alt

Los avistamientos tuvieron lugar en 2014 y 2015 durante largas misiones de entrenamiento centradas en el USS Theodore Roosvelt en el Atlántico.

Objetos extraños, uno de ellos girando como un trompo, aparecían casi a diario en el cielo sobre la costa oriental de Estados Unidos entre 2014 y 2015, según lo afirman varios pilotos estadounidenses a The New York Times.

Los pilotos de la Armada informaron a sus superiores que los objetos no tenían estela visible ni escape en infrarrojo, pero que volaban a velocidades hipersónicas a 9.000 metros de altura.

"Estas cosas solían estar allí todo el día", cuenta el teniente Ryan Graves, piloto de un caza F/A-18 Super Hornet, que ha servido en la Armada durante 10 años y ha reportado sus testimonios al Pentágono y al Congreso.

La larga permanencia de estos objetos en el aire llamó la atención de los pilotos, ya que "mantener un avión en el aire requiere de una cantidad significativa de energía" y con las velocidades a las que volaban "12 horas en el aire suponen 11 más de lo esperado", comenta el militar.

A finales de 2014 el piloto de un avión semejante estuvo a punto decolisionar con uno de estos objetos, incidente fue comunicado a los superiores. Algunos de los incidentes fueron grabados, incluido uno que fue captado por una cámara de avión a primeros de 2015 y que muestra un objeto volando sobre las olas oceánicas mientras los pilotos se preguntan: "¿Qué es esto?".

El Pentágono no declara si estos objetos son o no de origen extraterrestre, mientras que varios expertos barajan explicaciones terrestres para este tipo de sucesos, entre ellas errores en el código para los sistemas de visualización, efectos atmosféricos o reflejos, pasando por la sobrecarga neurológica que sufren los pilotos tras acumular numerosos vuelos de alta velocidad.

El teniente Graves y otros cuatro pilotos de la Armada que vieron los objetos durante una serie de misiones lanzadas desde el portaaviones USS Theodore Roosevelt entre el verano de 2014 y marzo de 2015, no hacen suposiciones sobre su origen.

Uno de ellos, el teniente Danny Accoin, relató que una vez su radar detectó un objeto desconocido, guió su avión unos 300 metros por debajo de él con la intención de captarlo con la cámara de casco, pero no pudo hacerlo, aunque el radar seguía indicando que estaba allí.

Días más tarde, un misil de entrenamiento del avión de Accoin captó el objeto, al tiempo que lo detectaba su cámara por infrarrojo, si bien él no pudo detectarlo visualmente. 

Graves cita el relato de un compañero de escuadrilla que dijo haber visto un objeto con forma de cubo encajado en una esfera que habría pasado entre dos aviones que volaban separados por unos 30-40 metros.

El incidente asustó a la escuadrilla, que descartó la hipótesis del programa clasificado de drones, puesto que el Gobierno no habría enviado drones a la zona donde se llevaron a cabo los ejercicios militares.

Pero lo más extraño, según los pilotos, fue el video de objetos que se aceleraban a velocidades hipersónicas y se desaceleraban repentinamente, cambiando de dirección en un instante, algo que se antoja fuera de los límites físicos para los pilotos humanos.

"No es la velocidad la que mata, sino la aceleración o la desaceleración", comenta Graves.

En marzo de 2015, el USS Theodore Roosevelt partió de la costa de Florida hacia el golfo Pérsico en una misión contra el Estado Islámico en Irak y Siria y, según el testimonio de los pilotos, los incidentes cesaron tras abandonar las aguas de EE.UU.

New York Times: Pilotos de la Marina de Estados Unidos reportan avistamientos de ovnis


Pilotos de la Marina de Estados Unidos reportaron avistamientos de ovnis, desde el verano de 2014 hasta marzo de 2014, en maniobras de entrenamiento desde Virginia hasta Florida.

De acuerdo con un reporte publicado por The New York Times, los militares informaron a sus superiores que los objetos no tenían motores visibles o columnas de escape infrarrojas, pero que podían alcanzar los 30,000 pies y velocidades hipersónicas.

"Esas cosas estarían allí todo el día", dijo el teniente Ryan Graves, un piloto del SuperHornet F / A-18 que ha estado con la Marina durante 10 años, y que reportó sus avistamientos al Pentágono y al Congreso.

A fines de 2014, un piloto del SuperHornet tuvo una colisión cercana con uno de los objetos, y se presentó un informe oficial de accidente. Algunos de los incidentes fueron grabados en vídeo.

"Wow, ¿qué es eso, hombre?", exclama uno de los soldados. "¡Míralo volar!"

Nadie en el Departamento de Defensa se atreve a decir que se trata de objetos extraterrestres. Pero los objetos llaman la atención de la Armada, que a principios de este año envió una nueva guía clasificada sobre cómo informar sobre "fenómenos aéreos inexplicables u objetos voladores no identificados".

Videos de ovnis en EE.UU.

Los vídeos grabados por pilotos de la Marina muestran dos encuentros con objetos voladores. Uno fue capturado por la cámara de un avión en la costa de Jacksonville, Florida, el 20 de enero de 2015.

Esa grabación, publicada anteriormente pero con poco contexto, muestra un objeto que se inclina como un trompo que se mueve contra el viento. Un piloto se refiere a una flota de objetos, pero no se publicó ninguna imagen de una flota. El segundo vídeo fue tomado unas semanas más tarde.

Los tenientes Graves y Accoin, junto con los ex oficiales de inteligencia estadounidenses, aparecen en una serie de seis partes en HistoryChannel. "No identificado: dentro de los EE. UU. Investigación " se emitirá a partir del viernes.- Megamedia

El Pentágono confirma que sí investiga ovnis

El Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (AATIP) sigue activo, pese a que el Pentágono había asegurado su cierre en 2012

Un portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó que esa dependencia estudia e investiga los fenómenos aéreos no identificados.

En declaraciones al diario The New York Post, Christopher Sherwood explicó que el Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (AATIP) sigue activo, pese a que el Pentágono había asegurado su cierre en 2012.

Señaló que el Pentágono, sede del Departamento de Defensa, "continuará la investigación, a través de procedimientos normales, de los informes de aeronaves no identificadas encontradas por aviadores militares de Estados Unidos".

Ello "a fin de garantizar la defensa de la patria y la protección contra la sorpresa estratégica de los adversarios de nuestra nación".

El exfuncionario de Defensa del Reino Unido, Nick Pope, quien investigó en secreto los ovnis para el gobierno británico durante la década de 1990, calificó los comentarios del Departamento de Defensa como una "revelación bomba".

Resaltó que las declaraciones oficiales anteriores indicaban que la iniciativa AATIP se ocupaba de las amenazas planteadas por la próxima generación de aviones, misiles y aviones no tripulados.

"Esta nueva admisión deja en claro que realmente estudiaron lo que el público llamaría ovnis (objetos voladores no identificados)", expresó.

Por otra parte, el escritor estadunidense John Greenewald Jr., cuyo sitio web The Black Vault archiva documentos gubernamentales desclasificados sobre informes de ovnis y otros temas, también se refirió al uso del término "fenómenos aéreos no identificados", por parte del Pentágono, como una declaración sin precedentes por su franqueza.

"Creo que es una declaración bastante poderosa, porque ahora tenemos evidencia real, evidencia oficial, que dice: "Sí, el AATIP se ocupó de los casos de ovnis, fenómenos, videos, fotos, lo que sea", citó The Post al autor.

Greenewald también manifestó que espera que el Pentágono divulgue más información sobre el AATIP, ya sea de forma voluntaria o ante solicitudes del público, en virtud de la Ley Federal de Libertad de Información.

En 2017 The New York Times reveló que el Pentágono llevaba años otorgando capital para el Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas, y que durante 2008 y 2011, 22 millones de dólares fueron destinados para financiar dicho programa.