Mestek Lamine

Entrevista de Alexander Dugin a la política de Kesh (Argelia)

- ¡Bienvenido y gracias por aceptar la invitación, profesor Alexander Dugin!

- ¡Salam alaykum!

El Globalismo sin respuesta

- ¿Está la pandemia del Coronavirus dando forma al nuevo orden internacional como lo hizo la pandemia de la peste negra en el siglo XIV?

Es difícil hacer una profecía porque la historia está abierta. Lo que es seguro es que la situación pandémica ha cambiado las principales reglas de la estructura del mundo porque considero que es el mayor fracaso de la globalización, del globalismo, porque cuando algo grave le pasó a la humanidad a escala global, no a una escala nacional, con su economía nacional o un problema con algún régimen político o alguna sociedad, sino cuando la humanidad fue atacada por la amenaza omnipresente de una pandemia, el sistema global que estaba tan orgulloso de resolver todos los problemas a escala global ha fracasado totalmente, y la única solución que todos aceptaron – las democracias, las semidemocracias, las no democracias - todos tenían una sola solución para cerrar las fronteras, volver a los Estados nacionales, aislarse. Fue una especie de reacción natural y los globalistas a escala global no propusieron nada en absoluto que, en mi opinión, resulta ser el fin del mundo global y la emergencia del nuevo mundo multipolar.

No es solo el nacionalismo, sino revisión del Estado actual teniendo en cuenta que la unipolaridad esencialmente ha fallado en el momento en que realmente necesitábamos una respuesta global y no había respuesta en absoluto, por lo que todos intentan salvarse a sí mismos con sus propias herramientas. Los propios medios para que eso signifique el fin de la confianza y las instituciones globales para que sea un gran fracaso, el fin de la globalización y el nuevo mundo, el mundo multipolar emergente.

¿Por qué Platón?

- Mucha gente me ha contactado y me ha culpado de elegir este libro como título [Platonismo político: la filosofía de la política], me culpan de haber elegido este libro, quieren libros sobre geopolítica, la Cuarta Teoría Política, el Eurasianismo, pero durante mi lectura, una frase me llegó como una iluminación. Dice que cualquiera que no conozca o no comprenda a Platón no puede saber ni comprender nada. Platón es el creador de la filosofía, la teología, la ciencia y la política. ¿Podría explicar más esto a nuestra audiencia, por favor?

Por ejemplo, comencemos con la política. Cuando empezamos a estudiar política, en primer lugar, necesitamos entender qué es y cuál fue la filosofía sobre la que se construyó uno u otro sistema político, el pensamiento político, la doctrina política. Cuando consideramos la tradición política europea, occidental, necesitamos llegar a las raíces. Y todo o tal vez casi todo empieza en Occidente con Platón. Entonces, Platón fue el primero y el más importante y sigue siendo el principal filósofo de Occidente. Es el primer y principal filósofo político de Occidente. Occidente basándose en los fundamentos de la filosofía de Platón ha ampliado su comprensión de qué es la realidad, qué es el hombre, qué es la estructura política, qué es la jerarquía, qué es el Estado sobre casi toda la humanidad, por lo que necesitamos al menos saber que, tenemos todo el derecho a saber cuál es la esencia o el origen del modo occidental de pensamiento político y filosófico.

Pero no solo Occidente fue influenciado por Platón y todo tipo de platonismo político a partir de su discípulo un poco hereje Aristóteles, sino también por la tradición neoplatónica que ha definido casi toda la teología del mundo cristiano. Plotino en diferentes formas ha influido en casi todo el pensamiento religioso en Occidente. No solo en Occidente, porque el pensamiento islámico estuvo bajo gran influencia de Platón y Aristóteles. Algunos textos de Aristóteles eran de hecho los textos de los neoplatónicos, pero eso es lo mismo.

Entonces, cuando, por ejemplo, Ibn Sina o Al-Farabi han hablado de Aristóteles, se han referido a neoplatónicos como Proclo o Plotino o los libros de Porfirio. El pensamiento platónico ha entrado en la zona de civilización mediterránea, occidental e islámica y preislámica hasta cierto nivel y esa fue una de las principales fuentes de cualquier forma de filosofía política. Cuando tratamos de deconstruir la filosofía política moderna, entendemos qué tan lejos está del pensamiento filosófico de Platón, pero sin embargo debemos hacer la comparación, porque si no entendemos cuál fue el punto de partida, no entenderemos cuál es el punto final, no captaremos el significado del proceso político y filosófico en Occidente y fuera de Occidente. Entonces, sigo pensando que Platón es esencial. He escrito más de 60 libros sobre diferentes temas: la Cuarta Teoría Política, geopolítica, Noomajía (de eso hablaremos quizás más adelante), pero considero que para tratar con Occidente en el estado actual, en el pasado, en la historia, estamos obligados a aprender a Platón, así como todas las formas de influencia directa e indirecta (neoplatónicos, Aristóteles) de esta gran mente.

Estudios de Aristóteles sobre el gobierno. La democracia como lo peor.

- ¿Por qué Aristóteles veía la democracia como una forma peyorativa de gobierno (junto con la tiranía y la oligarquía)?

La idea principal en la "Política", el libro de Aristóteles, es que hay tres tipos de gobierno político: el gobierno de uno solo, el gobierno de unos pocos y el gobierno de muchos. Esa es la estructura principal de su pensamiento, y la regla de uno puede ser buena o mala. Cuando hay una persona calificada (que es la monarquía), el monarca es la persona que sigue la ética, la moral, la idea del bien y la justicia y gobierna de acuerdo con la filosofía de la justicia. Él está totalmente dedicado a la verdad, así que esa es la regla de quien es justo. Cuando existe el gobierno de alguien que no es justo, eso se llama tiranía y esa es una mala forma de gobierno de uno solo. Entonces, el tirano es un gobernante incondicional, no respeta la justicia, la verdad, Dios, la moral y el bien de la gente. Es un gobernante individualista, y el verdadero monarca es un gobernante colectivista, sacrifica su gobierno por el bien de todos.

En el segundo nivel de esta estructura está el gobierno de unos pocos. Los pocos pueden ser buenos y pocos, los elegidos, los educados, los portadores de la cultural, que tienen propósitos idealistas. Así, Aristóteles llama a unos pocos calificados "aristocracia" y ese es un buen nombre. Cuando los pocos no están calificados, cuando son codiciosos, cuando son individualistas, cuando no piensan en la gente y en el bien de todos cuando son inmorales, eso se llama oligarquía. Lo mismo en este nivel si existe el dominio de las personas de buenas intenciones que intentan continuar con sus tradiciones, que pertenecen a la ciudad, que pertenecen a la sociedad concreta con una historia, con una identidad, por eso se llama el gobierno de los muchos, pero muchos calificados, por los ciudadanos, por las personas con genealogía, y todos saben quiénes fueron sus padres, son participantes a gran escala de la comunidad. Eso se llama la πολιτεία. Pero cuando existe la forma de gobierno de la turba, de la gente sin ningún tipo de identidad, la gente tomada sin razón de diferentes sociedades y que es juntada, sin ningún tipo de lógica, sin identidad, la gente que representa nada más que individuos puros, ese es el peor tipo de gobierno que Aristóteles llama democracia.

Y, según Aristóteles, cuando el país es grande, es mejor cuando el gobernante es uno solo, porque necesita unificarse. Cuando el país es de escala media, el gobierno de unos pocos, calificados o no calificados, es posible, y cuando el país es pequeño (por ejemplo, un pueblo o una ciudad pequeña), puede haber una especie de gobierno de muchos: los muchos buenos que son la πολιτεία o los muchos malos, así que lo que tenemos ahora es la regla global de los peores, creo, así que Aristóteles tenía toda la razón.

Codicia contra ἐπιστροφή

- Respecto al modernismo, muchos autores declaran que asistimos al declive de Occidente por el auge del nihilismo, como decía Spengler, como decía Nietzsche, y que la Modernidad no es progreso, sino retroceso, como decía Rene Guénon. ¿Podría explicar más esta idea, por favor?

La idea principal es que debemos evaluar la naturaleza real de la Modernidad para profundizar en lo que significa la Modernidad. Cuando consideramos cómo comenzó la Modernidad, cuál era el lema principal de la Modernidad, se encontraba en ella una idea muy importante: destruir la trascendencia, destruir la verticalidad, destronar a Dios, afirmar en lugar de los valores trascendentales de la eternidad, del alma, del espíritu, de la jerarquía, de lo sagrado, para afirmar principios totalmente opuestos, totalmente contrarios. En lugar de Dios - el hombre, en lugar del cielo - la tierra, en lugar de verticalidad – la horizontalidad, en lugar del espíritu – la materia, en lugar de lo sagrado – lo profano. Esa fue la idea principal de la Modernidad. Entonces la Modernidad fue nihilista desde el principio. Ahora ha vuelto a ser, a aparecer como nihilismo. La Modernidad es un nihilismo puro desde el principio. Eso fue una especie de destrucción de la comprensión tradicional de lo que era la naturaleza y el ser de la realidad, y esta fue reemplazado por cierta codicia material. El inicio de la Modernidad coincide con el inicio del capitalismo y la destrucción de la sociedad tradicional basada en valores espirituales. Cuando llegó la Modernidad, se sustituyeron también todas las medidas. Entonces, si, por ejemplo, la sociedad tradicional se midió por la eternidad, entonces Dios es eterno, y las relaciones del hombre con este Dios eterno fueron la medida principal de cómo se debe considerar al hombre y todo lo que le concierne. Cuando destruimos la fe en Dios, destruimos la eternidad, destruimos la relación del hombre con la fuente trascendental de nuestra vida, destruimos el alma y hemos introducido en la Modernidad un sistema de valores totalmente opuesto. Empezamos a medir los valores, las cosas con el tiempo, con el devenir, con la materialidad, con el pragmatismo, con la utilidad y esa es la enorme decadencia y retroceso de la dignidad humana. Ahora nos acercamos al último momento de esta decadencia, de esta regresión, porque el crecimiento de la materialidad, del confort va acompañado de una pérdida progresiva de nuestra identidad, y hoy en la actualidad, el liberalismo está en la vanguardia de esta regresión, de esta degeneración.

El liberalismo es una ideología de la degeneración radical de la humanidad y los liberales intentan reemplazar la familia tradicional por identidades sexuales opcionales, y tratan de destruir a los hombres y mujeres, y el último paso será la destrucción de la humanidad a favor de los cyborgs, de la inteligencia artificial. Entonces, ese es un gran reemplazo del ser humano que en la sociedad tradicional se basa en las relaciones con Dios reemplazado por algo totalmente material, y eso es la destrucción de la humanidad. No podía ser otra cosa que retroceder, y todo el crecimiento material, es el crecimiento de la gran burbuja, es la mentira del Anticristo que intenta imponerse a la humanidad y hacer creer a la humanidad que es algo grande, perfecto, excelente, que hay progreso.

Pero el significado real de la palabra progreso en griego que es πρόοδος en filosofía, es salir de la fuente y estar cada vez más lejos de la fuente (origen). Eso es una especie de decadencia. El origen del significado de la palabra progreso es el deterioro progresivo. Y la regresión es todo lo contrario, la regresión es regresar atrás, es regresar a la fuente, y en el mundo moderno los significados cambian totalmente, entonces pensamos que el progreso es bueno, pero es malo, y pensamos que la regresión es mala, pero eso es bueno. Vivimos en una sociedad totalmente al revés, valores al revés y esa es la esencia de la Modernidad. Rene Guénon lo explica bellamente en sus escritos, así como Martin Heidegger quien afirmó que la Modernidad se basa en el olvido del ser.

El corazón: convertir el veneno en medicina

- ¿Cuál es la estrategia de Julius Evola para cabalgar el tigre de la Modernidad?

En su último libro que se llama “Cabarlgar el tigre”, el tradicionalista italiano al que admiro mucho y considero mi maestro espiritual, ha sugerido no intentar oponerse a la Modernidad desde el punto de vista conservador, sino adentrarse en la Modernidad para transformar el veneno en medicina. esa es una sugerencia muy interesante porque Evola ha señalado que el conservadurismo siempre está perdiendo. Los conservadores siempre defienden el ayer contra el hoy y el mañana y están perdiendo posiciones porque lo que defendieron ayer ya se fue hoy. Entonces, están obligados a defender lo que les queda y esa es una posición pasiva, reaccionaria.

Hay un tipo de movimiento y de vida que se identifica erróneamente con el progreso que es una lógica incorrecta y los conservadores también intentan apoyar esta lógica equivocada diciendo "oh no, todavía no, por favor, demórense un poco, no a esta velocidad", esa es la principal diferencia político entre conservadores y progresistas, se trata de la velocidad y no de la esencia del tiempo, de la civilización, y debemos, como sugirió Evola, detener esta práctica reaccionaria y atacar la Modernidad, para involucrarnos en la Modernidad, deconstruir la Modernidad y demostrar el nihilismo que hay en su interior, no ocuparse de lo artificial y lo secundario, aspectos superficiales de la Modernidad sino tratarse de meter en el núcleo, en el corazón. Necesitamos golpear el corazón de la Modernidad y eso es algo especial, no un aspecto práctico, social o económico.

La Modernidad tiene un misterio y necesitamos meternos dentro de la Modernidad para llegar al misterio, el corazón de la Modernidad y matarlo, destruirlo, hacerlo explotar, no solo quedando fuera de ella y criticando lo que está pasando, el mundo se está volviendo loco y así sucesivamente: tenemos que estar comprometidos en la lucha radical con la Modernidad y tenemos que superarla, y para hacer eso necesitamos, dejar que de alguna manera la Modernidad entre dentro de nosotros para transformarla en nuestro sangre y nuestra alma.

Así que esa es la guerra, no se trata solo de constatar la crisis del mundo moderno como es el nombre del libro de Guénon, es la revolución contra el mundo moderno y ese es el nombre de la obra principal de Julius Evola. Necesitamos atacar, no solo debemos defender lo que estamos perdiendo cada vez más, necesitamos atacar y destruir y hacer estallar este mundo moderno.

Los Tres Logoi y el historial humano

- ¿Qué es Noomajía? ¿Es la batalla entre Apolo, Dionisos y Cibeles la batalla entre la Tradición y lo Contemporáneo?

En algunos aspectos sí, pero lo importante… La Noomajía que es el nombre de una serie de mis libros, he escrito 24 tomos, volúmenes suficientemente grandes dedicados a diferentes civilizaciones, entonces mi idea es que en todo tipo de civilizaciones hay tres tipos de paradigmas dominantes. Entonces, en un tiempo, en una época y una edad, en una sociedad pudo dominar el logos de Apolo que es la espiritualidad pura, la tradición ascética que intenta llegar al cielo, para hacer de la vida terrena una imagen del reino celestial. Esa es la organización de todos los valores, todos los sistemas de valores en la trascendencia.

Hay otro, el segundo logos, y ese es el logos de Dionisio. En términos de Nietzsche eran dos formas opuestas, pero en mi opinión Dioniso no era el verdadero oponente de Apolo, esa era una sociedad diferente, seguro, diferente inmanente, extática, basada en la paradoja, comprometida con la vida misma, no en la trascendencia, sino en la lógica de la vida espiritual y material que se encuentra entre la pura espiritualidad y la pura materialidad. Entonces, eso es logos inmanente sin materialismo.

Y existe, y ese es el punto principal de la Noomajía, el tercer Logos y ese es el elemento nuevo - el tercer logos que se identifica como el logos de Cibeles, de la diosa-madre, y que es la comprensión materialista de la realidad. Según él, todo viene de abajo hacia arriba, de la tierra, de la materia, la madre mujer y todo tipo de formas pragmáticas que es un materialismo puro, diferente al idealismo y al logos dionisíaco.

Estos tres Logoi (logoi en griego que es el plural de logos), representan el tipo de sociedad, de sistema político, estructura filosófica, de cultura y podríamos encontrar estos tres Logoi en todas las culturas y entre todos los pueblos sin excepción.

En la historia de diferentes pueblos existen períodos en los que un Logos domina sobre los demás, por lo que no existe una ley común de estos Logoi. Aparecen, luchan entre sí, hacen alianzas, dominan una época y se destronan en la otra, pero siguen ahí -en todo tipo de sociedades- tradicionales y modernas, pequeñas y grandes, arcaicas o muy desarrolladas y sofisticadas.

Pero tienes razón sobre el Logos de la Modernidad occidental. Según mi análisis noológico, análisis basado en la Noomajía, la civilización occidental moderna (la materialista) es la civilización de Cibeles, es la Modernidad. Las raíces de esta civilización de la Gran Madre se pueden encontrar en tiempos muy antiguos antes de los griegos: en Anatolia, podemos encontrar algunas figuras femeninas y algunas formas materiales de civilización en la civilización cusita en el noroeste de África. Entonces lo podemos encontrar en otras culturas: en la cultura malaya o en alguna parte del continente euroasiático. Estoy de acuerdo, vivimos en la era del Logos materialista de Cibeles, pero eso es la Modernidad. Hemos perdido las dimensiones apolínea y dionisíaca con la Modernidad, pero además esta Modernidad de alguna manera existió siempre, es una Modernidad muy antigua se podría decir. Esa fue también la idea de Evola quien declaró en su libro “Cabalgar el tigre” que la Tradición y la Modernidad son dos tipos de civilización.

No necesariamente la Modernidad viene después de la Tradición, por lo que podríamos imaginar el Logos de Cibeles antes que el Logos de Apolo y después de este. Su combinación en diferentes culturas, sociedades y las historias de diferentes personas son bastante diferentes y no podemos declarar que exista una ley universal. En algunas situaciones la Modernidad sigue a la Tradición, la Modernidad entendida como Modernidad degradada capitalista materialista occidental y en otras situaciones la Modernidad podría ir antes que la Tradición.

Entonces, esa es una elección abierta frente a la cultura, de la civilización, y esa es la elección que estamos haciendo, todos la estamos haciendo. Podríamos defender a Apolo contra Cibeles, podríamos promover los valores de Dioniso dentro de la civilización de Apolo y eso hace que la cultura, la historia y la civilización sean realmente ricas en significados, porque no hay solo una lectura de la cultura sino tres lecturas simultáneas de la estructura semántica de la misma cultura.

Orígenes sagrados de la geopolítica

- ¿Es cierto que la geopolítica no es una ciencia sagrada como dicen muchos filósofos occidentales actuales?

En primer lugar, si consideramos la geopolítica desde el principio, desde Halford Mackinder que ha introducido los principios fundamentales del análisis geopolítico, consideró el enfrentamiento y la posición de la civilización del Mar representada en su momento por el Imperio Británico frente a la civilización de la Tierra representada en ese momento por el Imperio Ruso como la guerra de principios de dos tipos de civilizaciones. El mismo Mackinder ha identificado los mismos principios en Atenas y Esparta, en Cartago y Roma. No se trata de cómo se organizó la política internacional desde el punto de vista del interés nacional de los diferentes países, cómo establecer, defender y promover las hegemonías locales o globales, la geopolítica no se trata de eso, se aplica, a aspectos técnicos.

La verdadera geopolítica es el acercamiento a esta dualidad de civilización y esta idea, esta intuición de fue desarrollada en Alemania por Haushofer, pero sobre todo por quien escribió su famoso texto sobre la Tierra y Mar (Carl Schmitt) donde ha explicado el profundo significado filosófico metafísico de lo que es la civilización del Mar y lo que es la civilización de la Tierra, estos dos principios fundamentales de la geopolítica. Según Schmitt la civilización del Mar es algo profano, moderno, capitalista, es el mercado, es el intercambio, la compra y la venta y eso es siempre un elemento móvil de la naturaleza. El Mar es siempre agitación y eso es una especie de progreso o Modernidad.

La civilización de la Tierra: Roma, Esparta o la Rusia tradicional, Alemania, Japón, según Carl Schmitt, es la forma de una sociedad tradicional fija, y esa es la defensa de la tierra según Schmitt, la defensa de la eternidad contra el mar que representa el tiempo o el devenir.

Por eso la geopolítica y los principales autores de esta ciencia se basaron y siguen basándose en la base sagrada porque estos luchan entre la eternidad y el tiempo que es casi lo mismo que la lucha entre Tradición y Modernidad, progreso y retroceso en todos los sentidos.

Ese es el tipo de proyección del tradicionalismo en el nivel de la geografía de las relaciones internacionales y cuando aplicamos estos principios geopolíticos al análisis de la situación moderna de la caída de la Unión Soviética, del esfuerzo por crear un mundo unipolar o instaurar un momento unipolar después de la caída de la Unión Soviética con la dominación occidental o la globalización que intenta declarar el fin de la historia con Fukuyama con quien he discutido algunos de estos temas.

Esto lo podemos interpretar muy fácilmente con la geopolítica porque el progreso del mar, del atlantismo, de Occidente, de Estados Unidos o mejor del globalismo que es precisamente esta destrucción de todos los valores eternos, los últimos valores, es la civilización antirreligiosa la que está atacando a todo el resto que todavía está vinculado a algún nivel tradicional superior de valores. En este análisis geopolítico podemos tomar en consideración las profundas orientaciones civilizatorias de diferentes bloques, campos, y creo que es realmente un instrumento muy útil de análisis político y de análisis de lo que está sucediendo en el mundo moderno visto desde el punto de vista también de la Sagrada Tradición.

África y el conocimiento antiguo

- ¿Crees que tenemos que reconocer que Platón y todos los filósofos griegos aprendieron de la sabiduría africana como la egipcia?

Creo que la civilización de la antigua Grecia fue parte de la civilización mediterránea, cuando no solo la sociedad griega jugó un papel principal en la promoción de la sabiduría. Cuando Platón quería enfatizar un punto, acentuar, evaluar la autoridad de sus dichos, de su teoría, afirmaba que esta no es una idea griega, sino algo mucho más profundo: esa era una idea egipcia, ese era el conocimiento de algunas civilizaciones africanas o, por ejemplo, algunas ideas sobre teorías tomadas, por ejemplo, de la antigua Persia. Según Platón, el primer filósofo no fue un filósofo griego, sino Zoroastro, y en muchos de sus diálogos y charlas socráticas se plantea la cuestión del conocimiento antiguo y la tradición antigua, que los sacerdotes egipcios eran los guardianes. Si estudiamos estas tradiciones, también van a las raíces de la civilización semítica, civilización muy antigua de Oriente Medio, de Egipto y de otras partes de África.

En dos volúmenes que he dedicado a las civilizaciones africanas en mi Noomajía, he descubierto cuán rica es y era la cultura africana, y es solo una caricatura progresista racista muy liberal la que nos muestra a África como tribus salvajes subdesarrolladas. África es la cuna de una teoría increíblemente rica, de formas de pensamientos, de tradiciones muy antiguas y fue importante para marcar el respeto y la credibilidad de citar algunos conocimientos provenientes de fuera del Mediterráneo en las costas africanas.

Entonces, creo, esto era con Platón y solo los llamados capitalistas democráticos liberales colonialistas durante la expansión occidental han pervertido esta imagen prestigiosa de la antigua cultura africana y la antigua civilización africana. Necesitamos restaurar este prestigio, no necesitamos disculparnos, los rusos no han hecho demasiada injusticia a África, al contrario, pero sin embargo todos debemos reconocer el enorme valor de la civilización africana y la tradición africana a partir de Platón hasta la actualidad y nuestros días.

Dar a luz a una estrella danzante

- ¿Qué alternativa ves desde que declaraste que la filosofía griega se ha construida en torno a un Logos se ha agotado hoy por completo? ¿Es el caos el nuevo Logos?

No exactamente. Creo que es un poco más complicado. Creo que estamos viviendo en la civilización cuando los fundamentos griegos y clásicos antiguos de la filosofía son totalmente destruidos y pervertidos por la Modernidad. Entonces, prefiero el Logos griego, pero no tenemos más el Logos griegos, tenemos hoy la confusión, tenemos el Logos de Cibeles, tenemos el materialismo y tenemos la destrucción y la degeneración total, pero cuando tratamos de superar la crisis actual, deberíamos no mirar ni mirar solo al pasado y aferrarnos al resto de este vestigio de ruinas del glorioso pasado que hemos perdido.

Necesitamos participar y traer ante nosotros el nuevo comienzo que es el concepto de Heidegger. He escrito el libro sobre Heidegger traducido al inglés que se llama “Martin Heidegger, la filosofía del nuevo comienzo”. Entonces, este nuevo comienzo o el nacimiento del nuevo Logos no podría ser solo la restauración de los restos mecánicos y las ruinas de los Logoi anteriores.

Necesitamos dar a luz al Logos, y para llegar al Logos debemos atravesar el caos. El caos no es confusión, el caos es un vacío creativo, el significado del término “caos” en el griego antiguo era la distancia entre la tierra y el cielo y ese era el vacío, la zona, el espacio para ser llenado por el Logos para ser precisos.

El caos no debería reemplazar al Logos, en absoluto, pero Nietzsche ha dicho que solo aquellos que traen el caos en su alma podrían dar a luz a una estrella danzante. La estrella danzante es la imagen del nuevo Logos. No debemos restaurar el Logos antiguo, pero necesitamos dar a luz el nuevo Logos y prefiero que sea el Logos de Apolo y el Logos de Dionisio. Pero no somos arqueólogos, no somos asistentes de museo, deberíamos ser verdaderos creadores de la nueva forma de vida, la nueva forma del futuro y para dar vida real al nuevo Logos, debemos pasar por la experiencia del caos que es una especie de prueba muy importante, la prueba de nuestra credibilidad en el nivel metafísico. Así que necesitamos comenzar una civilización totalmente nueva y se acerca a su final lógico y muy triste.

No solo debemos lamentar el tesoro que hemos perdido, debemos restaurar desde lo más profundo de nuestra alma la grandeza del nuevo amanecer, del nuevo día y del nuevo comienzo.

Pregunta de Youcef Tahraoui: ¿habría un “post-posmodernismo” después de la escalada de la pandemia?

El posmodernismo no es solo una tendencia de la cultura y la filosofía, el posmodernismo es la época de la civilización que viene después de la Modernidad. Esto es muy serio. El posmodernismo es la destrucción total de la destrucción, es un elemento dialéctico, pero el posmodernismo no es un nuevo comienzo, es el final real de la Modernidad sin un nuevo comienzo. Entonces, el posmodernismo comenzó antes de la pandemia, estamos dejando la pandemia en una situación posmoderna porque la interpretación de la pandemia en los medios de comunicación y la cultura en la política, la economía es puramente posmoderna, según tengo entendido.

Pero después de la pandemia el posmodernismo no desaparecerá. Me temo que será cada vez más radical y la única forma de acabar con el posmodernismo es cortar las raíces de toda la Modernidad y destruir esta civilización occidental moderna como un giro equivocado en la historia humana. Necesitamos reconocer que la Modernidad estaba mal y los posmodernistas de alguna manera nos llevan a esta conclusión, pero aun permaneciendo siempre del lado de la Modernidad. Los posmodernistas deploran que la Modernidad estuviera mal y fuera nihilista y hay que cortar eso, para decir “tienes razón, por favor, detente, no más Modernidad, no más Posmodernidad, tienes razón, has destruido todo lo que has tocado, ahora por favor salgan del planeta: los liberales, occidente, los modernos, los globalistas - salgan de la humanidad, por favor, déjenos en paz e iremos más lejos sin ustedes, sin Modernidad y fuera de la Posmodernidad, y la pandemia lleva nosotros a esta inevitable conclusión. Quizás acelera el tiempo”.

Pregunta de Bouchenak Ahmed Ismail: Creo que el prof. Dugin está de acuerdo con la idea de que la geopolítica no es una ciencia, sino un instrumento útil para analizar hechos políticos.

Sí, creo que ese criterio de la ciencia es demasiado vago para aplicarlo a otras cosas. Mucha gente insiste en que la sociología no es la ciencia, por lo que, en esa comprensión estricta de la ciencia, la ciencia podría aplicarse solo a las ciencias naturales, y, en mi opinión siendo un tradicionalista, desafío que se basan en la verdad. En mi opinión, esta ciencia moderna no es ciencia en absoluto, y no tengo ninguna razón para insistir en que la geopolítica es la ciencia, pero es muy útil, estoy de acuerdo, porque gracias a la geopolítica pudimos comprender la naturaleza real de muchos hechos que son reales, más que una ciencia, no es menos que una ciencia, es más que una ciencia, es geopolítica.

Pregunta de Mohamed Amine Souyad: Según usted, ¿cuál es la razón detrás del apoyo sin precedentes de muchas potencias occidentales a fenómenos como la homosexualidad y las comunidades LGBT, el feminismo y la igualdad total entre hombres y mujeres, el laicismo y el ateísmo en todo el mundo? ¿Es el precio de la Modernidad que todos deberían pagar o está dirigido a fines políticos específicos? ¿Crees que la geo-economía ha reemplazado a la geopolítica como oficio?

Empiezo por el último punto: no creo que la geo-economía haya reemplazado a la geopolítica. La geopolítica es mucho más válida como método, porque la geo-economía no explica nada, los valores semánticos de la geo-economía son muy pobres y creo que el valor hermenéutico de la geopolítica es muy alto. Ese es un método muy importante.

En lo que respecta al apoyo de muchas potencias occidentales al movimiento LGBT, la homosexualidad, el feminismo, etc., es una cuestión muy seria, no es solo una casualidad, es la lógica del liberalismo. El liberalismo es una ideología cuya esencia, cuya naturaleza es la promoción del individuo, liberando así al individuo de todo tipo y forma de identidad colectiva. El liberalismo intenta desgarrar, sacar individualmente a cualquier tipo de identidad colectiva. Eso comenzó con el protestantismo, con el individualismo protestante, luego con el cosmopolitismo contra la identidad colectiva nacional, contra los estamentos tradicionales que fue la base del capitalismo, y ahora estamos llegando a las dos últimas formas de identidad colectiva de las que los individuos liberales deberían ser liberados. Esta es la identidad sexual, que es una identidad colectiva: hay hombres y mujeres, y según los liberales, no hay hombres y mujeres, hay individuos y ellos podían elegir su sexo como quisieran, entonces ellos, como antes, serán capaces de elegir su confesión, su iglesia, sus naciones, su profesión, etc.

Esa es la lógica de la destrucción de la identidad colectiva, y el último paso para promover esta ideología del liberalismo será la destrucción de la identidad humana, porque ser humano es también una identidad colectiva. Eso es el posthumanismo.

No se trata de algo casual, superficial y accidental: es la lógica principal del liberalismo y el liberalismo es la ideología dominante. Como tal, impone sus axiomas profundos, sus reglas, su verdad, su supuesta verdad que es pura mentira. La lógica del liberalismo es liberar al individuo de todo tipo de identidad colectiva y eso desde el principio es el giro satánico equivocado de la sociedad.

De modo que el liberalismo está absolutamente equivocado y la democracia liberal es la peor forma de sistema político y sistema de riqueza política. Hoy se vuelven totalitarios, no solo suplicando o exigiendo tolerancia, sino imponiéndonos su ideología con todos los medios, incluyendo bombas, revoluciones de colores y presión política, económica. Esa es la forma puramente totalitaria del liberalismo y su idea es liberar al individuo de todos los aspectos no individuales, incluso liberar al individuo de la humanidad que será la agenda política del mañana, y eso es el posthumanismo que ya está llegando.

Pregunta de Nora Fernane: de acuerdo con todo lo que ha explicado antes, ¿espera que no haya giro hacia los pensamientos y valores políticos occidentales que están surgiendo? ¿Qué debemos cortar de todo lo occidental?

Mi sugerencia es no abandonar Occidente, sino abandonar la Modernidad, porque creo que el Occidente moderno se basa en la negación, en la destrucción de sus propios principios. El Occidente moderno es un anti-Occidente. Sugiero salir de la Modernidad, la occidental y la no occidental también. Necesitamos volver o más bien reafirmar los principios eternos en todos los países. El Occidente moderno se ha convertido en veneno; es el liberalismo tóxico, sobre todo. La globalización, el capitalismo, son los nombres de un veneno tóxico que mata. Esto es una pandemia. El liberalismo es un fenómeno pandémico y tenemos que deshacernos de él, alejarnos de la Modernidad y la Posmodernidad, pero no de Occidente.

Podríamos salvar el principio profundo de los países occidentales, de la cultura, el Occidente clásico, pero para la población árabe en todos los países árabes para un país islámico, en mi humilde opinión, ustedes deben volver a sí mismos, a ser árabes, a su identidad musulmana que es una gran cultura. Occidente ha dicho “oh, eso está desactualizado, eso es ingenuo” y así sucesivamente. Protesto con vehemencia, considero a la cultura árabe islámica como la cultura más grande, espiritual, muy rica en filosofía, en valores, con una estética. No creo que solo necesitemos destruir o rechazar, necesitamos afirmar, necesitamos construir, necesitamos restaurar y necesitamos hacer un nuevo nacimiento de nuestra propia cultura, de la cultura árabe en su caso, la cultura islámica, la cultura cristiana, la cultura rusa en mi caso, también la cultura europea.

El problema no es Occidente; el problema es la Modernidad occidental, la Modernidad está mal. Quizás los occidentales, la cultura occidental sean las primeras víctimas de lo que ellos mismos han hecho. Se han destruido ante todo a sí mismos, han pervertido su propia identidad, y cuando eso empezó, empezaron inmediatamente a envenenar al otro con el colonialismo y con la misma Modernidad. Así que creo que debemos defender nuestra dignidad como pueblo antiguo y grande y gran civilización sin pensar que somos los mejores y aceptar al otro como socio del diálogo cultural, pero rechazando enérgicamente el monopolio de los globalistas, el Occidente liberal, y el monopolio de la verdad. No hay monopolio de la verdad, solo Dios tiene ese monopolio, porque él es la verdad y no es codicioso, da su don a todos, es misericordioso, es muy sincero, el es Dios, y no tiene nada. Él, se revela, crea el mundo y ese es el gesto del don, y debemos estar muy agradecidos por el don de la vida, del ser que tenemos de Dios, y devolver este don precioso en nuestras oraciones. Por eso abogo firmemente por volver a la Sagrada Tradición, a la tradición religiosa.

- ¿Cómo volver a las raíces de nuestra civilización dentro de esta dura guerra contra el Islam y nuestros valores?

El mundo entero está ahora en una dura guerra contra nuestras identidades porque los liberales y globalistas y las potencias hegemónicas de Occidente nos han declarado la guerra a todos. Creo que, estando aislados, árabes, musulmanes, rusos, europeos que sufren por esto, por los globalistas: los africanos, gente de la India, de China o de América Latina, estamos indefensos, no podemos ganar porque estar aislados los hace más poderosos. Necesitamos unir nuestros esfuerzos, no deberíamos tratar de imponerles los valores rusos, los valores islámicos sobre nosotros, tratar de volver a nuestro caso a nuestros valores, como China. Necesitamos reconocer todas las identidades, identidades sagradas y el derecho de todas las personas a restaurar su soberanía civilizacional y esa es la lógica principal de la política multipolar, la lógica principal del eurasianismo.

No puedes permitirte esto solo, deberíamos estar juntos, deberíamos ayudarnos unos a otros y estar juntos, permanecer juntos, defender diferentes identidades, podemos ganar esta guerra, porque en Rusia tenemos la misma guerra, hay cada vez más presión contra Rusia, hay guerra declarada contra la Iglesia ortodoxa, contra la Ortodoxia rusa, contra nuestros valores, los globalistas nos atacan dentro y fuera así como en su sociedad. La única solución es tomar, mantener nuestra fe en Dios y en nuestros pueblos, en nuestra cultura y traer a la gente que se defiende de este globalismo, permanecer unidos que es el punto principal.

No necesitamos apoyar a los mismos que nosotros, no solo debemos ayudar a las personas que comparten totalmente nuestra opinión, y necesitamos entender a los demás. Los musulmanes deben comprender y hacer amigos cristianos: los cristianos, musulmanes, hindúes, chinos, africanos, latinoamericanos y occidentales que, como ya he dicho, son la mayoría de las víctimas del globalismo. Necesitamos destruir el globalismo, necesitamos destruir estas élites fanáticas maníacas internacionales que intentan a cualquier precio imponer sus valores totalitarios radicales, sus poderes económicos, sus monopolios, su sistema de valores y cultura, sus tecnologías. Debemos destruirlos y para hacerlo debemos permanecer juntos. Esa es mi opinión.

- ¿Qué consejo le puedes dar quizás a Argelia para construir una gran nación?

No puedo dar consejos; no soy globalista, así que puedo hacer algunas sugerencias. Creo que deben decidir por sí mismos, debes evaluar su libertad, su soberanía, su independencia y su profunda identidad de árabe y también tuareg, su identidad bereber que también está presente en Argelia. Eso es la riqueza, la diferencia es riqueza y es un tesoro. Les sugiero que estén abiertos a la verdad y se mantengan fuertes contra toda la falsedad y hagamos juntos que Argelia vuelva a ser grande. Viven en un gran país, y deben estar orgulloso de ser argelino y deben hacer todo lo posible para que su hermosa tierra sea aún más hermosa y próspera.

- ¡Gracias, profesor Alexander Dugin, por responder a todas las preguntas!

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue