Muy preocupados por la inminente pérdida de miles de millones de dólares en el comercio con Huawei, los gigantes de Silicon Valley han estado presionando discretamente a la administración Trump para aliviar su prohibición de vender componentes a la empresa tecnológica china.

Huawei gastó alrededor de $ 11 mil millones el año pasado comprando componentes a docenas de compañías estadounidenses, incluidos chips de Qualcomm, así como software de Microsoft y Google. Las empresas estadounidenses van a perder ese negocio una vez que sus licencias temporales de 90 días, otorgadas luego de la lista negra de Huawei en Washington y 70 de sus subsidiarias, expiren el 20 de agosto.

Para evitar que eso suceda, los principales fabricantes de chips de EE. UU., como Intel, Qualcomm y Xilinx, han presionado silenciosamente al Departamento de Comercio para aliviar su prohibición de ventas a la firma china, informó Reuters, citando fuentes anónimas de la industria.

No se trata de ayudar a Huawei. Se trata de prevenir daños a las empresas estadounidenses.

Si bien los detalles de las negociaciones no se han revelado, Huawei destacó que no ha pedido a sus socios comerciales estadounidenses que hagan cabildeo en su nombre.

«Lo hacen por su propio deseo porque, para muchos de ellos, Huawei es uno de sus principales clientes», explicó Andrew Williamson, vicepresidente de asuntos públicos de Huawei. Dijo que perder el mercado chino tendrá consecuencias «catastróficas» para algunos de ellos.

La Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA) confirmó las reuniones en curso entre los fabricantes de chips y los funcionarios de la administración, que comenzaron casi inmediatamente después de la lista negra de Huawei en mayo, mientras que el Departamento de Comercio dijo que esas conversaciones no tienen influencia sobre las «acciones de aplicación de la ley».

«Las tecnologías que no están relacionadas con la seguridad nacional, parece que no deberían estar dentro del alcance de la orden», explicó Jimmy Goodrich, vicepresidente de política global de SIA. «Y hemos transmitido esta perspectiva al gobierno».

Solo cuatro empresas chinas representan el 50% de la cuota de mercado global de Android

 

Es el problema de elegir pelear con alguien de tu propio tamaño.

Solo cuatro empresas chinas representaron el 48 por ciento de los envíos mundiales de teléfonos con Android en el primer trimestre de 2019. Al agregar a los fabricantes más pequeños, la participación se eleva al 67 por ciento.

¿Qué pasa si todos respaldan y cambian al sistema operativo de Huawei? Esa es una pregunta interesante.

En dos años a partir de ahora, cuando esté claro si el sistema operativo de Huawei es bueno y si es capaz de competir en número y calidad de aplicaciones y ser aceptado por el consumidor, ¿por qué los fabricantes chinos no cambian de manera preventiva al software? ¿Alguna vez se les prohibió acoplarse repentinamente con su producto?

Y tenga en cuenta que el mercado de EE. UU. es solo una parte del pastel mundial de teléfonos inteligentes:

Lo único que está claro es que librar una guerra económica contra China no se parece en nada a librar una guerra semejante contra Irán, Cuba, Venezuela o Rusia, en realidad, China es el igual económico de Estados Unidos y no puede ser perjudicado por este último sin que Estados Unidos sufra al menos el mismo daño.

Por una vez, Estados Unidos pelea con alguien de su propio tamaño.

¿Por qué la tecnología 5G ha generado la guerra?

Parece que ganar la actual guerra comercial entre los poderes mundiales como EE.UU. y China es algo más que una necesidad económica; es un imperativo geoestratégico.

En el presente vídeo, les presentamos cómo la tecnología quinta generación (5G) —cuya expansión trata de limitar EE.UU. sancionando a la gigante de telecomunicación china Huawei— tiene una importancia estratégica para la futura supremacía global.

Es China el país que encabeza la carrera por la 5G, según indicó CTIA, una consultora de análisis de la industria de las telecomunicaciones inalámbricas con sede en Estados Unidos.

VIDEO

Huawei presenta una demanda contra el Departamento de Comercio de EE.UU. por incautarle material

La compañía tecnológica Huawei ha presentado una demanda contra el Departamento de Comercio de EE.UU. en la que exige la devolución de sus equipos confiscados por las autoridades de EE.UU. en septiembre de 2017 cuando estos estaban siendo transportados para regresar a China.

En el documento judicial, Huawei impugna el hecho de que estos equipos estén sujetos a la ley estadounidense sobre el control de las operaciones de exportación e importación. El demandante insiste en que las autoridades estadounidenses actuaron ilegalmente al decidir confiscar el material, que primero fue llevado a EE.UU. y luego enviado de vuelta a China.

"Los equipos, según el conocimiento que tiene Huawei Technologies USA, permanecen en un limbo burocrático en un almacén de Alaska", afirma el gigante tecnológico chino en su demanda.

EE.UU. está inmerso en un duro enfrentamiento con Huawei, a la que acusa de emplear sus dispositivos para espiar a favor de Pekín, algo que la empresa desmiente. En mayo pasado, el Departamento de Comercio estadounidense incluyó al gigante chino y a 70 empresas afiliadas en una lista negra comercial que impide a la firma comprar piezas y componentes a compañías norteamericanas sin la aprobación de Washington.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue