El multimillonario Jeffrey Epstein, de 66 años, apareció muerto en su celda este sábado y aparentemente se habría suicidado, informaron medios locales citando a fuentes policiales. Funcionarios familiarizados con el asunto confirmaron a NBC News que el magnate se ahorcó en su celda.

Reportes preliminares señalan que una camilla que llevaba a un hombre parecido al recluso acusado de pedofilia salió del Centro Correccional de Manhattan alrededor de las 7 de la mañana (hora local) y fue trasladado en una ambulancia hasta el New York Downtown Hospital, informó The New York Post.

Epstein había sido trasladado previamente a una unidad de vigilancia de suicidios después de haber sido encontrado inconsciente en su celda con marcas en el cuello el 23 de julio, una semana después de que su solicitud de fianza fue rechazada.

Tráfico sexual de menores

El multimillonario fue arrestado el 6 de julio, más de 10 años después de que una investigación previa terminara en un acuerdo de indulgencia. La Fiscalía argumenta que la Policía incautó como evidencia fotos de menores desnudas en el domicilio del magnate. Ante la corte, el sospechoso negó las acusaciones de tráfico sexual de menores y conspiración.

Según se detalla en la imputación de los cargos, por los que podía ser condenado hasta 45 años de cárcel, Epstein invitaba a menores de entre 13 y 16 años con el pretexto de que le dieran masajes; les pagaba de 200 a 300 dólares en efectivo y abusaba sexualmente de ellas.

La Policía estima que el número total de víctimas asciende a 38 jóvenes, pero el Miami Herald considera que la cifra ronda las 80. El multimillonario contaría con varios empleados y asociados que encontraban a las candidatas, algunas de las cuales también se convertían en reclutadoras.

Según documentos judiciales revelados un día antes de su muerte, una de las supuestas esclavas sexuales testificó que cuando era menor de edad le ordenaron tener relaciones con reconocidos políticos estadounidenses, con el príncipe Andrés de York (a quien acusó antes), "otro príncipe", un "presidente extranjero", un "conocido primer ministro", y el "dueño de una gran cadena hotelera" en Francia, de quienes no recordaba sus nombres.

Esclava sexual de Epstein testifica que le ordenaron tener relaciones con políticos de EE.UU. cuando era menor

Virginia Giuffre, una de las supuestas esclavas sexuales del multimillonario Jeffrey Epstein, testificó que cuando era menor de edad le ordenaron tener relaciones con el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, el exsenador estadounidense George Mitchell, el inversionista Glenn Dubin, el fallecido científico Marvin Minsky, y el agente de modelos Jean Luc Brunel, informó Bloomberg, citando registros judiciales publicados este viernes.

Las declaraciones de Giuffre mencionan que Ghislaine Maxwell, la mujer que operaba junto a Epstein, también estableció encuentros con el príncipe Andrés de York (a quien acusó antes), "otro príncipe", un "presidente extranjero", un "conocido primer ministro", y el "dueño de una gran cadena hotelera" en Francia, de quienes no recordaba sus nombres. Hasta el momento, ninguno de ellos enfrenta cargos.

Por su parte, los implicados han rechazado las acusaciones. "Para ser claros, en las limitadas interacciones del gobernador Richardson con el señor Epstein, nunca lo vio en presencia de menores de edad", afirmó Madeleine Mahony, una portavoz del político.

Mitchell también ha calificado las delaciones como "falsas", negó haber tenido contacto con Giuffre y afirmó que jamás observó una conducta inapropiada de Epstein con menores de edad. Por su parte, la familia de Dubin aseguró que tienen "pruebas que refutan definitivamente que tales eventos hayan ocurrido".

La abogada de la joven, Sigrid McCawley, considera que las negaciones eran predecibles. "Virginia Roberts Giuffre es una sobreviviente y una mujer a la que hay que creer. Ella piensa que ha comenzado un proceso inevitable de rendición de cuentas", agregó McCawley, y que "la verdad tendrá la última palabra".

Todo lo que se sabe sobre el "aparente suicidio" de Jeffrey Epstein

Funcionarios familiarizados con el asunto informaron que el magante, acusado de tráfico sexual, se había ahorcado en su celda. Sin embargo, hasta el momento nadie lo ha confirmado públicamente.

El multimillonario Jeffrey Epstein fue encontrado muerto en su celda este sábado en la Unidad Especial de Vivienda (SHU, por sus siglas en inglés) del Centro Correccional Metropolitano (MCC) de Nueva York el sábado por la mañana. Su aparente suicidio generó inmediatamente acusaciones de negligencia en la prisión e incluso asesinato, dados los escasos y confusos datos disponibles.

El "aparente suicidio"

Las medidas para salvar la vida de Epstein, acusado de pedofilia y tráfico sexual, fueron "iniciadas inmediatamente por el personal de respuesta". El recluso fue trasladado al hospital, donde fue declarado muerto, informó el sábado la Agencia Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés).

Las autoridades federales han confirmado que el FBI está investigando el "aparente suicidio" de Epstein. Varios funcionarios familiarizados con el asunto dijeron a los medios que el millonario se había ahorcado en su celda, pero hasta el momento nadie lo ha confirmado públicamente.

Por su parte, el fiscal general de EE.UU., William Barr, anunció más tarde una investigación del Departamento de Justicia sobre la muerte de Epstein, a la que también calificó de un "aparente suicidio".

El magnate, de 66 años, había estado recluido en la prisión de Nueva York desde su arresto el mes pasado. Se declaró inocente de los cargos de tráfico de menores y de conspiración, que conllevaban una pena de hasta 45 años de prisión.

¿Estaba vigilado por riesgo de suicidio?

Hace solo dos semanas Epstein fue encontrado semiconsciente en el piso de su celda con marcas en el cuello. Si bien no fue inmediatamente aclarado si fueron el resultado de autolesiones o de un ataque, medios de comunicación reportaron que el multimillonario fue puesto bajo vigilancia por riesgo de suicidio.

De acuerdo con la política de la BOP, los reclusos bajo vigilancia por este riesgo deben mantenerse bajo "observación directa y continua", en una habitación que permita "una visión sin obstrucciones del recluso en todo momento".

Además del monitoreo constante, la celda de un preso con comportamientos suicidas "no puede tener accesorios o características arquitectónicas" que permitirían autolesionarse, como ganchos o literas que podrían usarse para atar una cuerda.

Un auto médico forense frente al Hospital Presbiteriano de Nueva York, donde fue transportado el cuerpo de Jeffrey Epstein, el 10 de agosto de 2019. / Jeenah Moon / Reuters

Dado todo esto, las especulaciones en los medios de comunicación tras la muerte de Epstein se centraron inmediatamente en cómo un hombre bajo vigilancia a suicidas podría haberse quitado la vida.

Varios medios señalaron que el magnate, de hecho, ya había sido retirado de la vigilancia a suicidas y autorizado a fin de mes a regresar a la SHU, confinamiento solitario donde se envía a los reclusos cuando se meten en problemas o necesitan estar aislados del resto de los presos.

Las fotos publicadas por The New York Post, en parte, comprueban estos reportes, ya que muestran el cuerpo de Epstein siendo llevado al hospital en una camilla, vestido con el uniforme estándar de la prisión, de color naranja, en lugar de la llamada 'bata antisuicida' que generalmente se les da a los reclusos bajo vigilancia a suicidas.

¿Mal funcionamiento de la cámara?

De todos modos, bajo el reglamento del MCC , los reclusos deben ser chequeados cada 30 minutos durante la noche. Además, según informes de exprisioneros, el personal del MCC monitorea las celdas de alta seguridad con dos cámaras de videovigilanca, una sobre la ducha y otra sobre el inodoro o la cama. Epstein estaba retenido en esta misma área de seguridad extra de la prisión, destacó una fuente de The New York Times.

Asimismo, una auditoría del BOP encontró que las cámaras están "colocadas estratégicamente en toda la institución" y son "suficientes" para garantizar la seguridad de los reclusos y el personal.

Por lo tanto, el sábado empezaron a circular rumores de que las cámaras que supuestamente monitoreaban a Epstein fallaron misteriosamente en el momento de su muerte, echando leña a las teorías de un acto doloso.

¿Qué pasará con la investigación en su contra?

Con la muerte de Epstein, el caso penal pendiente contra él será desestimado. Pero varias indagaciones continúan. El FBI está investigando las circunstancias de su muerte. La Oficina del Fiscal de EE.UU. para el Distrito Sur de Nueva York, que presentó los cargos contra el magante, también prometió continuar con la investigación de conspiración y tráfico sexual.

Cabe señalar que la muerte de Epstein ocurrió solo un día después de que se revelaran documentos judiciales que implican como cómplices del magnate a algunos de los hombres más poderosos y ricos del mundo, incluido el príncipe británico Andrés de York, el inversionista multimillonario Glenn Dubin, el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y otras figuras políticas y personas de alto perfil.

Aunque ninguno de estos otros individuos fue acusado, siguen siendo objetivos potenciales si la investigación revela evidencia suficiente para corroborar algunas de las acusaciones contenidas en los documentos judiciales recientemente publicados.

¿Qué pasó con la vigilancia? La sospecha invade al mundo mientras los secretos del pedofilo Epstein y sus »influyentes amigos» mueren con él

La muerte por aparente suicidio del pedófilo condenado Jeffrey Epstein conmocionó a no pocos expertos. Dado su intento anterior de su propia vida y sus poderosas conexiones, ¿cómo podría Epstein haber quedado solo para suicidarse?

De manera desconcertante, Epstein supuestamente había sido puesto bajo vigilancia de suicidio desde que fue encontrado «herido y en posición fetal» en la celda hace dos semanas, luego de un supuesto intento de ahorcamiento. «Logísticamente hablando, ¿cómo se ahorca una persona en confinamiento solitario bajo vigilancia suicida?», Preguntó el comentarista conservador Matt Walsh.

Además de la conspiración, una de las presuntas víctimas de Epstein afirmó haber sido traficada por el financiero a un «quién es quién» de los ricos y poderosos del mundo, incluido el príncipe británico Andrew, el multimillonario inversionista Glenn Dublin, «otro príncipe», un «presidente extranjero «, un primer ministro conocido «y el propietario de una» gran cadena hotelera «francesa. El testimonio de la presunta víctima fue revelado el viernes, horas antes del suicidio de Epstein.

Incluso los principales medios parlantes y sus seguidores vieron una conspiración. A una hora de las noticias, «Clintons» y «#ClintonBodyCount», haciendo referencia a una teoría de conspiración de décadas de que Bill y Hillary Clinton son responsables de una serie de suicidios sospechosos, también publicaron en Twitter por lo de «Epstein».

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue