alt

The Saker

Tanto si uno quiere a Rusia como si no, creo que todos estarán de acuerdo en que este país es realmente diferente, de una manera profunda y única. Y hay algo de verdad en eso. Un famoso autor de Rusia escribió que “Rusia no puede ser entendida racionalmente” (usó la expresión “no puede ser comprendida con el intelecto”). Si añadimos a esto que algunos políticos más bien excéntricos, como Vladimir Zhirinovskii que sabe mezclar el análisis muy racional y bien informado con el absurdo absoluto, se obtiene el famoso “Rusia es un acertijo, envuelto en un misterio, dentro de un enigma”. Francamente, esto es sólo una hipérbole ingeniosa, Rusia no es tan misteriosa. Sin embargo, es bastante diferente de los países de occidente, central y del este de Europa, y aunque un gran trozo de Rusia se encuentra dentro del continente europeo al oeste de los Urales, en términos civilizacionales está muy lejos del llamado “Occidente” , especialmente el Occidente moderno.

Por ejemplo, Rusia nunca sufrió ningún “Renacimiento”. Incluso diría que Rusia nunca ha sufrido ninguna Edad Media, ya que, siendo heredera del Imperio Romano de Oriente ( Bizancio), las raíces rusas están en la Antigüedad. Si bien se podría describir las fases de la civilización occidental como la Edad Media -> Renacimiento -> Modernidad -> Era contemporánea, en el caso de Rusia la secuencia sería mucho más corta Antigüedad -> Modernidad -> Era contemporánea.

[Sidebar: se notará que puse las raíces de la civilización occidental moderna en la Edad Media, no en la antigüedad. La razón de esto es el hecho de que cuando los francos finalmente conquistaron el Imperio Romano occidental lo destruyeron a tal grado que la era que siguió al derrumbamiento del Imperio Romano occidental se llama las “edades oscuras” (Rusia, por cierto, nunca Pasó por este milenio de oscuridad y, por lo tanto, nunca tuvo necesidad de ningún “renacimiento” o “re-nacimiento”). Contrariamente a la narrativa histórica oficial, la civilización occidental actual nunca ha tenido ninguna raíz en el Imperio Romano, y menos aún, en la antigüedad griega. Los verdaderos fundadores del “mundo occidental” eran, de muchas maneras, los francos]

Por lo tanto, yo diría que mientras que geográficamente hablando, Rusia (al menos la parte más poblada de ella) está en Europa, culturalmente nunca ha compartido una historia común o, menos aún, una cultura común con Occidente. Decir que Rusia es “asiática” también es problemático por dos razones cruciales: primero, Rusia, como cultura, nació del Bautismo de la antigua “Rus” de San Vladimir a finales del siglo X. La marca del cristianismo recibida por Rusia era romana, no la franca. No creo que nadie pueda argumentar seriamente que Roma o Bizancio eran “asiáticos”. Así que las raíces culturales y espirituales de Rusia no son asiáticas. Etnicamente hablando, la mayoría de los rusos son eslavos, mezclados en diversos grados con otros grupos étnicos. Y aunque personalmente encuentro la categoría “Blanco” de dudoso valor analítico, no creo que nadie pueda argumentar seriamente que los “Blancos” son asiáticos. Eso nos deja con el Estado ruso, la política de Rusia y aquí, sí, yo diría que fue el invasor asiático tártaro-mongol (un término inexacto y engañoso, pero eso es comúnmente utilizado) que creó el estado ruso moderno. El factor complicador aquí es que desde que Rusia se convirtió en un Imperio de estilo occidental bajo Pedro I, ella ha sido gobernada por una élite mayoritariamente occidentalizada que tenía mucho más en común con las élites de Europa occidental que con la mayoría del pueblo ruso. Tanto en el siglo XVIII, como en el XIX, en Rusia se caracterizaron por una imposición despiadada, y a menudo violenta, de modelos políticos, sociales, culturales y religiosos occidentales por parte de las élites gobernantes rusas sobre las masas rusas. Se trata de un proceso complejo y multifacético en el que se han producido muchos fenómenos contradictorios y podemos discutir eternamente, pero lo cierto es que este proceso terminó en 1917 con un golpe de Estado liberal burgués (masónico), seguido, ocho meses después, por una toma de posesión comunista y una sangrienta guerra civil. Aunque ni el golpe de febrero, ni la toma de poder comunista en noviembre, eran verdaderas “revoluciones”, el año 1917, tomado en su conjunto, vio una inmensa revolución: una clase dominante fue completamente reemplazada por otra completamente diferente.

No tengo ni el tiempo ni la intención de hablar del período soviético aquí, lo he hecho tantas veces en otros lugares, pero sólo presentaré aquí mi conclusión principal: no hay manera de considerar el período soviético como una continuación de la era anterior a la Rusia de 1917. Sí, geográficamente hablando, la URSS cubría más o menos el anterior Imperio ruso y, sí, la población que vivía en la Rusia anterior a 1917 seguía viviendo en la nueva Unión Soviética, pero las raíces de la ideología bolchevique / comunista dominante en el poder no existían en la antigua Rusia ni en los valores culturales, espirituales y religiosos tradicionales de Rusia: sus raíces se importaron de Occidente (al igual que los principales líderes del levantamiento bolchevique). Por lo tanto, argumentaría que en 1917 un tipo de élite occidental (la aristocracia) fue reemplazado por otro tipo de élite occidental (el Partido Comunista) y que ambos eran “importaciones” y no “productos intelectuales rusos”. Incluso iría más lejos y argumentaría que el pueblo, la cultura y la civilización rusas han sido perseguidos durante los últimos 300 años y que sólo con la llegada de Vladimir Putin al timón del Estado ruso se acabó esta persecución.

Permítanme aclarar de inmediato que estos últimos tres siglos no fueron uniformes y que algunos períodos fueron mejores para el pueblo ruso y algunos peores. Yo diría que el período en que PetrStolypin fue Primer Ministro (1906-1911) fue probablemente el mejor momento para Rusia. Los peores momentos de la Rusia ocurrieron sólo seis años después, cuando la banda Lenin-Trotsky tomó el poder y de inmediato se entregó a una campaña genocida contra todo y cualquier cosa “rusa” en el sentido cultural, espiritual o intelectual (esta sangrienta orgía sólo disminuyó en 1938 ). En general, incluso con variaciones muy fuertes, creo que en un sentido cultural y espiritual, la nación rusa fue oprimida a grados diversos aproximadamente entre 1666 y 1999. Eso es 333 años: un período largo en cualquier estándar.

Y luego está la Rusia moderna, que yo llamo “Nueva Rusia”. Claramente no la Rusia de antes de 1917, pero tampoco la Rusia soviética. Y, sin embargo, una Rusia que, por primera vez en tres siglos, está finalmente en el proceso de sacudir gradualmente los modelos culturales, políticos y socioeconómicos occidentales y que intenta restablecer lo que yo llamo el “reino civilizatorio ruso” . Por supuesto, no debemos ser ingenuos aquí: Putin heredó un sistema político totalmente creado por los “asesores” de Estados Unidos cuyo único propósito era seguir oprimiendo y explotando al pueblo ruso. Los costos humanos y económicos de los años Gorbachov y Yeltsin sólo pueden compararse con los efectos de una guerra mayor. Y sin embargo, de este horror, vino un líder cuya lealtad era solamente al pueblo ruso y que se dispuso a liberar a Rusia de sus opresores extranjeros. Este proceso de “soberanización” está lejos de ser completado y probablemente llevará muchos años y pasará por muchos altibajos, pero innegablemente ha sido iniciado y, por primera vez en siglos, el gobernante del Kremlin no es alguien a quien Occidente puede esperar someter o cooptar.

De ahí la paranoia histérica sobre Putin y sus rusos malvados.

Occidente está aterrorizado por el riesgo muy real de que, por primera vez en 333 años, Rusia pueda convertirse de nuevo en rusa.

Pensamiento aterrador.

Consideremos el registro de lo que podemos llamar “Rusia oprimida”. Comenzó con la derrota a manos de Pedro I de una de las mayores potencias militares europeas, Suecia, durante la Gran Guerra del Norte (1700-1721). Si usted está interesado, eche un vistazo a esta lista de Wikipedia sobre las guerras rusas entre 1721 y 1917 y preste especial atención a las guerras listadas como “derrota” para Rusia y observe que con la excepción de la Guerra de Crimea, la Guerra Russo-Japonesa y WWI Rusia ganó todas sus guerras relevantes / importantes (guerras en las que Rusia desempeñó un papel importante o tuvo una gran apuesta). Yo personalmente no consideraría que Rusia perdió la guerra contra Japón (ni tampoco los historiadores japoneses, por cierto), y en el caso de la Primera Guerra Mundial, Rusia básicamente se autodestruyó en vísperas de la victoria. En cuanto a lo que yo llamo la “Gran Guerra Ecuménica contra Rusia” (unió a los latinos, los anglicanos y los musulmanes otomanos juntos), lo llamaría un “feo dibujo” cuyas peores consecuencias para Rusia fueron mitigadas pronto. Contraste esto con la guerra realmente importante, la agresión napoleónica en Rusia en la que Rusia derrotó sola a una coalición que unía básicamente a toda Europa contra Rusia. Echen un vistazo a esta foto de un monumento en el lugar de la mayor batalla de la guerra, la batalla de Borodino, y echen un vistazo a la lista de países aliados juntos contra Rusia:

alt

 

Estos eran 15 países contra Rusia. Hubo menos agresores durante la “Gran Guerra Ecuménica”, pero tres de cuatro de esos agresores no eran sólo países, sino imperios enteros: el Imperio Francés, el Imperio Británico, el  Imperio Otomano. Si fueron 15: 1 países o 3: 1 imperios, vemos que un patrón comienza a emerger. Y mientras que durante la Segunda Guerra Mundial sólo seis países participaron en la invasión inicial de la Unión Soviética (Alemania, Rumania, Finlandia, Italia, Hungría, Eslovaquia), en realidad había muchas más o menos “unidades voluntarias” que se unieron.

La unidad europea en su mejor momento.

Cada vez que Europa reunía todas sus fuerzas para finalmente derrotar, dominar, conquistar y asimilar a Rusia, Rusia prevaleció y sólo se hizo más grande y más fuerte. Que a pesar de ser, en muchos sentidos, una Rusia lisiada, desgarrada por profundas contradicciones internas, gobernada por una élite que las masas rusas encontraron en el mejor de los casos, sin inspiración. Es cierto que los zares individuales durante estos años fueron verdaderamente populares, pero el régimen, el orden, era apenas uno que yo consideraría como popular o representativo de la cosmovisión y la cultura de las masas rusas. Y, sin embargo, Rusia ganó. Una y otra vez. A pesar de ser débil.

Algunos dirán que este es pasado antiguo, que el mundo es diferente hoy, que nadie en Europa piensa en estas guerras. Pero esto no es cierto. Por una parte, cada una de esas guerras fue acompañada por una frenética campaña de rechazo de Rusia en los medios de comunicación y literatura y todas estas guerras se representaron como a ser combatidas en nombre de los elevados valores europeos y contra las hordas bárbaras del salvaje Oriente. Y en los años en que Rusia no fue objeto de ataques militares, siempre fue objeto de sanciones económicas bajo un piadoso pretexto u otro. El rey Salomón tenía razón cuando escribió: “Lo que ha sido, es lo que será; y lo que se hace es lo que se hará, y no hay cosa nueva bajo el sol “. Gradual e insidiosamente, el odio y el miedo a Rusia se convirtieron en parte de la identidad cultural occidental. Considerando cómo Occidente aprendió a temer a una Rusia lisiada y debilitada, ¿puede imaginar el terror que una Rusia realmente unida inspiraría?

¿Saben cómo que se llama el partido político de Putin? “Rusia Unida”, por supuesto.

Tengan en cuenta que durante estos años Rusia fue gobernada por una élite desesperadamente pro-occidental y que cada gobernante ruso desde Pedro I a Dmitry Medvedev, con la excepción de Alejandro III y Joseph Stalin, quiso ser aceptado como un socio igual por Occidente . Pero las elites occidentales no tenían ningún uso para un socio o un aliado, lo que querían era un esclavo conforme.

Vladimir Putin ha dejado muy claro que no tiene tales planes en absoluto.

Hablando de Putin, hay algo más en su gobierno que lo hace muy singular: su poder real no proviene de la Constitución rusa ni del hecho de que sea el comandante en jefe de las fuerzas militares, de inteligencia y de seguridad de Rusia. Si realmente fuera así, las élites rusas, que todavía son en gran medida pro-occidentales, habrían encontrado una manera de derrocarlo hace mucho tiempo, con la ayuda del tío Sam si fuera necesario. No, el verdadero poder está en el hecho innegable de que el pueblo ruso lo reconoce no sólo como su líder, sino también como su representante, si lo desea, al frente del Estado ruso y en los asuntos internacionales. Hay una confianza personal, un capital político personal, que el pueblo ruso le ha dado a Vladimir Putin lo que lo hace diferente de todas las demás figuras políticas rusas. Este sentimiento es tan fuerte que incluso un montón de antiguos opositores políticos se han convertido en sus seguidores y que aquellos que todavía abiertamente se niegan a hacerlo, lo hacen con mucha dificultad e incomodidad personal.

Sin embargo, esta autoridad personal de Putin no se extiende a Medvedev, ni mucho menos al gobierno ruso. Yo diría que el gobierno ruso es en gran parte impopular, al igual que la Duma rusa, pero la falta de alternativas viables al poder del Partido “Rusia Unida” hace que esta falta de popularidad sea casi irrelevante.

Si tomamos la palabra “monarquía” en su significado original como “poder de uno” y si recordamos que muchos zares eran personalmente populares incluso cuando sus regímenes no lo eran, podríamos decir que el gobierno de Putin es del tipo ruso muy tradicional , una “neo -monarquía “y que Putin ha encontrado la manera de combinar las formas externas de la democracia con las características internas de la monarquía rusa. Curiosamente, el líder checheno RamzanKadyrov ha decidido crear una guardia personal para Vladimir Putin (se puede leer sobre esto aquí). Con el fin de cumplir con la ley, estos guardias personales renunciaron a su contrato y se ofrecieron a los servicios a Vladimir Putin como persona, no al presidente ruso.

Huelga decir que los llamados “expertos rusos” en Occidente lo descartan como signo del régimen “autoritario” de Putin y lo caracterizan como un “hombre fuerte” en el mejor de los casos y un “dictador” en el peor de los casos. En realidad, el miedo y el odio son muy malos consejeros y no es de extrañar que estén tan mal orientados. En este caso, a los “expertos rusos” no se les paga para entender a Rusia, sólo se les paga para demonizarla.

Entonces, ¿dónde, o qué, es Rusia hoy?

En este momento, diría que Rusia es tanto una promesa como un proceso. Como una promesa, ella es muy vaga, hay numerosas ideas diferentes acerca de lo que la “Rusia real” es o debería ser. Ella es un ideal que es más percibido que entendido. Como un proceso, Rusia es mucho más inequívoca: la descolonización, la soberanización, la resistencia y la proclamación sin pretensiones de un modelo único y diferente de civilización. Los días en que los rusos imitaban a Occidente sin pensar, parecen haber terminado. Algunos dicen que el futuro de Rusia está en el sur (Cáucaso, Asia Central, Oriente Medio, subcontinente indio), algunos ven el futuro de Rusia en el oriente (Siberia y Extremo Oriente, Asia, especialmente China) mientras que algunos lo ven en el norte (Siberia, otra vez, y el ártico).

Pero ya nadie lo ve en occidente.

Por supuesto, esta no es la forma cómo muchos europeos ven las intenciones de Rusia. Los polacos y los Balcanes, especialmente, se mantienen despiertos por la noche con pesadillas por una invasión rusa de tipo convencional o “híbrida”. Esto me recuerda a una broma rusa que dice así: un hombre está caminando por la calle cuando una mujer en el balcón de repente grita “¡Ayuda! ¡Este hombre está a punto de violarme!!! “. El hombre desconcertado levanta la vista y dice: “Señora, estás loca. No tengo intención de violarte. Además, estoy aquí en la calle y tú estás arriba de mí, en el balcón “, a lo que la mujer responde:” Tal vez, pero estoy a punto de bajar! “. Al igual que esta mujer, los polacos y los Balcanes, tal vez movidos por un sentimiento profundo de culpa mezclado con un viejo complejo de inferioridad se esfuerzan por convencerse de que Rusia realmente quiere invadirlos. Rusia, por supuesto, tiene exactamente cero necesidad de más tierra, y menos aún de la población rabiosamente hostil y francamente psicótica de estos países. En realidad, el plan ruso para estos países es simple: simplemente comprar los estados bálticos y dejar que los polacos y los alemanes disfruten de su tradicional fiesta amorosa. Desde el punto de vista ruso, estos países y personas no son premios codiciados sino pasivos inútiles.

En contraste, Rusia no puede ignorar a la Ucrania, especialmente si está ocupada por los nazis. En cuanto al resto de Europa, siempre seguirá siendo un mercado económico importante para Rusia y un lugar que los rusos disfrutarán visitando, especialmente el sur de Europa y el Mediterráneo. La última cosa que Rusia necesita es cualquier tipo de guerra, especialmente una inútil y potencialmente peligrosa con Occidente. Por último, es probable que Rusia busque establecer relaciones estrechas con los países del sur de Europa que en realidad nunca quisieron llevar a cabo ninguna política antirusa, especialmente Grecia y Serbia. Por lo tanto, aunque no sea una prioridad más, Occidente tampoco será irrelevante.

Lo más difícil y también lo más interesante de tratar de adivinar en qué se convertirá Rusia internamente. Probablemente no en una monarquía, al menos no en el futuro previsible. La encuesta más reciente sugiere fuertemente que la mayoría de los rusos no quieren cambiar un sistema republicano democrático por una monarquía. Además, en un país donde los cristianos ortodoxos verdaderamente religiosos son una minoría, una monarquía realmente tendría poco sentido. El problema con el sistema actual es que está totalmente basado en la persona de Vladimir Putin. De hecho, yo diría que no hay un “sistema actual” en absoluto, sólo hay una persona, Vladimir Putin que, aunque es inmensamente popular, tiene que lidiar con todos los muchos problemas rusos en el “modo manual” – es decir, personalmente . Tan pronto como algo escapa a su atención personal, las cosas empiezan a salir mal. Esto simplemente no es un sistema viable. Y sólo para empeorar las cosas, no hay ningún sucesor de Putin creíble a la vista. Si algo le sucediera a Putin mañana por la mañana, la crisis que golpearía a Rusia sería enorme. Añada a esto que los rusos tienen una larga historia de buenos líderes que tuvieron éxito seguidos por mediocres y verá lo seria que es la amenaza actual de un “oneman show”  para el futuro ruso. Por lo tanto, yo diría que el desarrollo de un sistema político verdaderamente ruso (en contraposición a un gobernante individual) debe ser considerado como una de las prioridades estratégicas más importantes para aquellos rusos que no quieren que su país vuelva a convertirse en una colonia occidental. Por desgracia, la lucha entre los “integracionistas del Atlántico” (el pueblo de Medvedev) y los “soberanos eurasiáticos” (el pueblo de Putin) deja muy poco tiempo para ese tipo de empeño.

Así es que sí, “Rusia está de vuelta”, pero sigue siendo muy vacilante en sus pies, y no es seguro  adónde irá a continuación. En este momento, su futuro depende del destino de un hombre y eso es sumamente peligroso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos