MOSCÚ (Sputnik) — Kim Jong-nam, hermanastro del actual líder norcoreano, Kim Jong-un, que fue asesinado en 2017 en un aeropuerto malasio, había colaborado con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), publicó el periódico The Wall Street Journal citando a unas fuentes informadas.

"Había un nexo" entre la CIA y Kim Jong-nam, dijo la persona citada por el medio.

Según el periódico, Kim Jong-nam viajó a Malasia en febrero de 2017 para reunirse con su contacto de la CIA.

Se destaca que pasó unos días en la isla malasia de Langkawi, donde se encontró con un hombre desconocido de origen coreano-estadounidense, lo que denunció la policía durante el proceso contra dos mujeres acusadas del asesinato del hermano de  Kim Jong-un.

Además, varios exfuncionarios estadounidenses declararon que Kim Jong-nam, quien vivía en Macao, probablemente mantenía contactos con los servicios de inteligencia de otros países, especialmente China, dice el medio.

Kim Jong-nam, de 45 años, quien viajaba con pasaporte a nombre de Kim Chol, murió envenenado después de que dos mujeres le rociaran la cara con un gas nervioso en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur el 13 de febrero de 2017.

Ambas mujeres, la indonesia Siti Aisyah y la vietnamita Doan Thi Houng, fueron puestas en libertad este año.

"Había un nexo" entre la agencia de espionaje estadounidense y el hermanastro del líder norcoreano, afirmó la fuente.

The Wall Street Journal señala que Kim Jong-nam viajó a Malasia en febrero de 2017 para reunirse con su contacto de la CIA. En el transcurso de aquella visita, el hermanastro del líder fue asesinado en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

Muchos detalles de la relación de Kim con la CIA siguen sin estar claros, ya que parece poco probable que el hermanastro, que vivió fuera de Corea del Norte durante muchos años, pudiera proporcionar detalles sobre el funcionamiento interno del país, según la opinión de varios exfuncionarios estadounidenses citados por el medio, que sugieren que Kim Jong-nam también "estaba en contacto con los servicios de seguridad de otros países, particularmente de China".

Dos mujeres –una de Vietnam y otra de Indonesia– fueron acusadas en 2017 de envenenar a Kim Jong-nam, que murió después de que le arrojaran en la cara un pañuelo impregnado con agente nervioso VX en la sala de embarque del aeropuerto internacional de Kuala Lumpur. Las dos sospechosas aseguraron que las engañaron y les hicieron creer que formaban parte de una broma de cámara oculta.

El pasado mes de mayo, las autoridades de Malasia liberaron a la vietnamita Doan Thi Huong, de 30 años. Los fiscales retiraron los cargos de asesinato después de que la mujer se declarara culpable de un cargo menor de haber causar "daño con un arma peligrosa".

En marzo, la ciudadana indonesia Siti Aisyah fue liberada luego de que los fiscales del caso retiraran inesperadamente los cargos en su contra. Según trascendió, el Gobierno indonesio presionó para forzar su liberación, afirmando que fue "engañada y no se dio cuenta en absoluto" de que estaba siendo manipulada por la inteligencia norcoreana. Por su parte, Pionyang negó cualquier implicación en el asesinato.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente