Libros Recomendados


Por Juan Aguilar*

Cada vez somos más observadores de la realidad los que vivimos espantados por los rasgos criminógenos y genocidas del separatismo catalán. ¿Le parece al lector muy fuerte esta afirmación? Bien que sentimos no estar equivocados. Más aún, el comportamiento de las bandas secesionistas que pululan por Cataluña al amparo del poder nacionalista es claramente enfermizo, su proceder es el propio de una sociopatía con ansia de exterminio de todo lo que sea español. Y para muestra la triste historia que contamos a continuación.

El diario El Mundo publicaba el pasado 22 de noviembre una increíble crónica sobre la persecución de los españoles en Cataluña. Francisco Mata, 56 años, es un parado que ha agotado la prestación por desempleo, nacido en Sevilla, hijo de una familia granadina emigrada al área metropolitana de Barcelona, criado desde los seis años en Badalona, establecido después en Sant Adrià del Besòs y, finalmente, residente desde 2005 en el pueblecito de Els Hostalets de Balenyà. En definitiva, un trabajador como tantos millones de españoles pero que ahora tiene que unir a la tragedia del desempleo, las amenazas cobardes y la vileza sádica y enfermiza de los separatistas catalanes.

Este héroe de la Cataluña auténtica no ha dejado de frecuentar el bar que Gabriel regenta en el pueblecito en que él vive, junto a su mujer Mari Carmen y sus dos hijos (los tres igualmente desocupados), desde hace seis años: Els Hostalets de Balenyà, en la comarca barcelonesa de Osona. Hace unos días, el hombre acudió al establecimiento para que sus vecinos habituales  le ayudaran a comprender como él, un sencillo trabajador en paro, había recibido una carta por correo con insultos y amenazas. Su delito: tener una Bandera de España colgada en su ventana. Él y sus hijos la habían colocado en la fachada de su casa tras la victoria de la selección de fútbol en la Eurocopa de 2008 y allí estaba desde entonces.

La carta es todo un compendio que ayuda a explicar la psicología enfermiza y criminal del nacionalismo catalán:

«A la atención del irresponsable de la familia de la avenida Osona, 4B. Ante la persistencia en mantener colgado este trapo sucio en la fachada de tu hogar, y ante el mal olor que desprende -porque se parece más a las bragas de tu puta madre [sic]-, te invitamos amablemente a tirarlo a la basura, que es donde debería estar. Lo contrario sería buscarte problemas a lo tonto, sin ningún beneficio particular, y que pueden acarrearte muchos problemas personales y familiares. Nunca se sabe lo que puede ocurrirte el día menos pensado y cuando menos te lo esperas».

Cuando Francisco leyó la carta a los allí presentes, una decena de vecinos del pueblo, no podían creer lo que estaban oyendo. El hombre siguió leyendo la carta anónima:

«Si te sientes desplazado, vete a tu puto país, muerto de hambre. De momento, ya te mandamos a tomar por culo, maricón, y nos volvemos a cagar en tu puta madre y en todos tus muertos. Saludos cordiales, y nos vemos por el vecindario».

Podemos imaginar cómo está el ánimo de Paco y su familia, la tristeza y la indignación que deben anegar su alma y la inquietud por su familia deben llevarle al sobresalto permanente… porque ha sido señalado por una caterva de cobardes psicópatas ávidos de sangre española con la que poder regar ese cementerio espiritual en que han convertido el mito dantesco del “Estat Català”.

Paco está destrozado y declaraba al diario El Mundo:  «Pensé que estas cosas sólo sucedían en Guipúzcoa, donde se enviaban cartas para coaccionar a empresarios. Lo que nunca imaginé es que esto pudiera pasar en Cataluña, donde llevo ya 46 años. Aquí murieron mis padres y han nacido mis dos hijos. Nunca habíamos tenido ningún problema hasta ahora. Y lo que me da más miedo es que, si sale Mas con mayoría absoluta, no sé a qué punto puede llegar esta hostilidad independentista con lo que ellos ven extrañamente como el enemigo español». Querido compatriota, bienvenido a la realidad. Esta es la democracia real en Cataluña, la de la dictadura del miedo a rotular en castellano, donde estudiar en español es un vía crucis anual, la del racismo clasista –con mucho “seny”- contra los pobres charnegos “muertos de hambre”, la de las ofensas permanentes a los símbolos de España, la de la chulería y el matonismo de los nacionalistas de barrio bien, de clase alta y amparo en empresarios explotadores, etc… Sí, esa es la Cataluña de Más y Pujol, de ERC, Laporta y los maulets, del 3% y el maletín a Liechenstein, del latrocinio y la frustración.

Pero con ser grave todo esto, compatriota Paco, no es lo peor. Lo peor es que los que tienen la obligación de impedir el gansterismo separatista no hacen, ni han hecho, ni harán nada. Son los cobardes de Madrid, la inmundicia de un Régimen podrido desde su corona hasta sus cloacas. Incluidos, amigo Paco, esos magistrados a los que has pedido amparo con tu denuncia. ¿Verán los de la toga en la carta amenazante “apología del genocidio” o “exaltación del terrorismo” para perseguir a las ratas que te han amenazado? Mucho nos tememos que no.

En este país –cuando se escribe de estas cosas, da una profunda vergüenza poner el nombre de España- las togas hace mucho tiempo que se ensuciaron “con el polvo del camino”. Ahora ya están llenas de mierda. Solos les queda mancharse de sangre… y no dudes que los habrá dispuestos, porque la sociopatía criminógena y genocida del nacionalismo lo contamina todo en Cataluña. Eso sí, las lágrimas desbordarán el Ebro el día que la Justicia Popular sentencie: “¡Basta! Hasta aquí hemos llegado”.

Compatriota Paco, alza la bandera, esa bandera colgada en la fachada de tu casa. Con tu actitud nos enseñas a todos qué es la Libertad. Por eso y por todo lo demás, compañero de sangre obrera, humilde, altiva y vencedora de mil batallas, tienes mi respeto, mi admiración y mi apoyo. Tú si eres España. Más incluso que esa selección deportiva a la que honrabas con la Bandera de todos. Si algún día nos cruzamos en la Cataluña española y libertaria, tendrás mi abrazo solidario. El de otro compatriota que solo puede presumir, como tú, de español, de sangre obrera y de amor a la Libertad. Nada más… y nada menos.

* Director de Elespiadigital.com

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue