Opinión

Su relación con Rajoy viene de antiguo, de cuando sus compañeros bromeaban con «los tres caballeros», por la película de Walt Disney. Sin uno de ellos en la Moncloa, ni el segundo sería presidente de las Cortes ni el tercero ministro de Exteriores. Margallo ambicionaba la cartera de Economía, y se movió lo que pudo en el único canal televisivo de alcance nacional que le dio cancha. Salvo el presidente, la cúpula del PP que abría la segunda década del siglo XXI no sabía quién era Margallo. Llevaba demasiado tiempo en Bruselas, socorrida salida en situaciones de cambio familiar.

Por Juan Carlos Girauta

Europa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial) y el colapso económico que se está haciendo visible en los países periféricos y emergentes, ha provocado la aparición de fuerzas centrífugas que previsiblemente acabarán generando la desmembración de la actual Unión Europea y el retorno a escenarios ya olvidados de compartimentos estancos en el horizonte del 2016. Así, según un sondeo realizado en 8 estados miembros de la UE por Pew Research Center, se constató que la desafección hacia la UE había aumentado 15 puntos porcentuales en el último año, pasando del 30% al 45%, con especial incidencia en Francia, Gran Bretaña y Alemania.

Por Germán Gorraiz Lopez*

Yo tenía diez años cuando oí hablar por primera vez de la División Azul. Fue mi profesor de Preparatorio e Ingreso en Bachillerato, don Manuel Herrero, quien nos contó una hazaña vivida por él veinte años atrás. Nos describió, en una narración impecable, cómo él y sus compañeros habían cruzado un lago helado en Rusia, cuyo espesor soportaba el peso de los vehículos de la columna militar, mientras el frío congelaba los corazones de los soldados, pero no la sangre. Tal vez aquel don Manuel Herrero, de mirada grave y serena, de voz y gestos templados de quien atesora la experiencia del peligro y ha compartido la ilusión entrecortada por el miedo; de quien se sabe afortunado por haber vuelto a casa y dejar para el recuerdo el hambre, la sed, el frío, el dolor y la pesadilla que produce una guerra, fue uno de los que cruzó el lago Ilmen, entre los días 10 y 21 de enero de 1942, bajo el mando  del capitán José Manuel Ordás, en una acción, la primera en importancia probablemente, que sorprendió en primer lugar a los alemanes, para sorprender también a los enemigos, los rusos,  y por la que los divisionarios pagarían un alto precio en vidas.

Por Honorio Feito*

Buenos Aires.- La sombra del gaucho se extingue en la Pampa y en el Mar del Plata aparece el porteño, la fauna autóctona de guapos, plantados ante el destino, en estos días de lluvias, la llamada ciudad de la furia por el célebre rockero Gustavo Cerati, en que cada quien se querella con el otro o con sí mismo a falta de rival, uno recuerda ese verso borgiano que es más real que la porteña blondi: “Nadie vio la hermosura de las calles/ hasta que pavoroso en el clamor/ se derrumbó el cielo verdoso/ en abatimiento de agua y de sombra”.

Por José Luis Ontiveros*

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS