alt

Las empresas estadounidenses pierden valor e inversiones vertiginosamente a medida que un 'shock de esquisto' amenaza el mercado de petróleo. Descubre cómo la que en su día fue la industria más próspera de EEUU empezó a 'cojear de una pata'.

La Agencia Internacional de la Energía comunicó que la oferta global de petróleo superará a la demanda en 900.000 millones de barriles diarios en el 2020. Este desequilibrio podría producirse después del arranque de nuevos proyectos en Brasil, Noruega y Canadá, que se sumarán al boom de esquisto en EEUU y presionarán a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Según la Agencia Internacional de la Energía, en abril del 2019 la producción de petróleo en EEUU superó los 12,1 millones de barriles diarios.

La extracción en la Cuenca Permian ha sido la principal fuente de ingresos recibidos por las empresas estadounidenses en los últimos años. Entre el 2011 y el 2019, la producción de crudo en este lugar del mundo se cuadriplicó tras alcanzar un volumen de cuatro millones de barriles diarios.

A pesar de este aumento, la industria estadounidense sigue enfrentando un serio problema relacionado con la escasez de inversiones.

La situación, al detalle

En el 2018, los gastos realizados por productores de petróleo de esquisto de EEUU excedieron sus ingresos. Sin embargo, los fabricantes estadounidenses continúan poniendo hoy en día la extracción de petróleo por encima del flujo de caja y los retornos a los inversores, informa la agencia Reuters.

Los datos de su análisis revelaron que pocos productores generaron retornos sólidos, incluso cuando el precio del crudo subió un 28% en el 2018 hasta situarse en un promedio de 65,06 dólares por barril. Para comparar en el 2017, el crudo costaba unos 50,79 dólares.

Según los cálculos de los analistas, un inversor que hubiera invertido 100 dólares en el índice S&P 500 Oil & Gas Exploration & Production en el 2013 pudo devolver tan solo 58,99 dólares a finales del 2018. A continuación puedes ver las sumas que podría haber salvado un inversor tras invertir 100 dólares en ciertas compañías estadounidenses en el transcurso del mismo plazo.

  • Whiting Petroleum Corp. — 9 $
  • Apache Corp. — 33,51 $
  • Devon Energy Corp. — 38,88 $

En contraste, los inversores que optaron por el índice S&P 500 —que engloba a 500 empresas más grandes de EEUU— aumentaron sus fortunas hasta los 150,33 dólares, compara la agencia.

"Fue un momento crítico [para los productores]. Perdieron la confianza de los inversores", según comentó los resultados del estudio Clark Williams-Derry, director de un departamento en el think tank Sightline Institute.

'Epidemia' de bancarrotas

Si bien los grupos enormes aumentan sus actividades en la Cuenca Permian, las pequeñas y medianas empresas iniciaron precisamente el desarrollo de la industria de producción de petróleo y gas de esquisto.

"Las grandes empresas con sólidos balances contables y mejores calificaciones crediticias recaudan capitales una manera más fácil mientras que los inversores cada vez tienen menos ganas de invertir sus recursos en las actividades realizadas por compañías pequeñas que no son capaces de generar flujo de caja", destaca el periódico estadounidense Financial Times.

Sin embargo, la ola de bancarrotas azotó no solo a los jugadores pequeños del mercado, sino a los relativamente grandes. En mayo del 2019, los exploradores Halcon Resources y Alta Mesa Resources plantearon dudas acerca de su capacidad de mantenerse a flote. Mientras tanto, los bonos de California Resources estaban vendiéndose a un rendimiento "propio de los llamados valores basura". Es decir, 10 puntos porcentuales por encima del rendimiento de los bonos del Tesoro de EEUU.

El Banco de la Reserva Federal de Dallas señaló en su reciente informe que "la reducción de capitalización en el mercado es tan alta que corta la respiración a los inversores".

"Las perspectivas de perforación vertical están muertas", escribió un ejecutivo de la industria estadounidense en este informe.

Como resultado, las empresas se venden a ínfimo precio. Callon Petroleum comunicó el 15 de julio que compraría Carrizo Oil & Gas por valor de 3.200 millones de dólares, incluida su deuda estimada en 1.710 millones de dólares. Actualmente, una acción de Carrizo Oil & Gas vale unos 13,12 dólares. En agosto del 2018, la empresa vendía cada acción por unos 23 dólares.

La continua perforación de pozos baja su rendimiento. Es posible que la industria estadounidense pueda verse estancada en un futuro próximo, consideran varios expertos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue