alt

Los demócratas de la Cámara estadounidense de Representantes introdujeron el jueves varias medidas para bloquear las ventas de armas a Arabia Saudí, mientras el Senado parece tener los votos necesarios para rechazar esas transacciones.

Una de las iniciativas en la Cámara baja, encabezada por el congresista Ted Lieu, evitaría las 22 ventas de armas que el Gobierno de Donald Trump aprobó recientemente para Riad y Emiratos Árabes Unidos, según un comunicado de prensa del Comité de Asuntos Exteriores de ese órgano legislativo.

Por ley, ese tipo de negocios requieren la aprobación de los miembros del Capitolio, pero el ejecutivo del mandatario republicano evitó cualquier revisión del polémico acuerdo por parte de los legisladores al declarar el mes pasado una ‘emergencia’ de seguridad nacional, con el argumento de una supuesta amenaza planteada por Irán.

De ese modo, el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, anunció que se realizarán las ventas de armamento a esos dos países por un total de 8,1 mil millones de dólares.

La declaración de emergencia no es más que un grave abuso de poder por parte de una administración a la que no le gusta que le digan ‘no’, expresó Lieu en un comunicado.

Mientras tanto, medidas presentadas por los representantes David Cicilline, Abigail Spanberger y Tom Malinowski buscan específicamente evitar las transferencias de bombas guiadas de precisión.

Por su parte, la próxima semana el Senado debe votar sobre 22 resoluciones de desaprobación de esas transferencias, las cuales solo necesitarían una mayoría simple para su aprobación.

Como se espera que los 47 demócratas de la Cámara Alta de 100 miembros apoyen esas iniciativas, necesitarían el apoyo de al menos cuatro republicanos para lograr esa ventaja y enviar las propuestas a la Cámara de Representantes, donde tiene el control el partido azul.

Tres senadores de la fuerza roja, Rand Paul, Lindsey Graham y Todd Young, firmaron como patrocinadores cuando se introdujeron las resoluciones la semana pasada, y según el portal digital The Hill, un portavoz confirmó que Mike Lee se unió como copatrocinador, lo cual daría la mayoría necesaria para avalarlas.

Otros republicanos como Susan Collins, Steve Daines, Lisa Murkowski y Jerry Moran, que votaron junto con los demócratas sobre una resolución para poner fin al apoyo a Arabia Saudita en la guerra en Yemen, también podrían respaldar las nuevas iniciativas contra las ventas de armas.

Medios estadounidenses indican que el enojo ha ido en aumento en el Capitolio durante meses por los estrechos lazos de la administración Trump con los saudíes, debido a las bajas civiles y otros efectos de ese conflicto liderado por Riad, una campaña militar que cuenta con la asistencia de Washington.

Las tensiones también se incrementaron tras la muerte del periodista saudí Yamal Khashoggi, quien residía en Estados Unidos y fue asesinado en octubre pasado en el consulado de su país en Estambul, Turquía.

Así persigue Arabia Saudí a mujeres que huyen del país

Arabia Saudí usa la huella digital de celulares para localizar a las mujeres que huyen de la represión que sufren en el país, revela ‘Business Insider’.

El portal estadounidense reveló el miércoles que las autoridades saudíes usan la Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI, por su acrónimo del inglés), un número de 15 dígitos con el que se identifica cada teléfono móvil, para perseguir y ubicar a las mujeres saudíes que huyen del autoritarismo del régimen.

Así, explica Business Insider, los agentes saudíes de seguridad usan para ubicar a mujeres que huyen de la represión, tecnología usada normalmente para localizar un teléfono robado o a terroristas.

Una mujer saudí ha contado al medio cómo la inteligencia saudí colaboró con la Policía georgiana para conseguir su IMEI en el país del Cáucaso.

Otra, cuyo país de acogida no se especifica, ha señalado cómo agentes saudíes fueron a la casa de su familia y exigieron la caja de su celular para conseguir su IMEI, que funciona casi como un número de serie, explica Business Insider.

La fuente hace notar que el cambio de tarjeta SIM no cambia el IMEI, por lo que no resulta fácil huir del radio de alcance saudí en ninguna parte del mundo.

También hay fuentes que aseguran que las autoridades saudíes han logrado repatriar a algunas de las fugitivas usando la misma tecnología.

Pese a ciertos derechos otorgados, como el de conducir, Arabia Saudí sigue siendo uno de los países más restrictivos del mundo para las mujeres, quienes están obligadas, entre otras medidas, a contar con la aprobación de un pariente masculino que hace las veces de tutor legal para tomar decisiones importantes.

El régimen de los Al Saud es muy criticado por violar los derechos humanos de sus ciudadanos, sobre todo de los activistas. En mayo de 2018, la oenegé Amnistía Internacional (AI) advirtió del aumento de la represión de los activistas a favor de los derechos de la mujer en Arabia Saudí y consideró preocupantes las detenciones que se acababan de producir en ese entonces.

Los capitales saudíes abandonan el país

Las empresas saudíes sufren debido a las reformas del príncipe heredero. El plan de reforma de Mohammed bin Salman se basó en la participación del sector privado, pero el proyecto dificultó la vida de las empresas saudíes, escribe el Financial Times.

“En una red de callejuelas y calles empedradas en la antigua ciudad de Yeddah, más de 20 tiendas están cerradas, carteles de “Se Alquila” están pegados en grandes puertas de madera. Comerciantes en tiendas adyacentes, que venden desde abayas hasta colchones, relojes chinos, perfumes y especias, lamentan la caída de las ventas, el éxodo de más de 1,7 millones de trabajadores extranjeros y los crecientes costos de las políticas gubernamentales.”

El periódico Financial Times, en un artículo publicado el 9 de junio, describe la situación de los comerciantes saudíes.

Un abogado saudí se hace eco del tono pesimista: su oficina ha participado en el cierre de más de 50 compañías en los últimos 18 meses. “Es principalmente una cuestión de dinero, no es la viabilidad del negocio, sino la falta de ingresos”, dice el abogado, quien, como muchos entrevistados, pide no dar su nombre por temor a ser arrestado por el régimen, también escribe el periódico.

Según el Financial Times, las reformas económicas previstas por Mohammed bin Salman han debilitado el sector privado. Las empresas saudíes del sector privado sufren la volatilidad que resulta de la política económica del príncipe heredero, líder de facto del país, mientras que los extranjeros están abandonando cada vez más el reino.

“Al igual que muchas empresas saudíes, el país ha tenido cinco años de crecimiento decepcionante y medidas de austeridad impuestas por el gobierno. Mepco (una fábrica de papel en Yeddah) y su filial de reciclaje despidieron a decenas de personas para “mitigar los efectos de la subida de los impuestos que se pagan por tener empleados extranjeros y adaptarse a la nueva situación”, escribe el periódico.

Decepcionados, los comerciantes intentan de alguna manera mantener la esperanza. “El cambio es inminente y tienes que ser parte de él. No hay otra opción”, dice un líder empresarial.

Tales discursos contradictorios se han convertido en algo común desde que el Príncipe Mohammed lanzó su “Plan de Modernización Visión 2030”. Tres años después, el país sigue cambiando y mientras algunos saudíes se muestran algo optimistas, otros murmuran con preocupación por su situación, dice el periódico.

Se supone que la famosa Vision 2030de MBS puede poner fin a la dependencia de Riad de sus exportaciones de petróleo y diversificar las fuentes de ingresos involucrando al sector privado.

Según Financial Times, los objetivos de “Visión 2030” incluyen aumentar la contribución del sector privado al Producto Interno Bruto (PIB) del 40 al 65 por ciento. El gobierno también ha establecido la meta de crear 450.000 empleos no gubernamentales para 2020, con el objetivo de reducir la tasa de desempleo en Arabia Saudí del 12.5 por ciento al 9 por ciento el próximo año.

El plan Visión 2030 aún está lejos de alcanzar todos sus objetivos, pero las compañías saudíes ya se han visto afectadas en gran medida por los cambios radicales de MBS. Los recortes masivos en los subsidios a la energía, así como la introducción del IVA, están afectando al gasto de los hogares. Después de la caída en los precios del petróleo en 2014, decenas de miles de millones de dólares en contratos gubernamentales permanecen sin pagar a las empresas que los ejecutaron. Los fuertes aumentos en los impuestos a los trabajadores extranjeros, que representan aproximadamente el 90 por ciento de los empleos del sector privado, y a las personas a su cargo están aumentando los costos y reduciendo las ganancias, lo que desencadenó un éxodo de trabajadores extranjeros. Y además, la caída en la demanda de los consumidores ha resultado en una deflación, dice el autor del artículo.

“Hay alrededor de 7.000 empresas industriales en Arabia Saudí y muchas de ellas están perdiendo dinero o simplemente no ganan apenas dinero”, dijo un empresario extranjero activo en Arabia Saudí. Según el Financial Times, algunos todavía están conmocionados por la supuesta campaña anticorrupción del príncipe Mohammed bin Salman, durante la cual más de 300 príncipes, empresarios y ex empleados del estado fueron encarcelados en el hotel Riyadh Ritz-Carlton a finales de 2017 para sacarles su dinero.

El artículo concluye que esta situación ha llevado a muchos empresarios activos en el sector privado saudí a retirar su capital del país y acudir a los mercados extranjeros.

Source: TheFinancial Times

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue