Libros Recomendados

 

George Szamuely

El hecho de que el presidente Trump no perdonara a Julian Assange y Edward Snowden no solo fue un golpe para la libertad de expresión. Acabó con cualquier esperanza de que lo recuerden como una figura histórica mundial transformadora.

Un perdón para Assange y Snowden, emitido en las últimas horas de su presidencia, le habría asegurado a Trump la fama como presidente que de hecho se había tomado en serio su promesa de drenar el pantano y sacar a la luz las oscuras maquinaciones de las profundidades del Estado, como presidente que se había tomado en serio su compromiso de poner fin a la adicción de Washington a las guerras interminables y la interferencia incesante en los asuntos internos de otras naciones. Habría sido el legado duradero de Trump. En lugar de una salida indigna después de la debacle del 6 de enero de 2021, las protestas del Capitolio y el posterior juicio político y juicio de mala calidad, Trump habría dejado el cargo como una figura heroica, un verdadero populista que se puso del lado del pueblo contra los gobiernos que espiarlos y envolverlos en guerras sobre la base de mentiras.

Sin ese acto final, los logros de Trump, tal como son, resultarán evanescentes. Su único éxito legislativo, la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017 , será casi seguro que la administración Biden revoque. Si bien los 234 jueces federales (incluidos tres jueces de la Corte Suprema) que nominó permanecerán en el estrado durante los próximos años, es sorprendente que ninguno de ellos acudió en su ayuda en su momento de necesidad. Trump nombró a un hombre o una mujer que se negaron a considerar sus afirmaciones de que había sido víctima de una mala conducta electoral.

Sus otras hazañas domésticas también ocuparán poco espacio en los libros de historia: no pudo derogar y reemplazar Obamacare, y no propuso, y mucho menos aprobar, ninguna legislación de inmigración importante. Sin duda, logró reducir el flujo de migrantes a través de la frontera entre Estados Unidos y México. Sin embargo, lo hizo a través de acciones ejecutivas y presión diplomática sobre México, Guatemala y El Salvador. No durarán más de unas pocas horas en la administración de Biden. Biden se ha comprometido a deshacer la totalidad de la agenda de inmigración de Trump, incluida la construcción de un muro en la frontera.

Lo mismo ocurre con la agenda de desregulación de Trump. Si bien Trump de hecho ha eliminado muchas regulaciones, muchas de ellas, particularmente las relacionadas con el medio ambiente, regresarán bajo Biden. Lo mismo se aplica a los aranceles de Trump. Si bien Trump impuso aranceles extensos para ayudar a que prospere la fabricación estadounidense, el equipo entrante de Biden, en su afán por mejorar las relaciones con China y la Unión Europea, prescindirá de muchos de ellos.

También es poco probable que el legado de política exterior de Trump sobreviva. Es cierto que no ha iniciado nuevas guerras, pero no logró una distensión duradera con Rusia que podría haber perdurado a pesar de la llegada al poder de la administración de Biden y rusófobos como Victoria Nuland y Jake Sullivan. En lugar de mejorar las relaciones con Rusia, Trump expulsó a los diplomáticos rusos, cerró los consulados rusos y envió armas letales a Ucrania. Se alejó del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio y del Tratado de Cielos Abiertos, y no logró extender el Nuevo Tratado START. La desnuclearización de la península de Corea no llegó a ninguna parte y la retirada del Plan de Acción Integral Conjunto no obligó a Irán a renegociar un tratado nuevo, menos ventajoso. A medida que la administración Trump llegaba a su fin, las tropas estadounidenses todavía están en Siria, Afganistán e Irak.

Por supuesto, es injusto echarle toda la culpa a Trump. No todos los presidentes se ven amenazados por un juicio político en el momento en que prestan juramento. Los demócratas y sus aliados en el estado de seguridad nacional esperaban que la investigación de Mueller encontrara evidencia de connivencia entre la campaña de Trump y Rusia y, por lo tanto, obligaría a Trump a dejar el cargo. Cuando Mueller no pudo llegar a nada, los demócratas, una vez más con sus aliados en el estado de seguridad nacional, pasaron en cuestión de días a una nueva acusación y nuevos motivos para el juicio político. Trump ahora estaba en connivencia no con Rusia, sino con Ucrania, para derrotar a sus oponentes políticos en casa. Aunque había tan poca evidencia para fundamentar esta afirmación como la afirmación anterior, esta vez se materializó el juicio político,

Todo esto, naturalmente, afectó a Trump. Nunca sabremos si alguna vez deseó seriamente el acercamiento con Rusia que prometió en 2016. Es muy probable que así fuera. Dada su identificación de China como el principal adversario de Estados Unidos, no habría tenido mucho sentido para él enfrentarse a China y Rusia al mismo tiempo. No obstante, las acusaciones tóxicas de colusión con Rusia le impidieron lanzar una política decidida para mejorar las relaciones con Rusia. También le impidió seguir con determinación una política de retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria y Afganistán.

Sus últimas horas en el cargo le ofrecieron a Trump la oportunidad de dejar un legado duradero. Un perdón para Assange habría sido una derrota para los belicistas y las personas de la seguridad nacional que habían conspirado contra él desde el momento en que tomó el juramento del cargo. Las mismas personas que hicieron más para socavar la administración Trump, las personas que espiaron su campaña; las personas que lo acusaron de trabajar en nombre de Rusia; las personas que salían a la televisión todas las noches para acusarlo de traición; la gente salió de las sombras durante el proceso de juicio político para afirmar que Trump era una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos porque no estaba lo suficientemente ansioso por enviar armas a Ucrania; las mismas personas que resistieron todos los intentos de Trump de retirar las fuerzas estadounidenses de Siria,

Es el consenso bipartidista a favor de la guerra, a favor del intervencionismo y a favor del gasto militar en Washington el que más insiste en ver a Assange y Snowden tras las rejas por el resto de sus vidas. Y fue este consenso muy bipartidista lo que Trump había prometido enfrentar.

¿Por qué Trump no perdonó a Assange y Snowden? Los medios informan que los republicanos enviaron un mensaje a la Casa Blanca de que si Trump perdonaba a los dos hombres, ellos, los republicanos del Senado, votarían para condenar a Trump en su próximo juicio.

Estos informes de los medios pueden ser ciertos o no, las amenazas pueden haberse materializado o no, la probabilidad de una condena del Senado puede haber sido genuina o no. El caso es que las únicas personas que se regocijan hoy por la aparente capitulación de Trump son los enemigos de Trump que no solo quieren verlo condenado y desterrado de la vida pública sino enviado a prisión por el resto de su vida, en la celda contigua a la de Julián Assange.

*investigador principal del Global Policy Institute (Londres) y autor de Bombs for Peace: la guerra humanitaria de la OTAN en Yugoslavia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

El Tiempo por Meteoblue