Libros Recomendados

 

Leonid Savin

La revista Forbes (1) publicó la semana pasada una enorme cantidad de material donde se afirma que el multimillonario y globalista Bill Gates, además de sus principales activos financieros, puede también ser considerado como un gran terrateniente.

La revista Land Report, después de muchos años de haber publicado informes sobre como Bill Gates estaba comprando tierras agrícolas en lugares como Florida y Washington (2), dedicó un número especial a las propiedades privadas donde revela como Gates, con un patrimonio neto de casi $ 121 mil millones, ha creado un enorme emporio de productos basados en tierras para la agricultura que se extiende por cerca de 18 estados. Sus propiedades más grandes se encuentran en Luisiana (69.071 acres), Arkansas (47.927 acres) y Nebraska (20.588 acres). También financia parte de un área que tiene cerca de 25,750 acres en West Phoenix, Arizona, la cual se está desarrollando como un nuevo suburbio.

Según el estudio Land Report, estas tierras son propiedad directa de Bill Gates o de compañías administradas por terceros como Cascade Investments, que es la compañía de personal de Gates dedicada a las inversiones. Otras inversiones de Cascade incluyen la empresa de seguridad alimentaria Ecolab, la minorista de automóviles usados ​​Vroom y la Canadian National Railways.

Forbes escribe que "si bien puede parecer sorprendente que este multimillonario sea también el mayor propietario de tierras agrícolas en el país, no es la primera vez que Gates incursiona en la agricultura. En 2008, la Fundación Bill y Melinda Gates anunció $ 306 millones en subvenciones para el desarrollo de la agricultura sostenible entre los pequeños agricultores del África subsahariana y el Sur de Asia. El Fondo también ha invertido en el desarrollo y la difusión de “super-cultivos” que sean resistentes a cualquier clima y vacas lecheras que den un mayor rendimiento".

Las tres primeras empresas también incluyen una compañía que tiene 190,000 acres en Ron Offut, así como la participación de Steward y Linda Resnick en este mismo territorio, siendo esta la primera empresa familiar relacionada con el cultivo de patatas. Y en el segundo caso, la pareja también gana mucho dinero con la venta de frutas y nueces. Es decir, se trata de un negocio basado en la economía agrícola tradicional.

En términos de ser propietario de tierras individuales, Gates todavía está muy por detrás del magnate de los medios John C. Malone, que ocupa el primer lugar con 2.2 millones de acres en ranchos y bosques, y el fundador de CNN, Ted Turner, que posee 2 millones de acres en ranchos.

Sin embargo, si los magnates de los medios de comunicación y los empresarios agrícolas antes mencionados son una especie de negocio que es propio de la época moderna, entonces Bill Gates, con sus muchas iniciativas, puede ser considerado como uno de los defensores activos del globalismo; muchos de sus proyectos tienen una reputación dudosa, pero al igual que George Soros, invierte millones de su propio dinero en estos proyectos y los usa en un área práctica de la actividad económica que casi siempre esta superpuesta a la política mundial.

Es revelador que otro empresario de la tecnología de la información, como el propietario de Amazon, Jeff Bezos, también se encuentre dedicado a la compra de tierras, mientras que al mismo tiempo interviene activamente en la política. Los medios de comunicación de su compañía han criticado regularmente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y tiene más de 300.000 acres en Texas (3), lo que hace que se encuentre entre los diez principales propietarios de tierras en los Estados Unidos.

Existe otro método para controlar los recursos naturales. El método es de naturaleza indirecta, pero el siguiente caso que vamos a citar muestra que este enfoque también es bastante efectivo y peligroso desde el punto de vista de los intereses particulares de los ciudadanos.

En los Estados Unidos, la Walton Family Foundation invierte miles de millones de dólares en la cuenca del río Colorado. Esta fundación se encuentra dirigida por el heredero del fundador de Walmart, Sam Walton (4), y dona $ 25 millones cada año a organizaciones sin ánimos de lucro que están dedicadas a la preservación del río Colorado. Oficialmente, la fundación se ocupa del río, especialmente en el contexto del uso racional de los recursos hídricos. Parte de su dinero se destina a la reconstrucción del río o a la construcción de un sistema de riego más eficiente.

Pero el principal interés de la fundación es promover la "demandar la gestión de los recursos naturales", es decir, su esquema busca específicamente la comercialización del agua. Según este concepto, se pagan beneficios en efectivo a los agricultores rurales para que estos dejen de usar sus sistemas riego temporalmente.

En noviembre de 2020, la Junta de Conservación del Agua de Colorado respaldó este programa que "demandaba la gestión de los recursos" al convertirlo en un plan de trabajo y poder dar el siguiente paso, el cual es convertir formalmente este concepto en una política practicada por todos los Estados por donde pasa el río Colorado como lo son Nuevo México, Wyoming y Utah. Oficialmente, estas ideas son presentadas como un plan contra la sequía.

Sin embargo, este enfoque, que pretende convertir el agua en un bien, plantea muchos interrogantes. ¿Qué tan efectivo es este sistema para el río Colorado? ¿Y acaso ha habido un debate público que involucre a ambientalistas independientes, ya que se trata de una fuente de agua que es vital para 40 millones de personas?

Se sabe que la fundación ha apoyado a más de 60 organizaciones sin fines de lucro relacionadas con el río Colorado en la región durante los últimos cuatro años, recaudando entre $ 5,000 y $ 2,9 millones cada vez, con siete organizaciones que incluyen el Environmental Defense Fund, el Conservation FundWestern Resource Defenders, las cuales recibieron un millón de dólares o más durante el 2019. Una parte significativa de la donación anual de los $ 25 millones de la Fundación Walton también se destinó a aprobar la demanda de gestión de numerosos arroyos y afluentes en las cuencas superiores del río Colorado, Nuevo México y Wyoming.

La Fundación Walton también pagó millones de dólares al Fondo de Defensa Ambiental para implementar aspectos importantes de un programa piloto que busca demandar la gestión de 29 millones de dólares en los Estados de la cuenca baja de Nevada, California y Arizona.

Pero más allá de todo esto, la Fundación Walton financia a los medios de comunicación para crear historias sobre el río Colorado. Es alarmante que muchas publicaciones guarden silencio sobre el papel de la Fundación Walton en esta defensa que hace al demandar la gestión de los recursos naturales. En otras palabras, la familia Walton compra tanto a la opinión pública como a los políticos y los beneficiarios con tal de conseguir sus objetivos a largo plazo. Si bien este enfoque no compra directa o indirectamente la tierra o el agua en sí, la intervención en las políticas públicas a través de las bases, es decir, de los programas de subsidios para los agricultores y el financiamiento de las organizaciones públicas y los medios de comunicación, puede convertirse en un precedente importante.

Los críticos del globalismo en los Estados Unidos señalan con consternación que "el hecho de que los filántropos y los tecnócratas multimillonarios estén adquiriendo tierras a un ritmo acelerado parece decirle al público en general que, en el futuro, la propiedad privada prácticamente dejará de existir" (5).

Este diagrama muestra la relación entre los multimillonarios, los globalistas y sus fondos en los Estados Unidos.

Un ejemplo excelente lo brinda el libro del fundador del Foro Económico Mundial y defensor del globalismo Klaus Schwab, La Cuarta Revolución Industrial, donde habla con alegría sobre la abolición de la propiedad privada en un futuro próximo.

Sin embargo, al parecer la propiedad privada no desaparecerá para todos. Es solo que la gran mayoría de los ciudadanos vivirá en un estado de dependencia constante frente a un pequeño número de familias ricas que serán las dueñas de todo y tendrán las herramientas para controlar a las masas.

A diferencia de la Edad Media, ahora los señores feudales serán multimillonarios que al mismo tiempo son dueños de los gigantes tecnológicos a nivel global y los esclavos serán los usuarios que dependen de sus servicios. Todo esto ya está sucediendo en estos momentos en los Estados Unidos.

Notas:

1. https://www.forbes.com/sites/arielshapiro/2021/01/14/americas-biggest-ow...

2. https://landreport.com/2021/01/bill-gates-americas-top-farmland-owner/

3. https://www.wsj.com/articles/the-many-places-amazon-ceo-jeff-bezos-calls...

4. https://inthesetimes.com/article/walmart-family-foundation-colorado-river

5. https://www.zerohedge.com/political/bill-gates-becomes-americas-largest-...

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

El Tiempo por Meteoblue