACUM Andrei Nestase.

El documento dice que la corrupción está muy extendida en Moldavia, y los oligarcas han ganado el control total sobre los tribunales. Además, los parlamentarios expresaron su preocupación por las violaciones de los derechos humanos y las libertades.

Según Nastase, la declaración es un voto de no confianza para el Tribunal Constitucional. Prevé la renuncia del Fiscal General, el jefe del Servicio de Información y Seguridad, los miembros de la Comisión Central Electoral, la dirección del Centro Nacional Anticorrupción, la Corte Suprema y otras instituciones.

Nastase declaró la necesidad de adoptar con urgencia los documentos necesarios para la liberación de estas instituciones y la abolición del sistema electoral mixto.

Todos los diputados presentes en la reunión votaron a favor de la declaración.

Crisis política en Moldavia

La crisis política en Moldavia comenzó inmediatamente después de las elecciones parlamentarias de febrero debido a que los partidos clave no lograron ponerse de acuerdo en crear una mayoría y formar un Gobierno.

A inicios de junio se publicaron varios vídeos grabados por una cámara oculta, que supuestamente muestran las conversaciones del presidente de Moldavia, Igor Dodon, y el líder del Partido Demócrata, Vladimir Plahotniuc. Los políticos discuten un acuerdo, que debe firmarse en presencia del embajador ruso. Dodon y Plahotniuc argumentan que la parte rusa prometió cerrar todos los casos criminales contra Plahotniuc a cambio de un acuerdo sobre la federalización de Moldavia. El tercer video está dedicado a las transferencias de dinero que Dodon supuestamente recibió de Moscú.

Después de la aparición de estos vídeos, el Partido Demócrata, que controla el Gobierno, exigió la renuncia del presidente.

El 8 de junio el bloque proeuropeo ACUM formó una coalición con el Partido de los Socialistas proruso para adoptar un paquete de leyes antioligárquicas y formar un Gobierno interino. La líder del ACUM, Maia Sandu, fue elegida para el cargo de la primera ministra.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional declaró ilegales los decretos del presidente Igor Dodon sobre el nombramiento de la primera ministra y la formación de un nuevo Gobierno.

Por su parte, Plahotniuc dijo que "hubo un intento de golpe de Estado en Moldavia y todos los culpables serán castigados de acuerdo con la ley".

Como resultado, el edificio del Parlamento donde además de los propios parlamentarios también se reunieron diplomáticos de Rusia, EEUU y la UE, sufrió un apagón.

La reacción de Rusia

Al comentar la situación en Moldavia, el representante especial del presidente de Rusia para el desarrollo de las relaciones comerciales y económicas con este país, Dmitri Kozak, dijo que Plahotniuc realmente sugirió concluir acuerdos secretos con el Partido de los Socialistas de Moldavia con obligaciones de cambiar diametralmente el vector de política exterior de Moldavia de occidental a oriental.

"Como sabemos con seguridad, estas propuestas fueron rechazadas categóricamente. La práctica histórica muestra que cualquier acuerdo político secreto conduce en última instancia al desastre tanto para los políticos involucrados en tales conspiraciones, como para los ciudadanos", dijo Kozak.

Según él, Rusia insiste en la necesidad de una mejora radical de la situación política actual en la república. Además, Kozak confirmó que Moscú considera que la crisis política en Chisinau es un proceso político exclusivamente interno.

"Pero para Rusia es extremadamente importante que las fuerzas que determinan el vector de desarrollo de la política exterior de Moldavia reflejen la verdadera voluntad de sus ciudadanos", dijo Kozak.

En su opinión, el AKUM y el Partido de los Socialistas de Moldavia, superando las diferencias políticas, adoptaron una posición "valiente y pragmática" basada en la voluntad real de los ciudadanos de Moldavia.

El periódico ruso Kommersant escribió en 2018 que en Moldavia se desarrolla un drama único en el espacio postsoviético, y tal vez en toda Europa.

"Aumenta cada vez más la cantidad de personas que quieren que la república desaparezca como un Estado independiente y se convierta en parte de la vecina Rumania. Aproximadamente una cuarta parte de la población apoya esta idea. Bucarest no tiene nada en contra. El movimiento sindicalista que gana peso día tras día puede provocar un aumento del separatismo dentro del país y convertir a Moldavia en una nueva fuente de problemas geopolíticos en la región", predijo el corresponsal de Kommersant en este país, Vladímir Solovióv.

Las filas de los que abogan por la pérdida de la independencia por parte de Moldavia se reponen constantemente incluso porque las condiciones de vida se deterioran debido a la corrupción total, la crisis económica y la dictadura oligárquica establecida por el Partido Demócrata, añade Solovióv.

Según este periodista rusa, así como para otros expertos rusos, precisamente Plahotniuc es el verdadero jefe de Moldavia. Es más, el oligarca es buscado por los agentes de la ley rusos por un intento de asesinato, y también está acusado de participar en el plan de retirar 37.000 millones de rublos (589.000 dólares) de Rusia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue