Libros Recomendados

 

Pese a las numerosas quejas de una víctima de chantaje, Twitter se negó a retirar de su plataforma ciertos contenidos de pornografía infantil explícita por considerar que esos materiales no representaban "una violación" de sus políticas, según se sostiene en una demanda presentada este miércoles en EE.UU. por el afectado y su madre contra esa red social.

El demandante, hoy un joven de Florida de 17 años cuyo nombre se mantiene en secreto, tenía 13 años cuando alguien se hizo pasar por una compañera suya de clases, de 16 años, y empezó a chatear con él en Snapchat, hasta entablar una conversación romántica que pronto incluyó el intercambio de fotos al desnudo.

Luego comenzó el chantaje: la supuesta compañera devino en grupo de traficantes sexuales, que le exigieron mandar más fotos y videos explícitos suyos, bajo amenaza de remitirles a sus padres, su entrenador y su pastor, las fotos 'picantes' que ya tenían a su disposición.

Al principio el adolescente hizo lo que le dijeron, y luego los abusadores le exigieron videos en los que tuviera actos sexuales con otra persona. Solo entonces el joven, que desesperadamente siguió todas aquellas instrucciones, buscó zafarse del control y bloqueó a los agresores, ignorando los mensajes que le seguían enviando desde nuevas cuentas.

En cierto momento lo dejaron de acosar con mensajes. Pero luego, en 2019, apareció en Twitter una compilación de las grabaciones previas. El 25 de diciembre de 2019, Twitter recibió el alerta de un ciudadano sobre la presencia de esos materiales de abuso sexual infantil, pero no suspendió la cuenta que los difundía ni tomó ninguna otra medida al respecto.

La víctima del acoso se percató de la circulación de imágenes suyas el 20 de enero de 2020. Se lo contaron compañeros de clase que lo habían visto, cuando ya los videos se habían viralizado en el colegio donde estudiaba. El adolescente afrontó más acoso, chismes y burlas malintencionadas, y quiso suicidarse.

El 21 de enero, el joven envió una queja a Twitter, y luego adjuntó documentos de identificación cuando se los pidieron. El día 22 fue ya su madre quien plantó reclamo por las dos cuentas que difundieron imágenes de su hijo. Twitter respondió a ambas quejas con un mensaje idéntico: que iban a revisar el contenido, y aconsejaban remitirse también a otras instancias ante las que se podía denunciar el acoso sexual del menor.

Madre y víctima llevaron entonces su denuncia a las autoridades locales, pero ni aún así, dicen, se apresuró Twitter a hacer algo respecto a su queja. El 26 de enero, tras una semana de silencio por parte de la red social, la madre volvió a reclamar, y dos días más tarde esa plataforma le respondió a su hijo con lo siguiente: "Hemos revisado el contenido y no encontramos una violación de nuestras políticas, así que no se tomará ninguna medida en este momento".

Los videos siguieron expuestos y llegaron a conseguir más de 167.000 visualizaciones y 2.223 retuits. Solo después que la madre lograra, mediante un contacto, hacerse oír en el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., un agente federal intervino en la situación y consiguió, bajo exigencia del Gobierno federal, que aquellos materiales de abuso sexual infantil fueran retirados de la plataforma. Era ya el 30 de enero, prácticamente un mes después de que Twitter fuera alertado sobre la circulación de pornografía infantil.

Un año después, en su demanda, la madre y el hijo acusan a Twitter de beneficiarse de la propagación de pornografía infantil, y remarcan que esa red social monetariza los materiales que circulan en su plataforma y que cada video de este tipo les reporta dinero.

Asimismo denuncian que Twitter, "a sabiendas", preservó en su plataforma "material de explotación sexual, incluyendo material de abuso sexual infantil (denominado en algunos casos pornografía infantil), y permitió que la trata de personas y la divulgación del material de abuso sexual infantil continuara en su plataforma, beneficiándose de tal manera del material dañino y explotador, así como del tráfico que atrae".

Los servicios secretos pueden COMPRAR datos personales sin necesidad de una orden judicial

El uso de información de teléfonos inteligentes comprada a corredores de datos permitió a la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE. UU. espiar a personas sin una orden judicial, incluidos algunos estadounidenses, admitió la DIA en un memorando a un senador que ahora se hizo público.

La Agencia de Inteligencia de Defensa se enfoca en amenazas extranjeras, pero ha buscado movimientos de ciudadanos estadounidenses al menos cinco veces durante los últimos dos años y medio, utilizando datos de teléfonos celulares recopilados y vendidos por corredores comerciales, según un memorando no clasificado enviado esta semana a Senador Ron Wyden (D-Oregon).

Ese plazo específico se debe a la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos en Carpenter v. Estados Unidos, con fecha de junio de 2018, que sostuvo que el gobierno debe obtener una orden judicial para obtener datos de ubicación de los usuarios de teléfonos celulares. Sin embargo, la DIA "no interpreta que la decisión de Carpenter requiera una orden judicial que respalde la compra o el uso de datos disponibles comercialmente con fines de inteligencia", informó el New York Times el viernes, citando el memorando a Wyden.

Los fabricantes de muchas aplicaciones para teléfonos inteligentes pueden registrar y registran las ubicaciones de los usuarios, que a menudo se venden a corredores, y ellos, a su vez, las revenden a anunciantes, así como a agentes del orden y espías.

En lo que es quizás el ejemplo más famoso hasta ahora, Vice informó en noviembre que el Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM) había utilizado recortes para comprar datos sobre los usuarios de MuslimPro, una aplicación de programación de oración descargada por unos 100 millones de personas.

DIA no identificó a qué corredor le estaba comprando los datos, solo dijo que vendían registros a granel que no separaban a los estadounidenses de los extranjeros. En cambio, los espías militares filtran los registros de aquellos que "parecen estar" en suelo estadounidense y los colocan en una base de datos separada, reveló el memo de Wyden. Solo se puede acceder a esa base de datos con una aprobación especial, y hasta ahora se ha concedido cinco veces para "fines autorizados".

El memo llegó en respuesta a una consulta enviada por Chris Soghoian, asistente de privacidad y ciberseguridad de Wyden, quien anteriormente trabajó en la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) como tecnólogo jefe.

Wyden está interesado en el tema porque ha propuesto salvaguardas adicionales sobre la privacidad de los estadounidenses, que el senador de Oregon espera que se incluyan en la próxima legislación que revivirá varias disposiciones de la expirada Ley PATRIOTA.

El intento anterior de hacerlo se estancó en el Congreso dividido debido en parte a las objeciones del presidente Donald Trump, quien citó el abuso de las órdenes de la FISA para espiar su campaña para exigir cambios, que ni los demócratas ni sus propios republicanos estaban dispuestos a hacer. Los demócratas ahora tienen una pequeña mayoría tanto en la Cámara como en el Senado, así como la presidencia.

DIA está comprando metadatos de teléfonos inteligentes de estadounidenses para sortear los requisitos de la orden judicial. En otras palabras, el gobierno está usando el dinero de sus impuestos para comprar y almacenar sus datos.

Donald Trump Jr. explica por qué usa Telegram

Donald Trump Jr. se dirigió a sus seguidores en Telegram, que ya son más de 654.000, explicando que prefiere utilizar el servicio de mensajería creado por el desarrollador ruso Pável Dúrov porque después del inicio de la "purga de los conservadores" en las redes sociales tradicionales necesita un lugar donde pueda comunicarse con sus amigos.

"Estoy emocionado de estar aquí en Telegram", dijo el hijo del expresidente de EE.UU. en un video grabado, entre otras cosas, para confirmar su identidad como dueño del canal en la plataforma.

Trump Jr. contó que cuando vio una cuenta en Telegram que llevaba su nombre y era administrada por otra persona que agregaba contenidos de su Twitter, Instagram y Facebook, le bastó "para decir 'hey, usa la plataforma porque creemos en la libertad de expresión, queremos que haya un buen lugar para los conservadores'".

"Como saben, soy conservador, digo lo que pienso", continuó el empresario. "En realidad no quiero una ventaja y no quiero una cámara de eco conservadora, en realidad quiero un lugar donde mis ideas y sus malas ideas compitan entre sí", agregó, prometiendo compartir con sus suscriptores más contenidos originales.

Para Donald Trump Jr., Telegram representa una gran oportunidad para dejar de depender de Twitter, Facebook e Instagram. "Seguiré usándolos pero por lo que sé, me despertaré mañana y se acabará, estaré literalmente fuera de estas plataformas", señaló al respecto, haciendo referencia a la suspensión de las cuentas de su padre, que atribuye a motivos políticos y censura.

"Lo que he visto aquí en Telegram no funciona así: no me escanea un algoritmo que dice 'es conservador, habló mal de los demócratas y sus políticas sin sentido, así que no van a ver su contenido'. Instagram me está haciendo esto ahora mismo, literalmente estoy recibiendo cerca de un 10 % de los me gusta que solía obtener por el mismo contenido en el mismo período de tiempo", denunció Donald Trump Jr, instando a sus seguidores a seguirlo en Telegram porque "parece uno de los pocos sitios que aún cree en la libertad de expresión".

Análisis: El FBI lamenta que la censura de los 'extremistas' dificulta el espionaje de los estadounidenses

Helen Buyniski

Las fuerzas del orden se quejan del asalto frontal total de las plataformas de las redes sociales a la libertad de expresión de los disidentes políticos estadounidenses, y dicen que eliminar a los llamados 'extremistas' de Internet hace que sea más difícil espiarlos.

Un ex analista del FBI acudió recientemente a la NBC para quejarse de que, si bien las grandes tecnologías restringían la capacidad de los estadounidenses para comunicarse libremente estaba muy bien, estaba dificultando que el aparato de inteligencia de los Estados Unidos fisgoneara adecuadamente en todos los aspectos de la vida de estas personas.

Clint Van Zandt, alumno del FBI, se quejó de que un hombre de 70 años involucrado en la redada en el Capitolio a principios de este mes era totalmente desconocido para la oficina, apareciendo con un camión lleno de cócteles Molotov, un rifle y algunas " granadas improvisadas ". sin ningún tipo de presencia en las redes sociales.

Lonnie Coffman, el hombre en cuestión, no tenía antecedentes penales ni vínculos con ningún grupo extremista, pero " estaba luchando financieramente y obsesionado con puntos de vista de derecha ", explicó Van Zandt, y agregó, con toda seriedad, que el ciudadano mayor era el tipo de amenaza que mantiene a los agentes del FBI " despiertos por la noche ".

Dejando de lado la ridícula imagen del aparato de inteligencia de los EE. UU. siendo burlado por un hombre de 70 años de Alabama, quien, vale la pena señalar, no se sabe que haya entrado siquiera en el edificio del Capitolio (!) - agentes del FBI como Van Zandt y sus homólogos locales en las oficinas del alguacil de pueblos pequeños están realmente preocupados de que si las redes sociales siguen purgando a los partidarios de Trump y otros “deplorables”, estas plataformas crearán un ejército imparable de Lonnie Coffmans.

“ La purga de personas con opiniones radicales de las plataformas sociales populares, que se ha intensificado en las últimas semanas, priva a los investigadores de una herramienta crucial para rastrear a las personas que podrían moverse y prepararse para la acción ”, dijo el ex agente.

En un lenguaje sencillo, el investigador lamentó que la censura masiva evita que los agentes del FBI espíen a la mayoría de los estadounidenses a quienes considera posibles amenazas de terrorismo nacionalatrapen a los aspirantes a delincuentes haciéndose pasar por terroristas, milicianos y otros infractores de la ley.

De hecho, dado que casi todos los casos de alto perfil del FBI involucran a la oficina que atrapa sospechosos, y que este trabajo se realiza cada vez más en línea, Facebook, Twitter y YouTube se han convertido en herramientas cruciales en lo que el FBI describe como su lucha contra el extremismo interno. Los estadounidenses comunes podrían describir el trabajo de la agencia, sin embargo, como un esfuerzo injustificable para atraer a la gente común a cometer crímenes con el fin de hacer que el FBI y el resto del extenso aparato de inteligencia de Estados Unidos parezcan indispensables.

Ahora que, según figuras que odian la libertad de expresión como el ex director de la CIA John Brennan y el presidente del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes Adam Schiff, la Guerra contra el Terror está llegando a casa, el FBI necesitará toda la ayuda que pueda conseguir para fabricar estadísticas del terror que puedan justificar la criminalización de la disidencia política en una nación cuya Declaración de Derechos incluye una garantía férrea para proteger el derecho individual a la libertad de expresión. La oficina ciertamente no va a conseguir eso si no ha estado cultivando un grupo de jóvenes aburridos sin futuro económico en múltiples plataformas, uniéndolos con promesas de cosas que van en auge.

Así que, por favor, Twitter y Facebook, la próxima vez que destaque a un grupo de usuarios cuyas opiniones quedan fuera de la claustrofobia cada vez más asfixiante de los principales medios de comunicación y se dispongan a "eliminarlo", piense en el FBI.

¿Se terminaron las 'benditas' redes sociales? El conflicto entre López Obrador y Twitter escala en México

Cecilia González

La tensión entre Twitter y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se intensificó después de que la red social suspendiera cuentas de simpatizantes del gobierno y fuera acusada de favorecer al opositor Partido Acción Nacional (PAN) y al expresidente Felipe Calderón.

"Twitter es panista", fue la denuncia de la militancia lópezobradorista que, de manera paradójica, fue tendencia en esa misma red social mientras se esparcían los señalamientos del presidente en contra de uno de los directivos de Twitter México.

La polarización que predomina el país, y que es alimentada por el propio Gobierno, se replicó en este tema con los mensajes de opositores que acusaron al presidente de intimidar a la empresa y de victimizarse junto con sus seguidores, además de que defendieron el derecho de la red social para imponer términos y condiciones y suspender cuentas que incumplan con las normas.

Uno de los argumentos más repetidos fue que, si el presidente está inconforme, en un acto de coherencia debería cerrar él mismo su cuenta, en la cual tiene a 7,7 millones de seguidores.

Desde el oficialismo, en cambio, denunciaron que se terminó la pluralidad en Twitter, lo que consideraron peligroso e inadmisible en año electoral, ya que el próximo 6 de junio habrá comicios legislativos. A modo de denuncia, varios usuarios cambiaron su foto de perfil por un dibujo del pájaro azul, que es el logotipo de la red social, cruzado con las siglas del PAN, e insistieron en acusar censura y el riesgo de que acallen a López Obrador como hicieron con el expresidente de EE.UU., Donald Trump.

La usuaria Miriam Junne, que es una activa defensora del Gobierno en redes sociales, denunció a través de un posteo en Facebook que Twitter le había suspendido su cuenta como parte de una "purga" contra los simpatizantes de López Obrador.

"Caímos por combatir la infodemia, por nuestras convicciones de izquierda y por estar con López Obrador. Desde acá les digo, compañeros, no se rindan. Es un honor serle incómodo a la maquinaria propagandística del PAN. Es un honor estar con Obrador", escribió, aunque un rato después su cuenta en Facebook también quedó bloqueada.

¿Explicaciones?

Las críticas hacia Twitter recrudecieron y no sólo por parte de simpatizantes del oficialismo, sino por periodistas o comunicadores que advirtieron sobre la gravedad de que la red censure voces sin explicaciones claras y convincentes.

En respuesta, Twitter México publicó un hilo en el que justificó los bloqueos de determinados usuarios con el argumento de que no permite el uso de spam ni manipulaciones y conminó a quienes se hubieran sentido afectados a enviar "una apelación" para que le reabran su cuenta.

"Definimos manipulación como el uso de Twitter para llevar a cabo acciones masivas, de alta intensidad o engañosas que confundan a las personas o que obstaculicen su experiencia. Esto incluye el uso de información engañosa en el perfil de la cuenta para llevar a cabo acciones de spam, obstaculización o acoso. Por ejemplo cuentas con fotos de perfil o biografías robadas o copiadas", afirmó.

La escalada del conflicto sorprendió porque, desde que era candidato y luego ya como presidente, López Obrador agradeció siempre la aparición de "las benditas redes sociales" porque le permitieron entrar en contacto directo con la ciudadanía en lugar de depender de los medios tradicionales, que fueron y siguen siendo mayoritariamente opositores a su proyecto político.

Sin embargo, el presidente comenzó a cuestionar el rol de las redes después de que bloquearan la cuenta de Trump, por haber promovido el ataque al Capitolio por parte de militantes de ultraderecha que querían impedir la asunción de Joe Biden como nuevo presidente.

Desde entonces, las críticas de López Obrador a Facebook y Twitter en particular han sido una constante en sus conferencias de prensa, e incluso no descartó que el Gobierno mexicano cree sus propias redes alternativas.

"No puede ser que una empresa particular se erija en la institución mundial –por sus alcances– de la censura, como la Santa Inquisición de nuestros tiempos, en lo que corresponde a las redes sociales. Eso no se puede aceptar, no se puede permitir, porque eso va en contra de la libertad", advirtió.

La acusación

El miércoles pasado, sin que nadie le preguntara al respecto, López Obrador utilizó su habitual conferencia matutina para revelar que el director de Twitter México era "militante o simpatizante muy cercano" al PAN.

"El que actualmente maneja Twitter fue hasta asesor de un senador famosísimo del PAN (...) sólo esperamos que haga su trabajo de manera profesional, que no promuevan la creación de granjas de bots", dijo en referencia a Hugo Rodríguez Nicolat, quien dirige el área de Políticas Públicas de esta red en el país.

El presidente agregó que, según su currículum, que es público, Rodríguez Nicolat trabajó de 2004 a 2005 como asesor de un senador del PAN, para quien organizó actividades y eventos de promoción de las políticas y posiciones de este partido a nivel internacional.

Además, fue director de Logística en el equipo de transición de Felipe Calderón, entre septiembre y diciembre de 2006, y director de Relaciones Interinstitucionales del Instituto Nacional de Migración, de diciembre de 2006 a septiembre de 2007, es decir, durante el Gobierno calderonista.

"Esto es importante porque no son sólo las instituciones o los organismos o decir Twitter o Face, sino ver quiénes manejan estas instituciones, quienes son, porque ustedes que son periodistas saben que es muy, muy difícil que haya neutralidad, es muy difícil en el periodismo la objetividad, conseguir eso (...) no hay nada de qué avergonzarse, lo único es que sepamos quién es quién", afirmó López Obrador.

Como suele ocurrir cada vez que el presidente estigmatiza a medios, periodistas o cualquier personaje público, las redes se colmaron de críticas y ataques a Twitter, a lo que la red contestó con un hilo en el que denostó las acusaciones contra su directivo.

"Ninguna persona en Twitter es responsable, por sí sola, de nuestras políticas o acciones de cumplimiento, y es lamentable ver comentarios dirigidos a nuestros empleados como responsables únicos de las decisiones o reglas de la empresa", afirmó.

La red añadió que los portavoces de Twitter no toman decisiones de cumplimiento ni participan en el proceso de revisión de las mismas. "Esto ocurre en un proceso colegiado, basado en reglas y procesos, no en intereses particulares", afirmó.

Después vino el bloqueo a cuentas de defensores de López Obrador, el escándalo y el debate por el papel que jugarán las redes sociales en las campañas electorales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

El Tiempo por Meteoblue