Libros Recomendados


En estas últimas semanas, dos noticias han hecho que la geopolítica en el “gran tablero mundial” haya vuelto a la actualidad de algunos medios de comunicación, la de aquellos que cuentan con analistas que hacen honor a dicho nombre (el resto es prensa basura). Los dos eventos son, en primer lugar, que la India probó con éxito su misil balístico Agni V con 5.000 kilómetros de alcance y, en segundo lugar, la entrada en servicio en la Armada india del nuevo submarino nuclear ruso INS “Chakra”, de la clase Akula II, alquilado por 10 años.

El pasado 13 de abril, Diego Agúndez, desde Nueva Delhi, escribía para EFE que “La India y China han iniciado una lucha estratégica no declarada por el control del océano Índico, nudo del transporte petrolero y, según mantienen buena parte de los analistas, políticos y diplomáticos indios, posible foco de futuras tensiones. Para la India, el Índico -al que da nombre- ha sido siempre y casi de un modo sentimental "su" mar, pero esa concepción se ve desafiada por la creciente presencia de China y su intento por garantizarse el suministro de combustibles y materias primas”.

Por otro lado, es conocida la estrategia china del "collar de perlas", consistente en el establecimiento de puntos navales de repostaje alineados por todo el océano Índico, desde el estrecho de Ormuz hasta el de Malaca. Esta línea imaginaria contempla la edificación de un puerto en las islas Seychelles, así como la financiación para la construcción o mejora de otros en Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh y Myanmar, en la larga ruta que los recursos naturales deben recorrer hasta llegar a China.

La razón es obvia, por ese eje estratégico pasa el 90% del crudo que importa China y también la mayor parte de las mercancías. Sus intentos por asentar el eje estratégico son interpretados por los gobernantes indios como un desafío a su país y a la hegemonía india en “su mar”, por el que llega el 97% del volumen del comercio, que además necesita importar la mayor parte del combustible necesario para cubrir sus necesidades energéticas.

El rearme naval indio

Al hablar del Índico, las autoridades indias suelen destacar su lucha contra la piratería, aunque esa batalla no explica su rearme naval, ejemplificado en la incorporación de dos nuevos submarinos nucleares: uno alquilado a Rusia y otro de construcción propia. Además, India creó en 2001 un mando naval en las islas Andamán y Nicobar, cercanas al estratégico estrecho de Malaca y conocidas por los analistas chinos como un "telón de acero" que podría servir, en un hipotético conflicto, para dificultar la navegación.

Todo parece indicar, según algunos analistas, que en este siglo el futuro del mundo va a jugarse en aguas del Índico, donde juegan tres grandes potencias con intereses: Estados Unidos, India y China". Es verdad que la India y China comparten –además de asiento en el BRICS- una relación ambivalente, y sus líderes se han empleado a fondo para intensificar el comercio bilateral, de más de 60.000 millones de dólares en 2011, en parte para desactivar sus problemáticas disputas fronterizas.

Geopolítica de una zona caliente

Robert D. Kaplan le ha dedicado un artículo a la rivalidad entre India y China. En el escrito, Kaplan argumenta que la rivalidad geopolítica nacida entre los dos colosos asiáticos tiene su origen más cercano en la “alta tecnología geopolítica, la creación de una dicotomía básica entre dos potencias cuyos propios patrones de expansión geográfica a lo largo de la historia rara vez se superponen o interactúan entre sí”. Lógicamente, la barrera geográfica infranqueable entre los indios y los chinos es la cordillera del Himalaya que los separa. Y ello a pesar de la disputa por la demarcación de su frontera común, de Cachemira, en el oeste y de Arunachal Pradesh.

Para Kaplan, la nueva fuente de graves tensiones es el colapso de la distancia provocada por el avance de la tecnología militar. Así, el arco teórico de las operaciones de la aviación de combate china incluye a la India. Satélites espaciales de la India vigilan China y sus buques de guerra se pasean por el Mar Meridional de China. India y China se están mirando unos a otros con recelo. Y esto es no decir nada del avance económico de China, que proyecta su influencia en todo el Océano Índico, como lo demuestran los proyectos en Kenia, Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh y Myanmar. Lo que también pone a los indios muy nerviosos.

India y China desempeñan un gran juego en el tablero mundial, compitiendo por la influencia económica y militar en Nepal, Bangladesh, Myanmar y Sri Lanka. Pero estos lugares están, por lo general, dentro del subcontinente indio, por lo que China alimenta conflictos en estos territorios, considerados como el patio trasero de la India.

Por otro lado, señala Kaplan, así como una prueba crucial para la India sigue siendo el futuro de Afganistán, una prueba crucial para China sigue siendo el destino de Corea del Norte. Tanto Afganistán como Corea del Norte tienen la capacidad de drenar la energía y los recursos de la India y China, aunque en este caso la India puede tener la sartén por el mango porque no tiene frontera terrestre con Afganistán, mientras que China tiene una frontera terrestre con Corea del Norte. Por ello, una derrota estadounidense en Afganistán es menos problemática para la India que la desintegración del régimen de Corea del Norte lo sería para China, que se enfrenta a la posibilidad de que millones de refugiados llegaran a Manchuria.

Luego está el Tíbet. Tíbet, colinda con el subcontinente indio, donde la India y China están en desacuerdo sobre las tierras fronterizas del Himalaya. El menor control de China sobre el Tíbet sería una ventaja  geopolítica para la India. Por ello, los indios ofrecen un refugio para el Dalai Lama tibetano. Si China tuviera que afrontar una insurrección seria en el Tíbet, la influencia india crecería de manera perceptible en toda la zona limítrofe con China. Conclusión: mientras que China es claramente el poder más grande, hay posibilidades favorables para la India en esta rivalidad. Una rivalidad que puede ser aprovechada por terceros para buscar ventajas geopolíticas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue