Un exmarine llamado Christopher Ahn ha sido detenido este jueves en EE.UU. por su presunta participación en el asalto de la Embajada norcoreana en Madrid (España), ocurrido el pasado mes de febrero, informa The Washington Post, que cita fuentes familiarizadas con el caso.

Según el medio estadounidense, Ahn es miembro de Cheollima Civil Defense —también conocido como 'Free Joseon'—, la organización disidente secreta comprometida con el derrocamiento de la dinastía Kim que el pasado marzo reivindió la autoría de los hechos. Asimismo, detalla que el hombre compareció este viernes ante un tribunal de Los Ángeles.

Por otro lado, las autoridades han registrado la vivienda de Adrian Hong Chang, mexicano residente en EE.UU. y líder de 'Free Joseon'. Su abogado, Lee Wolosky, dijo estar "consternado" al ver que las autoridades "decidieron ejecutar órdenes judiciales contra ciudadanos estadounidenses que derivan de demandas criminales presentadas por el régimen de Corea del Norte". Además, Wolosky añadió que el último ciudadano estadounidense que quedó bajo custodia de Pionyang "regresó a casa tullido por las torturas y no sobrevivió", en referencia a Otto Warmbien, que fue detenido en 2016 en el país asiático y falleció un año después tras regresar a EE.UU.

La portavoz del Departamento de Justicia de EE.UU., Nicole Navas Oxman, se negó a pronunciarse al respecto de esta información.

El pasado 22 de febrero un grupo de diez hombres irrumpió en la Embajada de Corea del Norte en la capital española, inmovilizó al personal que encontró en el interior durante al menos cuatro horas y robó varios equipos informáticos. Una empleada de la sede diplomática consiguió escapar y pedir auxilio, después de lo cual los asaltantes se dieron a la fuga con vehículos de alta gama. Los delincuentes huyeron a Lisboa (Portugal) y desde allí, al menos el cabecilla, voló hasta Nueva York (EE.UU.).

¿Está la CIA detrás?

Al cabo de un mes trascendió la noticia de que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Policía Nacional española consideran que la CIA está detrás de dicho incidente. Desde Washington han negado la implicación de su servicio de inteligencia.

El Gobierno estadounidense aseguró no tener ninguna relación con el asalto, que tuvo lugar tan solo cinco días antes de la segunda cumbre entre el mandatario norcoreano Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, celebrada durante los días 27 y 28 de febrero en Hanoi (Vietnam), que terminó sin acuerdo. Son embargo, medios estadounidenses aseguraron que el Buró Federal de Investigación de EE.UU. (FBI, por su siglas en inglés), recibió los datos robados.

Por su parte, un juez español emitió varias órdenes de detención internacional contra los diez asaltantes por presuntos delitos de allanamiento de morada, retenciones ilegales, lesiones, falsificación documental, amenazas y robo, cometidos por organización criminal.

Desde del Ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores tacharon el asalto de "grave ataque terrorista" y "flagrante violación del derecho internacional", al mismo tiempo que dijeron aguardar una investigación al respecto por parte de las autoridades españolas para que los autores materiales y quienes los apoyan respondan ante la Justicia.

Un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte definió a finales de marzo el asalto a la Embajada como un "grave ataque terrorista" y advirtió de que Pyongyang está investigando si el FBI y otros grupos están detrás de este asalto. Sin embargo, Corea del Norte no llegó a culpar directamente a Washington por este asalto. Por otra parte, pidió a las autoridades españolas que realicen la investigación de una manera "responsable".

En un escrito publicado en la red bajo el título 'Información sobre Madrid', y fechado el 26 de marzo, el CCD aseguró que el asalto respondió a "una situación urgente" en la Embajada, a la que fueron invitados, y subrayó que en el transcurso de esta acción "nadie fue amordazado o golpeado" y que los funcionarios fueron tratados "con dignidad" y con el necesario "cuidado".

Asimismo, el grupo disidente defendió que no se utilizaron "armas" por respeto a España y, en este sentido, se disculpó con las autoridades españolas por cualquier "inconveniente" causado al haberse visto atrapadas en medio de una situación "difícil". El auto de De la Mata contradice esta versión. Por su parte, las autoridades de Estados Unidos se han desvinculado de este asalto y ha subrayado que el Gobierno de Donald Trump "no tuvo nada que ver con esto".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue